Archivo de la categoría: Televisión

Miniserie: Uniforme gris, NBC (1986)

De nuevo estamos en el mes de agosto, y con él llega el momento nostalgia & vintage en nuestro blog. Si el año pasado ya os hablamos del film Aventuras en la gran ciudad y de la miniserie Esta es nuestra tierra, este año seguimos en la pequeña pantalla para hablaros de Uniforme gris, una miniserie de dos capítulos producida por Frank von Zerneck Films y Warner Bros. Television y emitida originalmente por la NBC en el año 1986 (en España la vimos en TVE el 12 de marzo de 1988), dirigida por Glenn Jordan, con guión de Gore Vidal que adapta la novela de Lucian K. Truscott e interpretada en los roles principales por Alec Baldwin, Hal Holbrook, Lloyd Bridges, Patrick Cassidy y Susan Hess.

“Durante la guerra de Vietnam, en medio de extrañas circunstancias, se produce la muerte del joven cadete David Hand, pocos meses después de llegar a la Academia Militar Ulises S. Grant. Aunque la autopsia del cadáver desvela indicios de un posible asesinato, el general Hedges, el director de la academia, está decidido a evitar el escándalo en la institución y trata de encubrir el crimen. Al mismo tiempo, uno de los cadetes iniciará una investigación para descubrir qué es lo que realmente se esconde tras la misteriosa muerte de su compañero”.

Esta es una de aquellas miniseries que quedan en la memoria por la temática, la investigación de un asesinato en una academia militar estadounidense y por la repercusión que tuvo en su momento. No por otra la indagación en la ficción estaba relacionada con un caso de homosexualidad que abarcaba, además a una familia muy bien posicionada estadounidense. Yo recuerdo la emisión en TVE de los dos capítulos que integran la miniserie en dos días diferentes, tal y como parece indicar el final de la primera parte con el típico “to be continued” de la época, si bien he leído en internet que se emitió en un único pase. Ya sabéis, la memoria a veces nos juega malas pasadas…

La miniserie está basada en una novela del año 1979 de Lucian Truscott IV, periodista y escritor con experiencia militar y especializado en temas marciales, lo que sin duda le da intensidad y veracidad a la trama, hecho este que hizo que la novela se convirtiera pronto en un bestseller.

Por lo que respecta a la serie he de decir después de revisionarla que no me extraña que quedara atesorada en mi memoria de adolescente: una trama intensa de investigación criminal; un caso turbio acecido en una academia militar estadounidense (en los años 80), un casting muy acertado, una potente dirección y edición, la del televisivo Glenn Jordan (Ecos en la oscuridad, 1987; Challenger, el último viaje, 1990) y un guión intenso adaptado de la novela de Truscott por Gore Vidal, responsable de los guiones de Calígula, 1979 o Gattaca, 1997 y también con historial militar.

La serie está bien construida ya que nos permite conocer la vida en una academia de oficiales americana a través de los sucesos que envuelven a la investigación de asesinato. A las pesquisas del cadete Rysam ‘Ry’ Slaight (Alec Baldwin) y su vinculación cada vez más inculpadora con el asesinado que el espectador irá conociendo a medida que avanza la trama, se suman los intentos del general Hedges (Hal Holbrook) por hacer fracasar sus esfuerzos y hacer pasar el asesinato por un simple accidente que no perjudique la imagen de la academia.

Punto y aparte merece el tratamiento que de la homosexualidad hace la miniserie. Hemos de pensar que es una ficción de 1986, cuando la homosexualidad aún no había alcanzado la aceptación actual, por desgracia aún no general, y hemos de pensar que la trama está ubicada en un ambiente militar, nada tolerante en relación a estos temas. La tensión dramática en la serie se crea por la voluntad del general Hedges de evitar que salga a la luz un caso de homosexualidad en su academia que pueda empañar a la institución. Por otra parte, sorprende, desde un punto de vista actual, las referencia en la serie a los homosexuales por parte de la jefatura militar como maricas o degenerados, algo que nos permite ser conscientes que cómo evolucionan las mentalidades.

El registro de interpretaciones obtiene también una nota alta. El protagonista principal es Alec Baldwin, en uno de sus primeros papeles importantes, que da vida al cadete de primera Rysam ‘Ry’ Slaight con buena nota, aunque su interpretación no gustó a todos. También destacan Patrick Cassidy, que interpreta al cadete asesinado con un componente ambiguo e incluso algo malévolo muy acertado y Susan Hess que encarna a la hermana de este interesada en esclarecer lo que ha pasado en la academia. Mención aparte merecen Hal Holbrook que interpreta al estricto y sin escrúpulos general Hedges y Lloyd Bridges que da vida al intendente de la academia con un toque más positivo. Acaban de integrar el casting el veterano Eddie Albert, Lane Smith, James Sikking, Peter Nelson, recordado por su papel de visitante en la serie V, o Joseph Kell.

En lo que respecta a la música, el encargado de la banda sonora es Billy Goldenberg, especializado en el medio televisivo y que sabe proveer a la serie de un toque musical marcial y en clave de investigación que le va, sin duda, muy bien.

