Archivo de la categoría: Teatro

Días de confinamiento 3: teatro y artes escénicas en casa

No podía ser que después de recomendaros visitas a exposiciones y lecturas online para estos días de confinamiento debido a la pandemia de coronavirus COVID-19, nos olvidáramos del teatro, una sección con un peso muy importante en nuestro blog. Así, pues, os dejamos aquí con una selección de propuesta, muy escénicas y muy interesantes para consumir en casa.

Teatroteca

Teatroteca

Teatroteca es el portal que el Centro de Documentación Teatral del INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música) ofrece a los aficionados a las artes escénicas con un catálogo de 1.595 títulos. Tan solo hay que suscribirse, de manera gratuita, para poder visionar tanto espectáculos históricos como recientes. Un portal que además ofrece, en muchas de sus obras, autodescipción para personas con discapacidad visual, subtitulado para sordos y lengua de signos.

Enlace Teatroteca

Archivo RTVE

Archivo RTVE

En el archivo de RTVE se pueden recuperar desde casa un montón de obras de dramaturgos de todo el mundo, desde clásicos a contemporáneos, incluyendo dramas, comedias y piezas de vanguardia.

Enlace Archivo RTVE

Teatro de la Zarzuela

Teatro de la Zarzuela

El canal de YouTube del Teatro de la Zarzuela ofrece en abierto todas las retransmisiones que se han hecho en directo para que todos podamos disfrutarlas durante este periodo desde casa.

Enlace Teatro de la Zarzuela

Teatre LLiure

Teatre Lliure

El teatre Lliure con la propuesta #LliureAlSofà comparte algunos de sus espectáculos a través de su canal de youtube.

A partir del día 19 de marzo, el Teatro Lliure de Barcelona, a través del hashtag #TheShowMustGoOn, ofrece algunas obras en sus redes sociales de Instagram, Youtube o Twitter. La propuesta estrella es #LliurealSofà, que permite ver al completo obras teatrales en la cuenta del teatro en Youtube.

Enlace Teatre Lliure

Youtube: Obras completas en castellano

Youtube

Como no podía ser de otra forma Youtube ofrece inmumerables propuestas teatrales en su web. Os recomendamos que busqueis el playlist “Obras completas en castellano” que posee un amplísimo y muy variado número de espectáculos completos.

Enlace Youtube

BROADWAY HD

Broadway HD

BROADWAY HD pone a disposición de todos los usuarios online la posibilidad de ver su catálogo gratis durante una semana. A partir de esa semana la suscripción es automáticamente de pago, y se puede cancelar en cualquier momento.

Enlace BROADWAY HD

Alltheater

Alltheater

También hay plataformas de pago como la española Alltheater que posee un amplio catálogo de espectáculos. Con alltheater.es tendrás acceso exclusivo a algunas de las producciones más interesantes y relevantes, contenidos extras, entrevistas, podcasts e información sobre la producción teatral.

Si te registras en la sección #CulturaEnMarcha #SinSalirDeCasa, podrás disfrutar gratis de las obras en catálogo.

Enlace Alltheather

Teatro real

Teatre Real

La propia plataforma del Teatro Real: My Opera Player, te ofrece gratuitamente una gran variedad de espectáculos líricos o de danza representados en diferentes teatros del mundo.

Enlace Teatro Real

Teatros del Canal

Teatros del Canal

La iniciativa ‘La cuarta sala del Canal’ ofrece al público diferentes piezas creadas por los artistas desde sus casas. Podemos acceder a ella a través de la cuenta de Facebook de los Teatros del Canal y en las cuentas de Twitter e Instagram con las etiquetas #SinSalirDeCasa, #ElCanalEnCasa y #LaCuartaSalaCanal.

Enlace Teatros del Canal

El TNC a Casa

TNC

El TNC junto a Arola Editors ofrece gratuitamente más de 60 textos teatrales para todos los gustos, tanto clasicos como contemporáneos. A ello se suman prólogos, artículos y otros textos para profundizar en la lectura de cada título.

Enlace TNC a Casa

GRUP FOCUS #TeatreaCasa

Focus

Grupo Focus comparte con el público una parte de su catálogo que incluye Adossats y El fantasma de Canterville o películas con origen teatral como El nom y Res no tornarà a ser com abans.

Enlace Grup Focus

Crítica teatro: Justícia, en el TNC

¿Qué momento o episodio de la vida da inicio a la biografía de una persona? ¿En qué momento una persona da el primer paso hacia el resto de su vida? Estas son las preguntas que intenta responder Justícia, la obra escrita por Guillem Clua y dirigida por Josep Maria Mestres que se estrenó el pasado 13 de febrero en el TNC.

La propuesta nos permite repasar la biografía de Samuel Gallart (Josep Maria Pou), un juez de carrera y diputado retirado del Parlament afectado por algún tipo de demencia. De ahí que la representación se desarrolle en dos líneas temporales, la primera la celebración familiar en la actualidad de la trayectoria del juez Gallart, en la que se nos muestran las interioridades de una familia burguesa catalana, y una segunda en la que la mente del protagonista repasa algunos de los momentos decisivos de la historia familiar, desde el final de la Guerra Civil Española y la llegada de las tropas franquistas a Barcelona hasta, justamente, la cena de celebración.

A través de ese doble relato, Justícia nos narra la evolución de la vida del abogado y político Gallart y su progresión hacia la falsedad, la autorepresión y, como colofón final, la corrupción. De esta forma los diferentes episodios de la vida del juez nos permitirán entender como una vida se marchita y se corrompe, condicionada por la sociedad y la realidad en la que vive.

