Archivo de la etiqueta: novela negra

Crítica literaria: La brigada de Anne Capestan, de Sophie Hénaff

El policiaco es un género que suele tomarse muy en serio a sí mismo, así que siempre es una excelente noticia encontrar una novela que, a la intriga habitual, añada con acierto buenas dosis de humor. Ese es el caso de La brigada de Anne Capestan, el debut literario de Sophie Hénaff (Les Sables d’Olonne, 1972), una escritora única capaz de convertir, contra todo pronóstico, a una serie de personajes denostados por sus compañeros de la policía parisina en una brigada de éxito. En su propuesta, Hénaff rechaza recrearse en la violencia que tanto gusta a algunos de sus colegas; ella prefiere emular el estilo de los relatos clásicos que devoraba en su niñez, en el que el misterio era un ingrediente más, junto al humor, la ternura y la simpatía que los personajes despertaban en los lectores, y la verdad es que el cóctel le ha funcionado mejor que bien: este primer libro se convirtió en un éxito en Francia, donde acumuló premios tan prestigiosos como el Polar en Séries 2015, el Arsène Lupin de Literatura Policiaca o el Premio a la mejor Novela Negra Francófona del Salon du Polar, galardones que consagraron definitivamente la fórmula Hénaff.

El punto de partida de esta historia quizás suene algo tópico: una agente es apartada de sus funciones tras una intervención que acabó con el sospechoso muerto. Esa policía es Anne Capestan, la estrella de su generación, con una carrera brillante en la Brigada contra el Crimen Organizado y en la de Menores, pero a quien una bala de más había relegado al más absoluto ostracismo. Tras seis meses suspendida, su mentor le ofrece un nuevo cargo: liderar una brigada de reciente creación, un equipo que trabajará en casos que quedaron pendientes de resolución y en el que acabarán sus días aquellos policías que han sido repudiados por sus compañeros por ser borrachos, chivatos, ludópatas, cenizos, vagos…

La escritora Sophie Hénaff, en una imagen promocional

Esa especie de pandilla basura, arrinconada en un piso destartalado de la calle de Les Innocents de París, deberá vencer las primeras reticencias para resolver dos casos: el estrangulamiento de una anciana en 2005 y el asesinato de un hombre en 1993. Capestan se erige en la figura perfecta para liderar a un grupo de marginados que se rebelan a su funesto destino, ella sacará lo mejor de cada personaje y conseguirá que entre ellos se establezca una solidaridad insólita. De esta manera, Hénaff, muy hábil en sus descripciones, consigue evolucionar la trama policiaca original en una espléndida historia de amistad, solidaridad y redención en la que se intuye, además, un claro mensaje de justicia poética.

Con La brigada de Anne Capestan se inicia una trilogía centrada en esa comisaria carismática que es Capestan; desde el pasado mes de mayo podemos leer la continuación, Aviso de muerte, y, mientras trabaja en la última entrega, Sophie Hénaff ya puede celebrar que su protagonista tendrá una adaptación televisiva: el canal francés France 2 se ha hecho ya con los derechos para producir una serie de seis episodios basados en esta policía que no deja de dar alegrías a su creadora y a los lectores que ya la han descubierto.

 

Título: La brigada de Anne Capestan
Autor: Sophie Hénaff
Traducción: María Teresa Gallego Urrutia, Amaya García Gallego
Editorial: Alfaguara
Fecha de publicación: Abril de 2016
ISBN: 9788420419466
Páginas: 301 páginas
Precio: 18,90 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez

Anuncios

Crítica literaria: Muertos prescindibles, de Michael Hjorth y Hans Rosenfeld

portada_muertos-prescindibles-serie-bergman-3_michael-hjorth_201610261639

El idilio entre la novela negra de origen sueco y los lectores de medio mundo parece no tener fin. Uno de los últimos personajes en conquistar el público europeo es Sebastian Bergman, un psicólogo criminal “inteligente, de moral bastante laxa y con pocos escrúpulos” creado por Michael Hjorth y Hans Rosenfeldt (responsables de Bron/Broen y de las adaptaciones televisivas de Wallander), y de quien acaba de publicarse una nueva aventura: Muertos prescindibles, la tercera entrega de la Serie Bergman (antes llegaron Secretos imperfectos y Crímenes duplicados) que reúne al protagonista con sus compañeros de la unidad de homicidios tras el hallazgo de seis cadáveres en las montañas de Jämtland.