Unifome Gris es una miniserie que aún mantiene, seguro, su vigencia como divulgadora de los tabús sexuales que se viven en un ambiente aún tan masculino y jerarquizado como el ejército (no olvidemos, además, que es el ejército americano), y que mantiene también su interés con una trama intensa en la que no sabremos quién es el asesino hasta el final de la ficción, tal y como pasaba normalmente en la producción televisiva de los años 80. No esperen, por otra parte, giros argumentales dramáticos y engañosos como los que abundan hoy en día en la televisión, tan solo una trama interesante que se va desarrollando poco a poco y que mantiene en vilo a los espectadores, en una época en la que no se consumía de forma bulímica los productos televisivos, como sin duda, hacemos en la actualidad.

Título: Uniforme gris
Año: 1986
Duración: 192 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Glenn Jordan
Guión: Gore Vidal (basado en la novela de Lucian Truscott IV
Música: Billy Goldenberg
Fotografía: Gayne Rescher
Reparto: Eddie Albert, Alec Baldwin, Lloyd Bridges, Patrick Cassidy, Susan Hess, Hal Holbrook, Alexis Smith, Lane Smith, James B. Sikking, Albert Salmi, Ron Rifkin, Timothy Van Patten, Cameron Dye, Peter Nelson, Louise Latham
Productora: Frank von Zerneck Films, Warner Bros. Television
Género: Drama | Miniserie | Ejército | Investigación crimen

Crítica serie: Outcasts, BBC (2011)

Outcasts_posterBueno, después de un par de críticas sobre espectáculos escénicos, volvemos en Culturalia a hablar un poco de ciencia-ficción, de una serie y más concretamente de Outcasts, una serie del año 2011 producida por la BBC que no llegó a superar el filtro de emisión de una temporada pero que tenía argumentos suficientes para haber llegado algo más allá.

“Con la Tierra convirtiéndose rápidamente en inhabitable, los humanos han colonizado el planeta Carpatia. 10 años después, la ciudad de Forthaven se enfrenta a continuos peligros a medida que se revelan los oscuros secretos del planeta”.

Tenemos aquí una serie de ciencia-ficción que apuntaba maneras pero que no convenció a la audiencia, y como consecuencia de ello, tampoco a la cadena que la producía. La acción se sitúa en el planeta Carpatia, que ha sido colonizado por los humanos a medida que la Tierra se ha ido convirtiendo en un planeta muerto. Los colonos humanos se han instalado en la ciudad-fuerte de Forthaven, en la que tratan de vencer todas las dificultades que la vida en el nuevo planeta representa.

La serie tiene toques de ciencia-ficción aunque también de misterio y de drama intimista. Nunca sabremos exactamente por qué la humanidad ha abandonado la Tierra. Si bien en lo que se centra la serie es en la convivencia en la colonia humana en Carpatia y en todos los problemas de gestión humana, política y de seguridad que comporta, a lo que se sumarán poco a poco los misterios que el planeta depara a los humanos, incluida la existencia de parias (outcasts en inglés) externos a la colonia adaptados genéticamente para la supervivencia en el nuevo planeta que tienen, además, asuntos serios que solucionar con los habitantes de Forthaven.

Y sobrevolando sobre todo ello aparece la cuestión principal sobre la que reflexiona la serie, que no es otra que el de las segundas oportunidades: Después de destruir la Tierra y de huir de ella, ¿es capaz la humanidad de aprender de sus errores y crear una nueva sociedad justa y armoniosa con su nuevo planeta huésped?

Ya os puedo avanzar que los problemas en Carpatia serán continuos, sino no habría serie, y que las tramas se irán concretando a medida que avanzan los capítulos. Interesante al respecto son las tramas políticas y los continuos enigmas que planteará el planeta, que hará que la serie se haga cada vez más interesante.

Outcasts está rodada en Sudáfrica en localizaciones que evidencian la dureza de la adaptación de la humanidad al nuevo planeta, con exteriores que muestran un territorio áspero y rocoso y con interiores en los que predominan los sets metálicos e industriales.

Las interpretaciones están, creo, muy bien, lo que te permite al espectador hacerse rápidamente con la trama y con los personajes. Entre ellos destaca el del presidente de la colonia humana en el nuevo planeta Richard Tate (Liam Cunningham) y Stella Isen (Hermione Norris) la responsable de seguridad, a la que se suman Cass Cromwell (Daniel Mays) y Fleur Morgan (Amy Manson) dos de los agentes de policía o PAS y Jack Holt (Ashley Walters) el jefe de los expedicionarios, la fuerza que se encarga del reconocimiento del planeta. A ellos se suma Julius Berguer (Eric Mabius), que encarna lo peor de la codicia humana trasladada al planeta Carpatia, Tipper Malone (Michael Legge) el experto con alta inteligencia desaprovechada y Rudi (Langley Kirkwood), el líder de la comunidad de parias que dan nombre en inglés a la serie.

Como os decía, a mi la serie me gustó. Es cierto que a los primeros capítulos les falta algo de ritmo, pero también lo es que la serie va ganando enteros a medida que el relato y las tramas avanzan. Otro elemento que beneficia a la serie es su apariencia, que recuerda a la mítica Battlestar Galactica, tanto en su formato como en la trama (la supervivencia de los restos de la humanidad, en este caso amenazada por los parias exteriores y por los “habitantes” del planeta mismo. El toque Galactica se potencia, además, con la presencia en el capítulo piloto de Jamie Bamber, uno de los actores principales de aquella serie, que daba vida al capitán Apollo Adama.