Clua ha estructurado un texto complejo que se desliza por el escenario de forma firme y sólida. La escenografía, que representa un hogar, una casa y una familia, se deconstruye a lo largo de la representación y nos permite contemplar lo que pasa en su interior y conocer los entresijos de los diferentes personajes y de la familia.

Justicia_TNC_1

Un doble relato temporal que muestra también el avance de la degradación del personaje principal, el juez Gallart, en cuya mente presente y pasado se fusionan de forma aleatoria. Una degradación y descomposición de los lazos familiares que se nos revela en el pasado y también en el presente, mostrándonos a una familia de clase alta en parte desestructurada, cuyos miembros también están afectados o amenazados por el engaño, la falsedad y por el qué dirán.

Justícia es además valiente al tratar la corrupción en la política catalana. En este aspecto vale la pena felicitar a Clua por lo atrevido de su propuesta, por cómo lo hace y por dónde lo hace. Las referencias están muy claras, la corrupción vinculada a Jordi Pujol y Convergència, que tropieza con el relato de la historia familiar para enturbiarlo todo. Magnífico el momento en el que el juez Gallart recomienda a su nieto que está iniciandose en la política, que en su primer discurso público utilice conceptos como Pàtria, Futuro y Libertad, según él, palabras vacías que ya se encargarán lo demás de llenar de sentido, en una más que clara referencia a la situación actual que vive la política catalana y española.

Como patriarca, Josep María Pou destaca en la interpretación del personaje central de la obra, cuyas contradicciones emocionales afectarán de una forma u otra al resto de miembros de la familia. De nuevo Pou se distingue con una interpretación sólida y compleja. El resto del elenco interpreta a diversos personajes de la historia familiar del pasado y del presente: Vicky Peña que encarna a la mujer y a la madre del juez Gallart; Pere Ponce que interpreta al padre y al yerno del juez o Manel Barceló, Anna Sahun, Roger Coma y Anna Ycobalzeta entre otros.

La dirección de Mestres pone orden en una propuesta asimismo compleja, permitiendo al público diferenciar entre las escenas actuales y las ubicadas en el pasado, ayudándose de juegos de luces y cambios de vestuario.

Justícia es una de aquellas obras que requieren una lectura atenta y reflexiva, ya que nos permite reflexionar sobre la vida de un país, España y Cataluña, desde la perspectiva de la historia de una familia bien situada. Todo tiende a empeorar, sobre todo cuando nuestros actos, nuestras ideas y nuestros sentimientos se degradan y desmoronan por el camino.

“Justícia” se representa en el TNC del 13 de febrero al 22 de marzo de 2020.

Autoría: Guillem Clua
Dirección: Josep Maria Mestres
Con: Manel Barceló, Alejandro Bordanove, Marc Bosch, Roger Coma, Vicky Peña, Pere Ponce, Josep Maria Pou, Anna Sahun, Anna Ycobalzeta y Katrin Vankova
Escenografía: Paco Azorín
Vestuario: Gabriela Salaverri
Iluminación: Ignasi Camprodon
Sonido: Jordi Bonet
Caracterización: Noemí Jiménez
Producción: Teatre Nacional de Catalunya

Horarios: miércoles a las 19:00 horas; jueves y viernes a las 20:00 horas; sábados a las 19:00 horas y domingos a las 18:00 horas
Precio: a partir de 14,5€; entrada general 29€
Duración: 2 horas y 50 minutos, entreacto incluido
Idioma: catalán
NOTA CULTURALIA: 8,5
——

Jorge Pisa

Second Chance: El funeral, en el Teatro Borràs

La propuesta era atrayente: Una gran dama de la escena fallece, y en su funeral multitudinario resucita para ajustar cuentas con familiares y representante. Pero la obra se queda en el intento…

Concha Velasco no tiene nada que demostrar a estas alturas. A sus 80 años puede hacer lo que le apetezca, incluso puede ponerse al frente de una obra tan… justita como esta. Una obra que, pretendiendo ser un vehículo de lucimiento para su persona, se queda en el intento. En el intento de todo: de ser gaciosa (está plagada de chascarrillos y gracietas propias de una obra de fin de curso de la ESO), de desarrollar una historia (la trama no lleva a ningún lado y las “apariciones” audiovisuales no hacen más que lastrar un argumento ya escaso de por sí), y en fin, de rendir un homenaje a la altura de la actriz. Cabe matizar que está escrita por su hijo Manuel Martínez Velasco. Quizá por eso haya filtros que no se han pasado a la hora de pulirla… quizá.

Second chance_El funeral_1

Con todo y con eso, quiero recomendar esta obra. Si ustedes son fans de esta gran actriz, vayan a verla. Vayan a verla porque está hecha con cariño, y eso se transmite (¡pero si hasta dan canapés a los espectadores!), el elenco que la acompaña la arropa y cumple, y la escenografía tiene un cierto toque del Hollywood dorado que le queda muy bien a la historia.

Vayan a verla porque es una ocasión única para disfrutar a una de nuestras grandes en escena, una de las poquitas que nos quedan ya de esa época irrepetible del cine español que nos brindó actores y actrices todoterreno que lo mismo servían para un roto que para un descosido, y del que, cuando los tiempos cambiaron, varios supieron adaptarse y crecer en las décadas posteriores. Una de ellas es Concha. Esa dicción, ese oficio, esa presencia, que puede con todo, está aquí, en Plaza Urquinaona, defendiendo El funeral.

“El funeral” se representa en el Teatro Borràs del 12 de febrero al 8 de marzo de 2020.