Pero, ¿quién es Sebastian Bergman? Atrás quedan los años en los que era una auténtica celebridad, una mente brillante respetada por la sociedad sueca e imprescindible en las investigaciones más complicadas de la policía. Ahora ni siquiera su ingenio ni su atractivo resultan suficientes para ocultar su arrogancia, su egoísmo, su carácter indómito y una reputación de mujeriego a quien ni siquiera sus propios compañeros son capaces de soportar; un personaje políticamente incorrecto y de dudosa moral que tan bien encaja en el noir del siglo XXI.

Los "padres" de Sebastian Bergman, Michael Hjorth y Hans Rosenfeldt, en una imagen promocional
Los “padres” de Sebastian Bergman, Michael Hjorth y Hans Rosenfeldt, en una imagen promocional

Muertos prescindibles se sitúa apenas un par de meses después del desenlace de Crímenes duplicados (aunque los sucesos no están relacionados, es aconsejable leer las entregas por orden para, así, entender mejor el momento vital del protagonista), con Bergman aún de baja e intentando pasar página a lo ocurrido en el caso Edward Hinde, que todavía le atormenta. A pesar de ello, decide unirse de nuevo al equipo de Torkel Hölgrund para investigar unos asesinatos cometidos casi una década antes.

No obstante, en esta ocasión Hjorth y Rosenfeldt han ideado un relato coral en el que nadie es protagonista absoluto, ni siquiera el propio Sebastian Bergman, más preocupado en resolver sus asuntos personales que en los muertos encontrados. El esfuerzo de los autores por crear una trama complicada y sorprendente hace que la primera parte de la historia resulte un tanto lenta, con capítulos cortos en los que se van sucediendo una buena cantidad de personajes que aparentemente nada tienen que ver con ese asesinato múltiple que debería centrar la narración. Sin embargo, a medida que avanza la trama el puzle va tomando forma para desembocar en un último tramo sensacional. Así, Muertos prescindibles es una novela negra muy propia de nuestro tiempo que convence en su intento de aunar la investigación policial con los temas de carácter social, como pueden ser la siempre difícil relación padres-hijos, el problema de la inmigración en Suecia, la posible amenaza terrorista y el juego sucio de los servicios secretos en la actualidad.

Título: Muertos prescindibles
Autores: Michael Hjorth y Hans Rosenfeldt
Editorial: Planeta
Fecha de publicación: Enero de 2017
ISBN: 9788408166009
Páginas: 590 páginas
Precio: 19,90 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez

Crítica literaria: No llames a casa, de Carlos Zanón

no llames a casa

Pocos escritores actuales retratan tan bien el lumpen de baja estofa y la miseria que le acompaña como Carlos Zanón (Barcelona, 1966). En 2015 fue premiado de forma merecidísima con el Dashiel Hammett a la mejor novela negra en castellano por Yo fui Johnny Thunders (podéis leer la crítica aquí), pero ya antes había demostrado su capacidad para diseccionar con mano firme los bajos fondos de Barcelona en No llames a casa (RBA, 2014), un relato narrado en toda su crudeza y protagonizado, igual que en su premiada novela posterior, por perdedores que, día a día, buscan su porción de gloria en los rincones más insalubres de la ciudad.

En sus obras, Zanón busca mostrar la parte más social de la novela negra, aquella que las piezas más comerciales ocultan para otorgar el protagonismo a ladrones encantadores, afortunados y con grandes dosis de glamur. En No llames a casa habitan delincuentes que llegan a su actividad impulsados por las circunstancias de la sociedad y del momento (nos remontamos a la Barcelona de 2012, con la crisis en plena ebullición, esa ciudad residual que nunca aparecerá en las guías turísticas), sin lugar para la glorificación de esos criminales; aquí encontramos parejas que dormitan en coches desvencijados, buscavidas de medio pelo y mano muy larga, mujeres con brazos mordidos por la droga, bares de garrafón, tipos que frecuentan unos comedores sociales cada vez más concurridos…

El escritor Carlos Zanón, en una imagen promocional
El escritor Carlos Zanón, en una imagen promocional