Outcasts no superó el filtro de la audiencia, si bien no es una mala serie. Toca temas interesantes como son el futuro de la humanidad y del planeta Tierra, las ansias de poder, el misterio del universo, y como ya os he comentado, el tema de las segundas oportunidades. Una lástima porqué la serie prometía…

Título: Outcasts
Año: 2011
Duración: 8 capítulos
País: Reino Unido
Dirección: Ben Richards (Creador), Bharat Nalluri, Omar Madha, Andy Goddard, Jamie Payne
Guión: Ben Richards, Jack Lothian, David Farr, Simon Block, Jimmy Gardner
Música: Paul Englishby
Fotografía: Adam Suschitzky, Giulio Biccari, Ivan Strasburg
Reparto: Liam Cunningham, Hermione Norris, Amy Manson, Daniel Mays, Jamie Bamber, Ashley Walters, Eric Mabius, Michael Legge, Langley Kirkwood, Jeanne Kietzmann, Jessica Haines, Rory Acton Burnell, Juliet Aubrey, Gary Lewis, Nonso Anozie, Claire Keelan, Patrick Lyster, Jamie Sives, Moshidi Motshegwa, Adrian Bower, Laura Greenwood, Bo Petersen, Mélodie Abad, Darron Meyer, Fiona Button, Sean Michael
Productora: BBC, Kudos Productions Ltd, BBC, ApolloMovie Beteiligungs, BBC, Film Afrika Worldwide
Género: Serie de TV | Ciencia ficción | Drama

NOTA CULTURALIA: 7,5
NOTA IMDB: 6,6
NOTA FILMAFFINITY: 5,8
NOTA ROTTEN TOMATOES:
• Crítica: 14%
• Audiencia: 50%
——

Jorge Pisa 

 

Serie TV: El colapso, Filmin

Bueno, os dejamos aquí información de la que parece que va a ser la serie del verano, El colapso, producida por Canal+ y emitida en España por Filmin, 8 episodios filmados en plano secuencia.

Un suceso, del que desconocemos las causas y el origen, ha provocado el colapso (el “effondrement” del título original) de la sociedad francesa, y es la espoleta que provoca una serie de historias independientes en diferentes localizaciones, que comparten la desesperación y la huida de las personas que intentan sobrevivir.

Una propuesta del año pasado que, según las críticas que podéis consultar en internet y en las redes sociales, es todo un fenómeno visual y de entretenimiento. En breve la crítica en Culturalia!!

Título: El colapso
Año: 2019
Duración: 8 capítulos
País: Francia
Dirección: Jérémy Bernard, Guillaume Desjardins, Bastien Ughetto
Guión: Jérémy Bernard, Guillaume Desjardins, Bastien Ughetto
Música: Edouard Joguet
Reparto: Bellamine Abdelmalek, Lubna Azabal, Lola Burbail, Thibault de Montalembert, Audrey Fleurot, Samir Guesmi, Claire Guillon, Caroline Piette, Philippe Rebbot, Pierre Rousselet, Bastien Ughetto
Producción: Canal+
Distribución España: Filmin
Género: Serie de TV | Thriller | Drama | Supervivencia

Crítica serie TV: Devs, HBO (2020)

Ya sabéis que durante este periodo de confinamiento hemos potenciado en Culturalia la información y crítica de películas y series que hemos podido ver en casa. Este es el caso de Devs, serie ofrecida en España por HBO y que podríamos definir como un thriller de ciencia-ficción, creada y dirigida por Alex Garland e interpretada por Sonoya Mizuno, Nick Offerman, Jin Ha, Cailee Spaeny, Stephen McKinley Henderson y Alison Pill.

Lily, una ingeniera informática investiga los secretos del departamento de desarrollo de su empresa, puesto que cree que es responsable de la desaparición de su novio”.

Aunque esta sinopsis pueda pareceros breve y algo convencional, Devs nos propone una reflexión profunda y actual sobre el mundo en el que vivimos, algo, como sabéis, muy propio de la mejor ciencia-ficción. Todo comienza con la desaparición de un trabajador de la empresa de programación Amaya. Su pareja extrañada iniciará una investigación que la llevará a conocer qué es exactamente lo que se está desarrollando en su departamento más secreto llamado Devs.

La serie de 8 capítulos está pensada para ir creciendo poco a poco en intensidad y para alcanzar su clímax en el momento adecuado. No os creáis, sin embargo, que la trama se reduce a un thriller corporativo. A partir de que Lily inicie sus pesquisas el espectador se irá introduciendo en el mundo de la programación informática, la gestión de la información y el Big Data, para hacernos reflexionar sobre la propia existencia del ser humano: ¿Se puede llegar a predecir cualquier evento que se produzca? O lo que es lo mismo, ¿Existe el libre albedrío? ¿Cómo afecta a este el Big Data?

Devs_1

La serie está construida a partir de pocos personajes, la mayoría de ellos relacionados con la empresa Amaya, dirigida por Forest (Nick Offerman) que aporta a la trama un aspecto no habitual y una interpretación demacrada e intensa. A Forest le acompaña Katie (Alison Pill) su mano derecha, que suma a la serie una interpretación a veces gélida a la que ya nos tiene acostumbrados. El personaje principal y sobre el que gira toda la trama es el de Lily (Sonoya Mizuno) que junto con su ex Jamie (Jin Ha) intentarán descubrir qué es lo que realmente está pasando.