Dirección: Manuel M. Velasco
Reparto: Concha Velasco, Jordi Rebellón, Ana Mayo, Irene Gamell y Emmanuel Medina
Escenografía: Asier Sancho
Iluminación: Jose Manuel Guerra
Vestuario: Ion Fiz
Música: Juan Cánovas
Producción: Pentación Espectáculos

Horarios y precios: Web Grup Balañà
Duración: 90 minutos (sin intermedio)
Idioma: castellano
——

Manuel Zardain

Crítica teatro: A Chorus Line, en el teatro Tívoli

Llega al Tívoli de Barcelona A Chorus Line, el musical creado por James Kirkwood y Nicholas Dante con música de Marvin Hamlisch y dirigido, en esta ocasión, por Antonio Banderas, que nos muestra los entresijos del mundo del espectáculo.

A Chorus Line es uno de aquellos grandes musicales que han cosechado un gran éxito desde el día de su estreno en el año 1975. Un musical made in Broadway que habla del espectáculo, y más concretamente de las vidas de los que se dedican al teatro, de los que forman la línea del coro.

Una propuesta, la de Banderas, esplendida desde cualquier punto de vista. Hacía tiempo que no veía un espectáculo tan completo como A Chorus Line. El musical tiene todo lo que ha que tener un buen musical. No hace falta que hable de la trama: un grupo de aspirantes a coristas en medio de una audición en un teatro de Broadway. El director quiere tomar la mejor de las decisiones, quiere conocer a las personas y las vidas que hay detrás de cada uno de ellos y de ellas. De esta forma conoceremos las experiencias y los dramas vitales que han llevado a los aspirantes hasta el teatro.

La representación nos sitúa de pleno en la prueba de selección, donde Zach (Pablo Puyol), el director, se esfuerza por hacer el mejor casting entre los aspirantes, de ahí que los ensayos sean agotadores y que Puyol entre y salga de escena constantemente.

Así, pues, A Chorus Line nos permite enfocar el interés del público en la realidad y los sueños, a veces truncados, que hay detrás de las grandes producciones teatrales, y que normalmente quedan ocultas tras las bambalinas.

A Chorus Line_teatro tivoli_1

Para ello la producción de la obra, Soho CaixaBank, ha llevado a cabo un casting minucioso, ya que los actores de la versión española del musical no solo han de bailar y cantar bien, sino que han de interpretar bien. Y el resultado no es otro que magnífico. El elenco, demasiado amplio para ser citado aquí, canta, baila e interpreta a la perfección, sin que haya ningún momento en que se pierda la intensidad, haciendo evidente a los espectadores los dramas, los sacrificios y, también, los éxitos que dan vida a las chicas y los chicos del coro.

Banderas, además, ha afinado la dirección ya que siendo la obra coral, cualquier desequilibrio afecta al global de la representación. Y lo ha conseguido con creces. En A Chorus Line todo está muy bien afinado: la interpretación de los actores y actrices, el ritmo de la obra y la escenografía y los juegos de luces que, aunque minimalistas, envuelven y refuerzan a la perfección las historias que nos son narradas.

Por lo que respecta a la música, la orquesta dirigida por Arturo Diez-Boscovich suena maravillosamente bien. Tan bien que creo que nunca había oído en teatro musical una orquesta que sonara tan bien como la de A Chorus Line. De nuevo un excelente!!

Como les digo todo luce perfecto. Los número musicales, la interpretación de los actores y actrices, que conectan, seguro, con las vivencias del público, y como no la apoteosis final, en la que la línea del coro interpreta a la perfección One, el tema final, el que conocemos todos, y que ha ido sonando en un in crescendo a lo largo de la representación.

Como os podéis imaginar, no me queda nada más que quitarme el sombrero ante una esplendida propuesta de espectáculo musical. No os la podéis perder, si queréis disfrutar de verdad del teatro (musical) bien hecho y si, además, queréis conocer y os queréis conmover con las vidas de los chicos y chicas de la línea del coro.

“A Chorus Line” se representa en el teatro Tívoli del 21 de febrero al 29 de marzo de 2020.

Concepción, dirección y coreografía originales: Michael Bennett
Reposición de la dirección y coreografía originales: Baayork Lee
Libreto: James Kirkwood y Nicholas Dante
Música: Marvin Hamlisch
Dirección: Antonio Banderas
Reparto: Pablo Puyol, Alberto Escobar, Fran Del Pino, Anna Coll, Enric Marimón, Cassandra Hlong, Ivo Pareja-Obregón, Sarah Schielke, Kristina Alonso, Albert Bolea, Angie Alcázar, Lorena Santiago, Daniel Délyon, Juan José Marco, Diana Girbau, Beatriz Mur, Roberto Facchin, Fran Moreno, Estibalitz Ruiz, Miguel Ángel Belotto, Lucía Castro, Pol Galcerà, Daniel Garod, Fernando Mariano, Graciela Monterde, Marcela Nava, Lucrecia Petraglia, Zuhaitz San Buenaventura y Aida Sánchez
Dirección musical: Arturo Díez-Boscovich
Escenografía: Robin Wagner
Iluminación: Tharon Musser y Carlos Torrijos
Sonido: Javier G. Isequilla y Francisco Manuel Rubio López
Caracterización: Sandra Lara
Vestuario: Theoni V. Aldrege, Marian Milla y Phil LaDuca
Producción: Teatro del Soho CaixaBank

Horarios y precios: Web Grup Balañà
Duración: 130 minutos
Idioma: Castellano
NOTA CULTURALIA: 9,5
——

Jorge Pisa

Crítica teatro: El funeral, en el teatro Borràs

Concha Velasco regresa a Barcelona con El funeral, una comedia blanca y sobrenatural escrita y dirigida por su hijo Manuel M. Velasco y coprotagonizada por Pepe Ocio, Irene Soler, Irene Gamell y Emmanuel Medina.