Así, Bruno, Raquel y Cristian intentan que la realidad no termine por devorarlos mientras capean el temporal gracias a las actividades extramatrimoniales de otros; al mismo tiempo, Max y Merche viven su relación a escondidas, una situación difícil de soportar incluso antes de toparse con esos chantajistas. El relato muestra las aristas morales de cada uno de nosotros, de la gente normal, sin personajes libres de culpa, sin poder hacer una distinción simplista entre buenos y malos, un argumento incómodo que en ocasiones te removerá las tripas y en el que la traición es el salvoconducto a la felicidad, una novela sólida y con una solución narrativa final excelente: Zanón se reserva el clímax para las últimas páginas, antes prefiere desvelar qué fue de algunos personajes tras la noche de autos para, de esta manera, dejar que el lector saque sus propias conclusiones, muy probablemente erróneas.

Título: No llames a casa
Autor: Carlos Zanón
Editorial: RBA
Fecha de publicación: Noviembre de 2014
ISBN: 9788490564042
Páginas: 296 páginas
Precio: 9,95 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez

Publicación: Nunca es tarde para morir, de Pablo Palazuelo

25dcb5_cfb553b0ca7e445ab4ac9b9ef8711af6.jpg_srb_p_600_567_75_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srbOs informamos de una nueva publicación de novela negra: Nunca es tarde para morir, de Pablo Palazuelo, una obra autopublicada a caballo entre el género negro y policiaco y el de intriga y suspense.

«Las Trompetas de Jericó tronaron desde el cielo anunciando la inminente llegada de la muerte».

Así arranca esta novela negra y de misterio, en la que cinco enigmáticos veteranos de sus respectivos servicios secretos conocen a una cautivadora adolescente, de mala vida y peor fortuna, que desatará una espiral de sorprendentes fatalidades y los arrastrará hacia un enemigo despiadado.

608 páginas trepidantes en las que el ritmo no decae ni un solo instante. Cuenta con un elaborado argumento, que no arranca con un asesinato del que apenas queda por saber quién es el autor y cuándo será capturado y que busca sorprender al lector en cada capítulo. Ahora bien, aunque pueda parecerlo, no es una novela de espías, sino una obra perteneciente al género negro, cargada de intriga y crímenes.

Pablo Palazuelo Basaldua nace en Madrid, en el año 1965. Estudia Ciencias Empresariales y habla varios idiomas. Actualmente está casado y tiene tres hijos. Entre sus aficiones se encuentra la fotografía, la cual nace cuando sirve como voluntario en una Unidad de Operaciones Especiales del Ejército. Gracias a ella, logra realizar una fotografía que primero es publicada en una revista y posteriormente, aprovechando que guarda cierta relación con el argumento, le sirve como fondo de la portada de su primera novela, Nunca es tarde para morir, historia con la que comienza su aventura como escritor y novelista.

Título: Nunca es tarde para morir
Autor: Pablo Palazuelo
Formato: Tapa blanda
Páginas: 610
Editor: Autoedición
Fecha de edición: 4 de agosto de 2015
Precio:
•  Tapa blanda: 15,02 €
•  Ebook: 2,99 €

Novedad editorial: Lo que no te mata te hace más fuerte, de David Lagercrantz

lo-que-no-te-mata-te-hace-mas-fuerte-millenium-4-trabalibros

Hace algo más de diez años, un escritor desconocido, Stieg Larsson, revolucionaba la novela negra con una trilogía sensacional, Millennium, protagonizada por un tenaz periodista de investigación y una hacker asocial y extremadamente inteligente que vio la luz tras su muerte (2004). El enorme éxito de la saga (80 millones de ejemplares vendidos) hacía presagiar, de un modo u otro, una nueva entrega, y la editorial sueca Norstedts decidió encargarla a David Lagercrantz, un regalo envenenado (¿será capaz de estar a la altura de las expectativas?) que el sueco finalmente aceptó: Lo que no te mata te hace más fuerte llega este jueves simultáneamente a las librerías de cuarenta países con la difícil misión de no defraudar a quienes robaron horas de sueño para seguir las aventuras de Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander.