La dirección y el toque de su director Alex Garland se observa a lo largo de toda la serie a la que ha proveído de un ritmo reposado pero intenso, con continuas sorpresas y escenas que provocan desconcierto en el espectador, para mantenerlo enganchado a la trama. La serie destaca también por lo ceñido de las actuaciones y por una puesta en escena en algunos momentos glacial.

Seguramente el único handicap de la serie es su final. Todo avanza correctamente, el argumento se va complicando progresivamente, las expectativas del espectador aumentan y, como pasa en mucha de la ficción televisiva actual, la resolución final decepciona por lo simple que puede llegar a ser. Por desgracia los guionistas saben crear premisas interesantes y complicarlas, a veces en exceso, pero en más de una ocasión el problema está en finalizarlas a la altura de las expectativas creadas.

La banda sonora, realizada por Geoff Barrow, The Insects y Ben Salisbury mezcla música con toques espirituales, muy adecuados para el tema que trata la serie, con otros más convencionales, que proveen a la ficción de un estilo místico que le va muy bien. Otro elemento también muy cuidado es el del aspecto de las escenas. La gigantesca estatua de Amaya, la hija de Forest, que preside los laboratorios ya nos avanza que algo grande y extraño se está tramando en ellos. El set que nos muestra el interior del departamento Devs está muy conseguido y la representación de los alrededores casi nos lo muestran como un santuario.

Devs nos presenta un aspecto de la programación informática que cada vez está más en cuestión en la sociedad tecnificada y globalizada en la que vivimos, y no es otra que qué se hace con todos esos datos que emanan de nuestra vida digital y que las grandes corporaciones están dispuestas a utilizar para redirigir su actividad y, parece que también, para redirigir nuestras vidas. Vale la pena dedicarle un poco de nuestra atención a la serie, no creo que salgan decepcionados.

Título original: Devs
Año: 2020
Duración: 8 capítulos
País: Estados Unidos
Dirección: Alex Garland
Guión: Alex Garland
Reparto: Sonoya Mizuno, Nick Offerman, Alison Pill, Jin-ha Oh, Zach Grenier, Stephen Henderson, Cailee Spaeny
Música: Geoff Barrow, The Insects y Ben Salisbury
Fotografía: Rob Hardy
Producción: FX Productions, Scott Rudin Productions y DNA Films
Distribución: HBO en España
Género: Serie de TV | Ciencia ficción | Thriller | Miniserie

NOTA CULTURALIA: 8
FILMAFFINITY: 7,3
NOTA IMDB: 7,8
NOTA ROTTEN TOMATOES:
• Crítica: 81%
• Audiencia: 76%

Crítica serie TV: Star Trek Picard, Amazon Prime Video (2020)

Star Trek Picard_cartelUna vez más Star Trek regresa. Una vez más la franquicia asalta la parrilla de televisión con una nueva propuesta, Star Trek Picard, una serie con un enfoque que la enlaza plenamente con el mundo de Star Trek, algo que no es de extrañar ya que el personaje principal y que da nombre a la serie es Picard, el capitán de la USS Enterprise (NCC-1701-D) de La Nueva Generación.

Star Trek Picard está ambientada 20 años después de la última aventura del capitán del Enterprise. Una joven perseguida por los romulanos se pone en contacto con Picard en busca de ayuda. Su vinculación con Data le obligará a iniciar una nueva aventura que le enfrentará a los romulanos, a una raza prohibida de sintéticos y a una profecía que amenaza el futuro de toda la galaxia”.

Star Trek Picard es un guiño a los fans de Star Trek. Un guiño que puede que llegue tarde pero que recoge la esencia de una franquicia que había perdido parte de su identidad en sus últimas propuestas. Si es verdad que la nueva saga de películas producida por J.J. Abrams y protagonizada por Chris Pine, Zachary Quinto y Karl Urban ha adquirido poco a poco un tono más acorde con la idea original de Gene Roddenberry, la serie Star Trek Discovery representó un giro total del planteamiento de la franquicia, con el objetivo de adaptarse a los nuevos públicos más jóvenes y acostumbrados a series mucho más impetuosas. La nueva serie, sin embargo, retoma el protagonismo del capitán Picard dos décadas más tarde de su despedida de las pantallas de cine y representa una propuesta que hace referencia a las tramas y a los personajes de La Nueva Generación al mismo tiempo que intenta actualizarse a los nuevos tiempos.

Star Trek Picard_2Star Trek Picard tiene varios punto a favor pero también tiene elementos en su contra. Empecemos por los primeros. La serie hace una apuesta por el canon y el fandom clásico de la franquicia, de ahí que tanto el tema musical original, los protagonistas como las continuas referencias al pasado estén muy presentes en la serie, hecho este que agradará sin duda a los trekkies de toda la vida. Por lo que respecta a la interpretación destaca, como no podría ser de otra forma, la de Patrick Stewart, que vuelve a sus 80 años a encarnar al capitán del Enterprise en un contexto diferente pero ligado a su etapa anterior. La trama también se vincula a la acción de Star Trek Némesis, la última película de la saga anterior y con los protagonistas de La Nueva Generación. De ahí que sea un auténtico gozo volver a ver a Brent Spiner, Jonathan Frakes, y Marina Sirtis interpretando a sus personajes clásicos, eso sí, algo más mayores. A ellos se suma la que podríamos considerar la nueva tripulación de la serie, interpretada por Alison Pill, Isa Briones, Michelle Hurd, Santiago Cabrera y Evan Evagora, este último algo desangelado en esta primera temporada.