Todo está preparado para el funeral: la imponente imagen de la actriz difunta, Lucrecia Conti (Concha Velasco), el cuerpo de la difunta y los familiares y amigos de la difunta. El velatorio, sin embargo, nos reserva una sorpresa: El fantasma de la Conti se ha propuesto visitar y pasmar al auditorio.

Lo primero que cabe destacar en esta obra es la presencia de Concha Velasco, que con sus 80 años vuelve a encarnar a un nuevo personaje, la actriz Lucrecia Conti, que acaba de fallecer de forma inesperada. Y por ello el teatro Borràs se ha engalanado y se ha abierto al público asistente, para dar el último adiós a la diva.

Ver a actrices (y a actores) de la envergadura de la Velasco actuar sobre el escenario siempre es una buena ocasión. Viéndola interpretar a ella uno recuerda y celebra una de aquellas carreras actorales que ha colmado las expectativas de varias generaciones de espectadores y espectadoras. Una ocasión, en definitiva, para volver a disfrutar de una auténtica diva.

Sin embargo, el espectáculo que se estrenó en el Borràs el pasado 12 de febrero no realiza el recorrido que debería efectuar. Si bien la idea, el velatorio y la aparición del fantasma de la difunta, es una buena base para la comedia, el guión no acaba de extraer todo el jugo de la situación.

El funeral_teatro barras_1

Manuel Martínez Velasco no ha logrado hilvanar una trama a la altura de las circunstancias, hecho este que lastra el avance de todo el espectáculo. El vodevil que se desarrolla sobre el escenario queda así cojo en una de sus bases principales.

El hecho, además, es que la dirección de los actores y de las actrices tampoco es la que debiera. Martínez Velasco no ha conseguido proveer a la obra del tono cómico que necesita, hecho este también que lastra el resultado final. De ahí que las actrices y los actores no consigan despegar en ningún momento, por lo que la trama languidece sobre el escenario, en un intento las más de las veces infructuoso de hacer reír al público. Lo único que resplandece es, sin duda, Concha Velasco, que se dirige en esta ocasión a un público fiel y devoto.

La ocasión se convierte, así, en algo parecido a un adiós, en el que la diva del cine, de la televisión y del teatro español parece que se despida después de una larga trayectoria plagada de éxitos y de reconocimientos. Por suerte, este elemento sí que está presente en la comedia, que nos presenta a una reconocida actriz que quiere sorprender y dar una lección a los miembros de su familia, ansiosos por hacerse con una suculenta herencia.

Por desgracia el reparto que incluye a Pepe Ocio, Irene Soler, Irene Gamell y Emmanuel Medina parece no haber interiorizado del todo sus respectivos papeles, y esto, sin una firme dirección, devalúa el resultado final.

El funeral es, así, una comedia blanca bastante gris, cocinada para el lucimiento de la Velasco que naufraga en su conjunto. Aún así, es una nueva oportunidad de disfrutar de la compañía de una diva, como lo es Concha Velasco.

“El funeral” se representa en el Teatro Borràs del 12 de febrero al 8 de marzo de 2020.

Dirección: Manuel M. Velasco
Reparto: Concha Velasco, Jordi Rebellón, Ana Mayo, Irene Gamell y Emmanuel Medina
Escenografía: Asier Sancho
Iluminación: Jose Manuel Guerra
Vestuario: Ion Fiz
Música: Juan Cánovas
Producción: Pentación Espectáculos

Horarios y precios: Web Grup Balañà
Duración: 90 minutos (sin intermedio)
Idioma: castellano
——

Jorge Pisa

Crítica teatro: Aquella nit, en La Villarroel

El pasado 4 de enero se estrenaba en La Villarroel Aquella nit, una historia de amor posmoderna escrita por David Greig, dirigida por David Selvas e interpretada por Ivan Massagué y Marta Bayarri.

Helena es una abogada de divorcios, que se entiende desde hace años con un hombre casado. Bob malvive haciendo trabajos ilegales, y ha dejado atrás, ya hace tiempo, sus planes para ser escritor. Después de conocerse en un bar, los dos vivirán un fin de semana de transformación, que cambiará sus vidas por siempre jamás”.

Una historia romántica y urbana ambientada en la realidad líquida actual. Selvas nos propone una historia muy cercana por lo que nos cuenta y por la utilización de un escenario central rodeado por dos gradas laterales, en la que la acción transcurre de una forma muy próxima al público, lo que permite la interacción con los espectadores.

La historia da inicio con la presentación de los propios actores-personajes, de sus vidas y de la noche en que se conocieron. Serán, así, los propios personajes los que nos relatan, rompiendo constantemente la cuarta pared, la acción que ellos mismos interpretan. De esta forma iremos conociendo cómo se vinculan sus vidas y cómo su historia de amor se va concretando de forma progresiva. Porque la clave de la obra está aquí, en la forma posmoderna y actual en que se desarrolla la “historia de amor” entre Helena y Bob y en cómo es narrada al público.

Aquella nit_La villarroel_1

Las historias de amor se nos han contado, como ya saben, incontables veces y de muy diversas formas, si bien Greig desarrolla un alegato del amor posmoderno en el que la clave no está en lo ordinario o en lo convencional, sino en lo “desarticulado”, fiel reflejo así de la sociedad en la que vivimos. Él, un cuarentón que se gana la vida trapicheando, ella una abogada especializada en divorcios enamorada de un hombre casado. No será hasta que se vean forzados a sentir algo el uno por el otro, que sus vidas podrán rehacerse y avanzar de nuevo.

Como les decía el escenario, casi vacío, es la plataforma sobre la que los actores y sus personajes no narrarán su historia, provocando parones en la representación e incluso contradicciones, ya que la memoria y nuestros yo respectivos deforman y reinterpretan nuestros propios recuerdos. Y es esta característica de la representación la que la hace más real y más fresca.

A ello no es ajeno la interpretación de Massagué y Bayarri, clave para que la propuesta tire adelante. Aquí La Brutal acierta en la elección de un Massagué que interpreta a un golfillo con aspiraciones fallidas y una Bayarri como una abogada arrumbada por la realidad en la que vive. Ambos hacen creíbles sus roles con nota, en parte debida a la dirección de Selvas, que en esta ocasión sabe sacar lo mejor de las situaciones y de los actores y al pintoresco acompañamiento musical de la representación.

Todo ello da forma a un espectáculo afligido en su naturaleza pero alegre y empoderador en su mensaje, ya que apela a aquel sentimiento de mejora y superación que todos deberíamos llevar dentro: aquello de que las segundas oportunidades existen y que solo requieren que las identifiquemos de alguna forma y que nos arriesguemos por ellas, sino la vida tiende a transcurrir en el sopor provocado por la inercia y la falta de estímulos, algo cada vez más común en la sociedad y el tiempo en el que vivimos.

Aquella nit es una propuesta que le gustará, seguro, y que le hará, eso espero, reflexionar sobre la vida, la de los otros y también sobre la suya propia, Una propuesta a tener en cuenta.

“Aquella nit” se representa en La Villarroel del 4 de enero al 8 de marzo de 2020.

Dramaturgo: David Greig
Compositor y letrista: Gordon McIntyre
Dirección: David Selvas
Traducción: Cristina Genebat
Intérpretes: Ivan Massagué y Marta Bayarri
Músicos: Aurora Bauzà y Pere Jou (TelemannRec.)
Escenografía: Blanca Añón
Vestuario: Maria Armengol
Iluminación: Mingo Albir
Diseño de sonido: Roger Àbalos
Producción: La Brutal y Minoria Absoluta

Horarios: de lunes a jueves a las 20:30 horas: viernes a las 21:00 horas; sábados a las 18:00 y a las 20:30 horas y domingos a las 18:30 horas
Precio: a partir de 24€
Duración del espectáculo: 1 hora y 30 minutos
Idioma: catalán
NOTA CULTURALIA: 8
——

Jorge Pisa

Crítica teatro: La fiesta del chivo, en el Teatro Infanta Isabel

El 22 de noviembre del año pasado se estrenó en el Teatro Infanta Isabel una obra de teatro que narra los últimos y trágicos días del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana, obra dirigida por Carlos Saura, que adapta la novela de Mario Vargas Llosa y que está interpretado en sus caracteres principales por Juan Echanove, Lucía Quintana y Gabriel Garbisu.

“En La fiesta del Chivo se narran los últimos días del dictador Trujillo. El autor se vale para ello del personaje de Urania Cabral, una exitosa abogada que abandonó el país de forma misteriosa siendo una niña. Tres décadas después, regresa para visitar a su padre moribundo, el senador Agustín “Cerebrito” Cabral, un antiguo alto cargo del Régimen que cayó en desgracia. Durante ese viaje, se desvelará el secreto que la protagonista ha guardado celosamente desde su huida.

Así de primeras, y como ya se pueden imaginar, el estreno de La fiesta del chivo sorprende por lo eminente de sus responsables. En primer lugar Mario Vargas Llosa, Nobel de literatura y responsable del texto original en el que está basado la obra; en segundo Carlos Saura, más popular por su faceta cinematográfica y director de films como Ana y los lobos, El Dorado o ¡Ay, Carmela! y Juan Echanove que da vida al dictador Trujillo. Un trío que sin duda garantiza una propuesta de alto vuelo.

Y La fiesta del chivo lo es. Lo es por lo que nos explica y por cómo nos lo explica. En el primer apartado la obra narra el final de la dictadura de Trujillo en República Dominicana a principios de los años 60 a través de diversas escenas-flashback que acompañan el regreso de Urania Cabral a su país de origen para visitar a su padre con el que mantiene una última y sangrada conversación. De esta forma la obra transita entre dos épocas diferentes e intenta mostrarnos las claves de la dictadura de Trujillo y de sus colaboradores más próximos. En estas escenas se nos mostrará con crudeza el sistema de terror en el que se vivió en aquel país durante los gobiernos de Trujillo y, los que sin duda, nos harán recordar a la dictadura franquista.

La fiesta del chivo_Teatro Infanta Isabel_1Por otro lado, la conversación entre Urania y Agustín Cabral permiten dirigir y avanzar la trama desde el punto de la reivindicación de la memoria, la compensación y la demanda de explicaciones por parte de una hija, de una dominicana, que sufrió, también, la represión del régimen.

La obra no se abstiene de tocar temas sensibles ni de hacerlo con toda la crudeza de la situación y de la época. Y es aquí donde Echanove se impone para dar forma y vida al dictador tanto en la apariencia como en la interpretación. Un trabajo destacadísimo que sin duda atrae la máxima atención del espectador. A Echanove le acompañan Gabriel Garbisu, Manuel Morón, Eduardo Velasco y David Pinilla, que dan vida a los colaboradores más próximos de Trujillo y Lucía Quintana que interpreta a Urania Cabral y la voluntad de restitución de la memoria.