La calidad de la producción de la serie es alta y en ella se nota la transformación que ha sufrido la industria televisiva en los últimos años. Buenos y variados efectos especiales, sets de rodaje diversos y a la altura, una dirección a cargo de varios directores, entre ellos dos episodios dirigidos por el propio Jonathan Frakes e interpretaciones más que correctas.

Star Trek Picard_1En la parte no tan conseguida está la trama. La historia que se nos narra en los diez capítulos de la serie es algo compleja y a veces demasiado ligada al canon de la franquicia, hecho este que hace perderse un poco al espectador en la trama. Y el global del argumento no acaba de funcionar del todo. La trama se pierde a veces en trasfondos que no aportan demasiado a la serie, a la que por cierto, le cuesta algo arrancar. Una trama, por otra parte, que vuelve a transitar por algunos de los temas clásicos de la serie, uno principalmente, que no es otro que el derecho a la vida de las máquinas / androides altamente evolucionados, en la serie denominados sintéticos, algo que los más veteranos recordarán como uno de los temas principales asociados al personaje de Data (Brent Spiner).

Star Trek Picard es, así, una alegría a medias. Un regreso a la esencia de Star Trek con el protagonismo de uno de sus personajes más característicos, un formato de serie que recuerda a los clásicos y de la que se ha anunciado una segunda temporada, pero una ejecución que podría haber sido mucho mejor . Aún así es Star Trek, un sello de garantía para todos aquellos que disfrutaron y disfrutan con las aventuras de la/s tripulación/nes de la/s nave/s que exploran intrépidamente el espacio para hacerlo algo más humano, con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva.

Título: Star Trek: Picard
Año: 2020
Duración: 10 capítulos (1ª temporada)
País: Estados Unidos
Dirección: Alex Kurtzman (creador), Hanelle M. Culpepper, Jonathan Frakes, Maja Vrvilo, Akiva Goldsman, Douglas Aarniokoski
Guión: Gene Roddenberry (creador), Michael Chabon, Alex Kurtzman, Kirsten Beyer
Música: Jeff Russo
Fotografía: Philip Lanyon y Darran Tiernan
Reparto: Patrick Stewart, Santiago Cabrera, Isa Briones, Alison Pill, Harry Treadaway, Evan Evagora, Jonathan Frakes, Marina Sirtis, Brent Spiner…
Productora: CBS Television Studios, Roddenberry Entertainment, Secret Hideout
Distribuida (España): Amazon Prime Video
Género: Serie de TV | Ciencia-ficción

NOTA CULTURALIA: 7,5
FILMAFFINITY: 6,6
NOTA IMDB: 7,6
NOTA ROTTEN TOMATOES:
• Crítica: 87%
• Audiencia: 58%

 

 

Crítica serie TV: El fin de la infancia, Syfy (2015)

Ya sabéis el peso que tiene la ciencia-ficción en este blog, que no deja de aumentar entrada a entrada. Hoy nos proponemos analizar la miniserie El fin de la infancia, estrenada por el canal Syfy en el año 2015 y que adaptaba una de las novelas más famosas de Arthur C. Clark publicada en el año 1953 de la que hace algún tiempo publicamos la crítica.

“Unos alienígenas pacíficos conocidos como ‘los amos’ invaden la Tierra e imponen un nuevo orden mundial que acaba con todas las guerras. Llevan al planeta hacia la utopía y durante décadas los humanos conviven en paz bajo la influencia indirecta de los extraterrestres a cambio de perder su energía e identidad humana hasta que los visitantes descubren sus auténticas intenciones”.

La miniserie dirigida por Nick Hurran, responsable de capítulos de series como Devils (2020), Altered Carbon (2018), Viajeros (2016) o Minority report (2015) y con guión de Matthew Graham (The Spanish Princess (2019), Electric Dreams (2017) o Eternal Law (2012)), intenta adaptar una novela ya en un principio difícil por su estructura argumental y por las tramas y relatos que se desarrollan en ella.

Evidentemente el argumento se sitúa temporalmente en la actualidad (de 2015). Además los guionistas le han dado a la serie, como no podía ser de otra forma, más peso sentimental que el contenido en la novela original, sumando toda una serie de cambios y modificaciones en los personajes y su relación con la trama con el objetivo de adaptar para el público televisivo el material original de Clarke. Una opción que ha motivado un exceso de metraje que pesa en el ritmo de la acción.

El fin de la infancia_miniserie_1

El resultado es una miniserie de tres capítulos de cerca de hora y media de duración cada uno, en el que veremos la llegada de los amos a la tierra, sus consecuencias positivas para la humanidad y las reacciones contrarias al dominio alienígena. De ahí pasaremos al desarrollo de las tramas secundarias que llevan a la serie, poco a poco, al final evolutivo tan propio de la producción Clarke.