La obra no es de gran formato, esto es, no se esperen hallar grandes escenarios ni grandes medios, sino que el reducido espacio del escenario, una silla-trono y una pantalla audiovisual dan vida a los dos tiempos por los que avanza la trama. Un estilo de representación donde se ve la mano escénica de Saura que sabe proveer a la representación de la sencillez y de la profundidad necesaria, acompañada por una sabia dirección de actores.

Todo fraguado para disfrutar de una obra de teatro, dirigida por un director de cine que adapta a un premio Nobel. Como se pueden imaginar una propuesta que es imposible que deje indiferente a ningún espectador y que nos permite vislumbrar de forma escénica otro de los múltiples dramas que colmaron la historia del siglo XX.

“La fiesta del chivo” se representa en el Teatro Infanta Isabel de Madrid del 22 de noviembre de 2019 hasta el 15 de marzo 2020

Dirección: Carlos Saura
Basado en la novela de Mario Vargas Llosa
Adaptación: Natalio Grueso
Reparto: Juan Echanove, Lucía Quintana, Manuel Morón, Eduardo Velasco, Gabriel Garbisu y David Pinilla
Iluminación: Felipe Ramos
Jefe técnico: José Gallego

Horarios: martes, miércoles, jueves, viernes y sábados a las 19:00 horas y domingos a las 18:00 horas
Precio: desde 18€
Duración: 90 Minutos
Idioma: castellano
NOTA CULTURALIA: 8,5
——

Jorge Pisa

Crítica teatro: West Side Story, en el Teatro Tívoli

Por fin el pasado 20 de diciembre llegó a Barcelona la adaptación de West Side Story al teatro Tívoli, uno de los musicales de Broadway más populares de la historia, con música, libreto y letras de Leonard Bernstein, Arthur Laurents y Stephen Sondheim.

Uno de los musicales más famosos de la historia y como no podía ser de otra forma, con una producción a su altura. En esta ocasión la dirección actoral está a cargo de Federico Barrios, mientras que la dirección musical recae en Gaby Goldman y las coreografías en Jerome Robbins, bajo la producción de Som Produce.

Y digo por fin porque la espera ha valido la pena, y el espectáculo se disfruta ya desde el arranque de los primeros acordes musicales. Todo parece que funciona a la perfección en un musical que, como todos saben, adapta la historia de Romeo y Julieta de William Shakespeare al Nueva York de los años cincuenta, en el que dos bandas juveniles rivales, los Jets y los Sharks, de origen étnico diferente, europeo y portorriqueño, se enfrentan por el dominio de las calles.

La propuesta de Som Produce es todo lo fiel que puede ser al original broadwayano, ya sea en la escenografía, en el vestuario, en las coreografías e incluso en el casting de actores y actrices, teniendo también muy en cuenta la versión cinematográfica llevada a cabo por Robert Wise en el año 1961, que todos recordamos y que por lo tanto es la que el público va a contrastar. Como digo, el espectáculo pasa con nota la confrontación.

West Side Story - MamboPues eso, todo está afinado, comenzando por las adaptaciones de las canciones, que aunque cantadas en castellano mantienen el timbre de las originales. Los temas son defendidos por los diversos actores y actrices, si bien destacan los que interpretan los caracteres principales: Javier Ariano como Tony; Talía del Val como María; Sílvia Álvarez como Anita; Víctor González como Riff y Oriol Anglada como Bernardo. Entre ellos y ellas se cuecen musicalmente la mayoría de los temas, en los que destaca el chorro voz de Talía del Val en su interpretación de la joven puertorriqueña cuya historia de amor hará avanzar trágicamente la trama.

En lo que respecta a las coreografías y la escenografía el acierto se mantiene muy alto. La productora ha realizado un gran esfuerzo para representar las calles de Nueva York en los años 50, pero también los espacios interiores donde se desarrolla la acción, con una maquinaria que no se hace pesada. Las coreografías de baile son correctísimas y, sobre todo, creíbles, en las que se nota el cuidado que se ha puesto en ellas.

La propuesta mantiene el ritmo de la obra teatral, si bien muestra cambios en el orden de presentación de la adaptación cinematográfica, por lo que nos inmiscuiremos en la guerra callejera que se está desarrollando entre las dos bandas, acompañados por algunos de los temas más famosos del teatro musical, no por otra Leonard Bernstein y Stephen Sondheim están por medio: temas como el ilusionante Something’s Coming; el amoroso Maria; la crítica y humorística America; la entrañable y algo Kitsch I Feel Pretty o la utópica Somewhere.

Aún así, a modo personal, destaco dos canciones por lo que son y por como se han plasmado en la representación. La primera es Tonight, la delicadísima declaración de amor sobre los balcones de la ciudad, con una excelente materialización sobre el escenario. La segunda, la escena del gimnasio, en la que el enfrentamiento entre las dos bandas opuestas se materializa en un desafío de baile, y que en el espectáculo se mantiene con toda su fuerza y fastuosidad.

Créanme, vale la pena ir al Tívoli para disfrutar de West Side Story, un espectáculo en el que todo está bien, mejor dicho, muy bien, y en el que podrán disfrutar no solo de uno de los mejores musicales de la historia, sino también de una propuesta teatral y musical en la que todo ha sido cuidado al milímetro.

West Side Story” se representa en el teatro Tívoli del 20 de diciembre de 2019 al 16 de febrero de 2020.

Dirección: Federico Barrios
Traducción: David Serrano
Adaptación: Federico Barrios y David Serrano
Música original: Leonard Bernstein y Stephen Sondheim
Libreto: Arthur Laurents
Dirección musical: Gaby Goldman
Escenografía: Ricardo Sánchez Cuerda
Iluminación: Carlos Torrijos y Juan Gómez Cornejo
Sonido: Gaston Brisky
Vestuario: Ana Llena
Coreografía: Jerome Robbins
Producción: SOM Produce
Reparto: Javier Ariano, Talía del Val, Silvia Álvarez, Víctor González, Oriol Anglada, Armando Pita, Enrique del Portal, Diego Molero, Carlos Seguí, Javier Santos, Miguel Ángel Collado, Ernesto Pigueiras, Axel Amores, Nil Carbonell, Ana Escrivá, Kristina Alonso, Julia Pérez, Beatriz Mur, Joana Quesada, Jan Forrellat, Fran Moreno, Daniel Cobacho, Jose Antonio Torres, Miguel A. Belotto, Adrián García, Luciana de Nicola, Lucia Ambrosini, Teresa Abarca, Ana Acosta, Belinda Henriquez, Briel González, Pablo Badillo, Angie Alcázar, Zoe Buccolini, Tamara Suárez

Duración: 150 minutos
Idioma: Castellano
Horarios y entradas: Web West Side Story
NOTA CULTURALIA: 9
——

Jorge Pisa

Crítica teatro: 33 el musical, en Espacio 33 (IFEMA)

Para empezar diré que nunca había asistido a una representación de tipo religioso y menos aún de carácter musical. Por eso 33 El musical fue una visita de curiosa obligación en mi estancia en Madrid. Y la sorpresa, perdón, la gran sorpresa se materializó con la representación del espectáculo, una versión musical de la vida de Jesús de Nazaret (La Biblia) realizada por Toño Casado y en la que Christian Escuredo da vida al mayor influencer de la historia.

Pues bien, 33 el musical funciona y funciona muy bien. La propuesta innovadora en sí narra al espectador la vida de Jesús a través del formato de teatro musical, con un toque broadwayano en el que los principios religiosos se actualizan dando paso a un lenguaje directo y actual.

La propuesta, además, no pretende ser provocadora. No por otra su creador Toño Casado es sacerdote y compositor, lo que provee al espectáculo de un toque respetuoso. Así, 33 El musical tiene mucho de la Biblia y su historia, tiene mucho de musical con escenas y números musicales consistentes y tiene mucho de actual, en la forma de explicarnos la historia, adaptándola a un público, el del siglo XXI, no interesado demasiado en principios y dogmas, sino que asisten al Espacio 33 en Ifema con la voluntad de pasar un buen rato.

Toño Casado como creador y director y Julio Awad en la dirección musical han sabido dar al espectáculo un toque de grandilocuencia que le viene muy bien a la historia y un ritmo que se mantiene a lo largo de la representación, que se ha aderezado con un muy agradable sentido del humor. No por otra en el espectáculo participan una treintena de actores y actrices y una orquesta en directo.

33 El musical_1La dirección actoral y la musical están además, muy conseguidas y no solo los actores principales sino el resto del reparto lo dan todo para conseguir un espectáculo redondo. A Christian Escuredo (y a su cover, que es el que vimos nosotros, David Velardo) le toca ponerse los ropajes de Jesús, al que dota de un semblante muy próximo y risueño. Las fuerzas del mal están interpretadas por Chus Herranz, Ramsés Vollbrecht y Xavi Melero. Raúl Cassinerio da vida al malvado Caifás con un porte y una actuación también muy conseguidas. Destacan también en la representación Inma Mira que interpreta a la Virgen María y sobre todo María Virumbrales que encarna a una maravillosa María Magdalena.

33 El musical deja muy claro que la historia sagrada, también, se puede explicar de una forma más ligera y puede hacerse interesante al público actual. Esto se fomenta en el espectáculo con la interpretación de toda una serie de canciones y coreografías pegadizas y la utilización de una escenografía notable pero nada intrusiva que ayuda a hacer fluir la interpretación de los actores y actrices.

Como números del musical destaco dos en concreto. El primero es el tema de las Bienaventuranzas, dadas por Jesús durante el Sermón de la Montaña. El segundo es Nacer de Nuevo, en el que Jesús explica a aquellos y aquellas que le quieren escuchar cuál es el único camino válido en la vida: el amor. Creo que en estas dos escenas se condensa el excelente trabajo de adaptación y actualización del mensaje cristiano, acompañado por una puesta en escena global que ensalza todo el espectáculo, convirtiéndolo en uno de los musicales de referencia en Madrid.

Pues bien, ya lo saben, si quieren disfrutar con una relectura, si quieren posmoderna, de la Biblia y de la vida de Jesús adornada con un potente embalaje musical, diversión, ritmo y emoción, no dejen de visitar el Espacio 33 de Ifema, y disfruten con él de la Navidad!!