Por desgracia uno nota a faltar algo en la serie que le permita impactar como es debido. Posiblemente la elaboración y desarrollo del guión por parte de Graham ha hecho que la historia pierda parte de la fuerza y la originalidad de la novela, ya que el interés por las relaciones sentimentales de los principales protagonistas o el desarrollo de la trama religiosa hace que la serie no avance realmente hasta el capítulo final, en donde se plasma la clave de toda la miniserie.

Está claro que la novela necesitaba una actualización, pero esta debía incrementar el interés de la trama, algo que la serie no ha conseguido. El casting y las actuaciones son las correctas. Un aspecto a tener en cuenta son los efectos especiales y de maquillaje que están muy bien. Entre los primeros destacan el diseño de las naves extraterrestres y la breve plasmación del planeta de los amos; entre los segundos el maquillaje de los alienígenas, que está muy conseguido.

La serie sigue la estructuración de la novela en capítulos, aunque los ha intentado unificar a través de dos de los personajes principales, Ricky Stormgren (Mike Vogel) como el delegado humano de los extraterrestres en la Tierra y Milo Rodricks (Osy Ikhile) como el joven decidido que se dispone a conocer la realidad sobre los alienígenas. A ellos se suman Daisy Betts, Georgina Haig, Charles Dance, Ashley Zukerman, Hayley Magnus y Charlotte Nicdao. Digna de mención es la espectacular caracterización de Charles Dance como Karellen, el supervisor alienígena.

Sin embargo, y teniendo en cuenta que la novela de Clarke es un hueso duro de roer, El fin de la infancia no acaba de explotar como producto televisivo y se queda en una nota media. La serie está bien, sí; es original es su propuesta, sí, pero no acaba de convencer.

Título: El fin de la infancia
Canal: Syfy
Año: 2015
Duración: 3 capítulos
País: Estados Unidos
Dirección: Nick Hurran
Guión: Matthew Graham (Novela: Arthur C. Clarke)
Música: Charlie Clouser
Fotografía: Neville Kidd
Reparto: Mike Vogel, Osy Ikhile, Daisy Betts, Charles Dance, Ashley Zukerman, Yael Stone, Hayley Magnus, Julian McMahon, Colm Meaney, Charlotte Nicdao, Georgina Haig, Darius Amarfio, Don Hany, Tanc Sade
Productora: Syfy / Universal Cable Productions
Género: Ciencia ficción | Drama | Miniserie
NOTA CULTURALIA: 6,2
NOTA ABANDOMOVIEZ: 6,84
NOTA IMDB: 6,9
NOTA ROTTEN TOMATOES:
• Crítica: 70%
• Audiencia: 72%

La película “fame” cumple 40 años

Fame_2Mucho antes que los populares Glee o Billy Elliot, la película Fame cautivó a millones de personas por todo el mundo con las historias de los jóvenes artistas que ansiaban ser admitidos en la reputada High School of Performing Arts de Nueva York.

La televisiva institución de enseñanza se llama hoy “Fiorello H. LaGuardia High School”, tras haberse unido con otra institución en el año 1984. Con más de 3.000 estudiantes, el centro ha sido descrito como un “salvavidas” o “el mejor sitio en la faz de la tierra” por las personas que pasaron buena parte de su adolescencia en sus aulas, aprendiendo a bailar, cantar, actuar, pintar, esculpir o fotografiar.

Es el mismo colegio que inspiró al productor estadounidense David De Silva para crear el film Fame, que llegó a las salas de cine por primera vez el 12 de mayo de 1980 con una trama dinámica y una banda sonora pegadiza y que, con el éxito cosechado, se transformó luego en una serie de seis temporadas que en los años 80 arrasó en la pequeña pantalla.

La cinta contaba los estragos de los aspirantes a bailarines y actores Coco Hernández (Irene Cara), Bruno Martelli (Lee Curreri), Lisa Monroe (Laura Dean) o Leroy Johnson (Gene Anthony Ray), entre otros, en un intento de reflejar la cruda realidad de las decenas de miles de personas que han pasado por las aulas de LaGuardia y que se mueven en un mundo extremadamente competitivo.

Fame

Entre sus pupilos en la vida real, el colegio se muestra orgulloso de haber formado a figuras de la talla de Jennifer Aniston, Adrien Brody, Nicki Minaj o Sarah Michelle Gellar, junto con estrellas más recientes como Timothée Chalamet, Ansel Elgort, Azealia Banks, Awkwafina o Zazie Beetz.

Durante los 40 años que han pasado desde que el “LaGuardia” se convirtiera, gracias a la cinta, en el centro de secundaria “más famoso de EE.UU.”, el colegio no ha tenido ningún miedo en aceptar su asociación con “Fame”, como atestigua la banda sonora de la película que se puede escuchar al llamar por teléfono al centro educativo.

Para celebrar este 40 aniversario de “Fame”, “LaGuardia Arts” había programado toda una serie de eventos y espectáculos durante el 2020, pero hasta el momento sólo se pudo proyectar en enero la película a todos los estudiantes, antes de la llegada del coronavirus.

Ahora, señala Schneider, siguen preparando una “celebración muy especial” con una gran producción teatral, quizá para julio o agosto, aunque dada la situación en Nueva York, es complicado darle una fecha exacta a la festividad.