33 el musical” se representa en el Espacio 33 de Ifema hasta el 9 de febrero de 2020

Autoría y dirección: Toño Casado
Composición musical y libreto: Toño Casado
Dirección musical: Julio Awad
Reparto: Christian Escuredo, Inma Mira, María Virumbrales, Laureano Ramírez, David Velardo, Xavi Melero, Chus Herranz, Ramses Vollbrecht, Guillermo Estad, Jorge González, Falco Cabo, Javi Soleil, Antonio Mañas, Damián Mª Montes, Jesús Lara, Miguel Ángel Mota, Alberto Scarlatta, Fran León, Juan Cantabella, Esther Izquierdo, Lorena Joaquín, Ana Dachs, Cristina Rueda, Luna Mora, Verónica Polo, Mikel Hennet, Antonio Villa, Elena González, María José Capel y José Guélez
Escenografía: David Pizarro y Roberto del Campo
Iluminación: Carlos Torrijos
Sonido: Javier Isequilla
Vestuario: Juan Sebastián
Producción: White Kite Producciones, Felipe García-Quirós y Nacho Alonso

Horarios: De miércoles a viernes a las 20:00 horas; sábado a las 17:00 y a las 21:00 horas y domingo a las 17:00 horas
Precio: de 30€ a 100€
Duración: 150 minutos
Idioma: Castellano
NOTA CULTURALIA: 9
——

Jorge Pisa

Crítica teatral: Mrs. Dalloway, en el TNC

Hacía tiempo que no iba al TNC y que no disfrutaba de su programación teatral. El momento llegó el pasado domingo con Mrs. Dalloway, adaptación de la novela de Virginia Woolf dirigida por Carme Portaceli e interpertada en su papel principal por Blanca Portillo.

Virginia Woolf hace un recorrido de 24 horas por la vida de Clarissa Dalloway, desde que se levanta de buena mañana y empieza a preparar una fiesta para su marido hasta el inicio de la fiesta por la noche. Un recorrido marcado por las horas que toca la campana del reloj del Big Ben, por el tiempo que va pasando y que lleva a Clarissa a ir hacia delante y hacia atrás en el tiempo de su vida. El flujo de su consciencia, la consciencia sobre su vida, sus decisiones, llega en el mismo momento en que abre la ventana de aquel maravilloso día de primavera en que prepara la gran fiesta”.

La obra de Woolf, adaptada por Michael De Cock, Anna Maria Ricart y la propia Portaceli, nos propone una reflexión sobre la vida y sobre la lucidez, y en su ausencia sobre la locura, a través de un día en la vida de Clarissa Dalloway, una mujer que goza, debido a su posición, de todas las comodidades que una mujer puede disfrutar en la sociedad en la que vive, pero que no ha cumplido ninguno de sus propósitos vitales.

De ahí que en la obra al igual que en la novela se produzca un juego entre pasado y presente para mostrarnos la situación de vacío interior de su protagonista. Todo lo que pudo llegar a ser fue abandonado en la juventud al casarse con el señor Dalloway, ausente durante la representación, para alcanzar una posición de seguridad en la vida: el amor repleto de aventura con un joven del que estuvo enamorada, las ganas juveniles de cambiar el mundo, la lucha feminista, e incluso, la libertad sexual.

Por esa razón Mrs Dalloway nos pone como espectadores ante el espejo de la sociedad actual que, apaciguada por un espejismo de comodidad y saciada por la opulencia del consumismo, nos avoca a vidas grises, a vidas vacías en el que el paso de los años nos hace abandonar mucho de lo que soñamos antaño.

MRS_DALLOWAY_TNC

La obra además, hace referencia al feminismo y la represión sufrida por la mujer, encarnada en el resultado de la vida de Clarissa Dalloway y en la relación sentimental existente entre los personajes más jóvenes, Raquel Varela, que interpreta a Elisabeth, la hija de Clarissa, y Zaira Montes, que da vida a Doris. Una relación que amenaza con romper el status quo familiar y quién sabe, el equilibrio emocional que Clarissa ha tratado de mantener a flote.

La obra como la novela no avanza de una forma lineal en el tiempo, sino que salta constantemente del pasado al presente para mostrarnos la evolución del carácter y de la vida de Clarissa, manteniendo siempre una prestancia escenográfica que impacta por su minimalismo y su destreza. Qué decir de las escenografías del TNC!!

A la trama propia de Clarissa Dalloway se suman escenas relacionadas con la vida de Max (Jimmy Castro) y Angélica (Gabriela Flores), una pareja tratada psicológicamente debido a los problemas de ella por superar una profunda depresión. De esta forma, la representación no solo salta del pasado al presente, sino también de una trama a la otra para confluir al final y permitirnos conocer más de cerca la realidad de Clarissa.

La obra, aunque con ímpetu coral, está diseñada para hacer destacar a la actriz principal, Blanca Portillo. Es un placer, siempre, ver a Portillo hacerse con cualquier papel y brillar con él, como en esta ocasión. Algo debido también a la acertada dirección de Carme Portaceli, que provee a la representación de un toque sensible y efectivo que acaba de envolver esplendidamente todo el ambiente sobre el escenario.

Mrs. Dalloway es una obra que vale la pena visionar, en la que todo se ha sumado, dirección, interpretación y adaptación, para regalarnos un gran disfrute teatral estas Navidades. Una recomendación: no se la pierdan!!

“Mrs. Dalloway” se representa en el TNC del 12 de diciembre de 2019 al 4 de enero de 2020.

Autora: Virginia Woolf
Dirección: Carme Portaceli
Versión: Michael De Cock, Anna Maria Ricart y Carme Portaceli
Reparto: Jimmy Castro, Jordi Collet, Inma Cuevas, Nelson Dante, Gabriela Flores, Zaira Montes, Blanca Portillo y Raquel Varela
Escenografía: Anna Alcubierre
Vestuario: Antonio Belart
Iluminación: David Picazo
Sonido: Jordi Collet
Coreografía: Ferran Carvajal
Producción: Teatro Español y Teatre KVS Brussel·les

Horarios: Miércoles a las 19:00 horas; jueves y viernes a las 20:00 horas; sábado a las 19:00 horas y domingo a las 18:00 horas
Precio: web TNC
Duración: 1 hora y 35 minutos sin entreacto
Idioma: catalán
NOTA CULTURALIA: 8
——

Jorge Pisa