La 2 es teatro, una ventana abierta a las artes escénicas

A pesar de que haya dado comienzo la desescalada, la televisión pública sigue apostando por amenizar culturalmente el día a día del de sus espectadores. Así La 2 ofrece a partir de este jueves 7 de mayo La 2 es teatro, un programa donde emitirá las obras con más éxito producidas en España en los últimos años. Todas ellas contarán con una breve presentación para informar al espectador del contexto y las características de la obra. El horario de retransmisión de las obras de teatro tendrá inicio a las 23:00 horas.

La programación de La 2 es teatro comienza hoy misnmo con la obra La Ternura de Alfredo Sanzol, ganadora del premio al Mejor Espectáculo de Teatro en la última edición de los Premios Max.

La 2 es teatro_Cervantina

La programación completa del espacio incluye:

7 de mayo: La Ternura, de Alfredo Sanzol

14 de mayo: Cervantina, una aproximación al universo de Miguel de Cervantes de la compañía Ron Lalá.

21 de mayo: Páncreas, una tragicomedia de Patxo Tellería dirigida por Juan Carlos Rubio que ganó el Premio Ercilla a la Mejor Creación Dramática en el 2015

28 de mayo: La viuda valenciana de Lope de Vega uno de los últimos ‘Estudio 1’ grabados en TVE protagonizado por Aitana Sánchez-Gijón y Fran Perea.

La 2 es teatro
Canal TV: La 2
Horario: Alrededor de las 23:00 horas

Serie TV: Devs, HBO España

El pasado 6 de marzo se estrenó en HBO España la serie de ciencia-ficción Devs, dirigida por Alex Garland e interpretada por Sonoya Mizuno, Nick Offerman y Karl Glusman, uno de los títulos más esperados de 2020.

Devs es la primera producción de Garland para la televisión con la que explora conceptos como la inteligencia artificial y el libre albedrío a través de la ciencia ficción.

Lily y Sergei son novios y trabajan para Amaya, la empresa tecnológica liderada por el enigmático Forest. Sergei es reclutado para el equipo “Devs”, encargado de trabajar en un proyecto secreto llamado “The Machine”. Un día él no regresa a casa y Lily, que cree que hay algo más detrás de la versión oficial que le da la empresa sobre su desaparición, empezará a investigar qué es lo que se oculta detrás de la fachada de Amaya y cuál es el verdadero objetivo de sus proyectos clandestinos.

Devs_1

La serie está planteada como un thriller de conspiración ambientado en un entorno de tecnología de vanguardia, que explora conceptos de determinismo, libre albedrío, ingeniería cuántica y la intersección entre lo que nos hace humanos y la inteligencia artificial.

Los ocho episodios de la miniserie están escritos y dirigidos por Alex Garland, que cuenta en su equipo con algunos de los colaboradores de sus anteriores películas, como Rob Hardy (dirección de fotografía) y Mark Digby (diseño de producción).

Entre los protagonistas encontramos a Sonoya Mizuno (Ex Machina), Nick Offerman (Parks and Recreation), Karl Glusman (Animales nocturnos), Jin Ha (Jesus Christ Superstar Live), Zach Grenier (The Good Wife), Stephen McKinley Henderson (Ladybird) y Alison Pill (The Newsroom).

Título: Devs
Año: 2020
Canal / Plataforma: HBO España
Duración: 8 capítulos
País: Estados Unidos
Dirección: Alex Garland
Guión: Alex Garland
Música: Geoff Barrow, The Insects, Ben Salisbury
Fotografía: Rob Hardy
Reparto: Sonoya Mizuno, Nick Offerman, Alison Pill, Jin-ha Oh, Zach Grenier, Stephen Henderson, Cailee Spaeny
Productora: DNA Films, FX Productions, Scott Rudin Productions
Género: Ciencia ficción | Thriller | Miniserie de TV

Crítica serie TV: El nombre de la rosa, Giacomo Battiato (2019)

El nombre de la rosa_2El pasado 9 de abril TVE estrenaba la miniserie El nombre de la rosa, adaptación de la más famosa de las novelas de Umberto Eco, una coproducción italo-alemana dirigida por Giacomo Battiato e interpretada por John Turturro, Rupert Everett, Damian Hardung, Michael Emerson, James Cosmo y Nina Fotaras.

La miniserie, que consta de 8 capítulos de unos 50 minutos cada uno, nos traslada a una abadía benedictina del siglo XIV en la que se están produciendo misteriosos asesinatos en los días previos al inicio de un debate que ha de tratar de la Iglesia como institución y del futuro de la orden de los franciscanos. Uno de ellos, Guillermo de Baskerville (John Turturro), tendrá que descubrir qué mente criminal está detrás de los extraños asesinatos ayudado por el novivio Adso (Damian Hardung), un joven que se enfrenta por primera vez a las realidades de la vida más allá de las puertas de su convento.

Es todo un reto versionar un doble clásico como El nombre de la rosa, por lo destacado de la novela original, una masterpiece de Eco y por la versión cinematográfica dirigida en el año 1986 por Jean-Jacques Annaud e interpretada en el rol principal por Sean Connery. Un reto que, desgraciadamente, no ha logrado aquello que pretendía.

La miniserie, con más tiempo narrativo que la versión fílmica, expande la trama de la novela y del libro con resultados poco prometedores. Sí la mayoría de la audiencia recuerda, seguro, la trama principal de las pesquisas de Guillermo de Baskerville y Adso de Melk para descubrir la causa y al causante de los diversos asesinatos que se van produciendo en la abadía, la serie intenta actualizar el relato y ampliarlo tratando con mayor profundidad el contexto histórico y la subtrama de la joven campesina occitana (Nina Fotaras) vinculada con Adso de Melk.

En verdad las jóvenes, ya que en la voluntad de actualización de la serie se crea una nueva subtrama protagonizada por Ana (Greta Scarano), la hija de los líderes de la heregía dulcinista, que acechará al inquisidor Bernardo Gui (Rupert Everett). Una ampliación bastante incongruente con la temática de la novela y de la película, en las cuales el protagonismo es ampliamente masculino. El acrecentamiento de las “tramas femeninas” ensancha a su vez el protagonismo del joven Adso de Melk, que vivirá una breve pero intensa historia de amor con la joven occitana.

El nombre de la rosa_1

Interesante, por otra parte, ha sido la escenificación del debate eclesiástico en la abadía y la posterior investigación criminal liderada por Bernardo Gui, que aunque con algunos exabruptos, ha permitido crear algunas de las escenas y de los diálogos más intensos de la serie.

Por desgracia, la ampliación de las tramas femenina y dulcinista provoca que el avance de la investigación de los asesinatos por parte de Baskerville pierda concreción y constancia, y el hecho de que TVE programara dos capítulos por semana, hace que sea difícil de seguir, perdiéndose así, por desgracia, el tuétano de toda la historia.

Por lo que respecta al guión y dirección, Battiato ha caído en algunos clichés muy habituales en las ficciones históricas ambientadas en la Edad Media. Uno de ellos ha sido potenciar la corrupción y los vicios del clero y los miembros de la Iglesia, presentándonoslo de la forma más negativa posible, menos en el caso de los franciscanos y de Guillermo de Baskerville. De ahí que el personaje de Guy sea muy oscuro y pérfido, contraponiéndolo así a la honradez de los franciscanos y de los personajes más humildes y, especialmente, a Baskerville. Eso explica el tono tan sombrío de la interpretación de Rupert Everett.

Por otra parte la interpretación de Turturro supera, sin duda alguna, a la mayoría de las otras actuaciones. Turturro ha sabido transmitir veracidad al personaje central de la ficción. Por el contrario Damian Hardung no acaba de hacerse creíble en su papel de Adso, sobre todo si tenemos en cuenta la pretendida historicidad de la ficción. Es cierto, sin embargo, que la ampliación presentista y romántica de las subtramas relacionadas con él no le han ayudado en mucho. El resto de las actuaciones son correctas en las que destacan, por su peculiaridad, la de Remigio (Fabrizio Bentivoglio) y la del afectado Salvatore (Stefano Fresi).

Como no podía ser de otra forma, los decorados, la escenografía y la ambientación de la trama son de lo más impactante de la serie. La abadía mostrada con tonos oscuros y fríos, en donde la nieve es omnipresente, transmite la sensación de retiro religioso y de misterio. Sin embaro, la biblioteca, que es uno de los escenarios destacados de la trama, está muy bien conseguida en su apariencia externa, pero poco en su distribución interior. Si bien, este era el elemento más difícil y exigente a la hora de plasmarlo visualmente, una dificultad ya existente en la novela y en la versión cinematográfica.

El nombre de la rosa es una pequeña gran decepción, ya que la producción ítalo-alemana se permite unas licencias que, aunque habituales en estos géneros y en estas ápocas, hacen un flaco favor la ficción y a su comprensión por parte de los telespectadores, lo que explica la descendente audiencia que ha tenido en TVE, que pasó del 7,5% de audiencia en la primera emisión el 9 de abril, al 5% en la segunda el 16 de abril y al 4.1% en la tercera el 23 de abril, pasando en esa jornada a horario late night.

Título: El nombre de la rosa
Año: 2019
Duración: 8 capítulos
País: Italia y Alemania
Dirección: Giacomo Battiato
Guión: Giacomo Battiato, Andrea Porporati, Nigel Williams (Novela: Umberto Eco)
Reparto: John Turturro, Rupert Everett, Damian Hardung, Michael Emerson, James Cosmo, Nina Fotaras, Rinat Khismatouline, Max Malatesta, Richard Sammel, Greta Scarano, Benjamin Stender, Piotr Adamczyk, Roberto Herlitzka, Claudio Bigagli, Alessio Boni, David Brandon, Corrado Invernizzi, Fausto Maria Sciarappa, Guglielmo Favilla, Andrea Bruschi, Fabrizio Bentivoglio, Stefano Fresi, Sebastian Koch, Maurizio Lombardi, Tchéky Karyo
Fotografía: John Conroy
Música: Volker Bertelmann
Producción: 11 Marzo Film / Palomar / TMG / Radiotelevisione Italiana (RAI)
Género: Intriga | Drama | Miniserie TV | Edad Media | Crimen | Religión

NOTA CULTURALIA: 5,8
NOTA ABANDOMOVIEZ: Sin valoración
NOTA IMDB: 6,9
NOTA ROTTEN TOMATOES:
• Crítica: 57%
• Audiencia: 50%
——

Jorge Pisa