Tras participar en un ataque hacker sin razón aparente, Lisbeth Salander se muestra inquieta porque en esta ocasión ha asumido unos riesgos innecesarios, una imprudencia que podría costarle muy cara. Por su parte, Mikael Blomkvist se encuentra en una situación profesional comprometida: debe hacer frente a los nuevos propietarios de la revista Millennium mientras intenta demostrar que aquellos que ya le consideran historia están totalmente equivocados. Sin embargo, una oportuna exclusiva sobre el servicio de inteligencia norteamericano hará que los caminos de ambos vuelvan a encontrarse.

El escritor David Lagercrantz, en una imagen promocional
El escritor David Lagercrantz, en una imagen promocional

Enfrentarse al reto de retomar las vivencias de Blomkvist y Salander no fue una tarea fácil para David Lagercrantz (hasta ahora conocido por ser periodista de sucesos y biógrafo de personajes como el montañés Göran Kropp, el matemático Alan Turing o el futbolista Zlatan Ibrahimovic), quien confiesa haber pasado dieciocho meses obsesionado con sus personajes y la historia, una trama que resultó ser la parte más difícil de todo el proceso y para la que recibió la imprescindible ayuda de hackers y matemáticos. Lagercrantz se muestra satisfecho con el resultado final de Lo que no te mata te hace más fuerte, una novela que llega precedida por la polémica entre los herederos de Stieg Larsson, su padre Erland y su hermano Joakim –quienes han autorizado el libro para «mantener con vida aquellos personajes y el mundo creado por Stieg»–, y la que fue su pareja durante más de treinta años, Eva Gabrielsson –que considera que Larsson «se sentiría molesto y enfadado» con esta nueva entrega, en su opinión tan solo un mero ejercicio comercial–. Ahora serán los lectores quienes deberán posicionarse en este enfrentamiento.

Título: Lo Que No Te Mata Te Hace Más Fuerte
Autor: David Lagercrantz
Traductor: Martin Lexell
Editorial: Destino / Columna
Fecha de publicación: Agosto 2015
ISBN: 9788423349784
Páginas: 656 páginas
Precio: 22,50 €

 

Crítica literaria: El cielo de Nueva York, de Alejandro Corral

_portadaelcielodenuevayorkalejandrocorral201411271545_5dac56df

Consciente de la dificultad que implica iniciar una carrera como escritor teniendo a un reconocido novelista por padre, Alejandro Corral (Zaragoza, 1989), hijo del historiador José Luis Corral, decidió mantener en secreto sus inquietudes literarias mientras escribía El cielo de Nueva York, un debut gestado en la clandestinidad para huir de la presión familiar. Ahora, la editorial Minotauro ha decidido desvelar el secreto de este joven prometedor, que mezcló elementos propios del género negro con el thriller psicológico y el fantástico para dar forma a su primera novela.

El narrador de El cielo de Nueva York es Hank Williams, un magnate de las finanzas, un triunfador a la manera de Jordan Belfort (el célebre broker de El lobo de Walt Street) que en las primeras páginas se encuentra recluido en un hospital psiquiátrico para resolver sus problemas con las drogas y el alcohol. A sus casi cuarenta años, Williams había pasado de disfrutar del éxito más dulce al infierno más absoluto, pero sus problemas seguirán a la salida del centro: no le será fácil reinsertarse en esta sociedad que él mismo rechaza (odia el elogio al materialismo tan habitual en la actualidad), tampoco asumir que ha perdido a su mujer, a su hija y a la empresa que él mismo fundó, ni que deberá codearse con lo peor de los bajos fondos para salir adelante. Sin embargo, en su aventura no estará solo: a su lado tendrá a Jeremy Lewis, su antiguo compañero de habitación en el psiquiátrico y por el que siente una simpatía y admiración inexplicables.

El escritor Alejandro Corral
El escritor Alejandro Corral

En cierto modo la novela podría ser un ejemplo más del llamado “Sueño americano”, en el que el protagonista logra prosperar en un mundo tan complicado como el de los negocios a base de inteligencia y un instinto especial para aprovecharse de la confusa situación económica mundial, y qué mejor lugar para ambientar un relato como este que la ciudad de Nueva York, epicentro de ese submundo económico y que aquí ofrece sus dos caras más opuestas: del esplendor del Upper West Side a la miseria del Bronx, de los apartamentos lujosos a los edificios habitados por okupas.

En El cielo de Nueva York subyace una evidente crítica al capitalismo y a la ambición malentendida del ser humano, principalmente a los grandes hombres de negocios, para quienes no existe moral ni ética alguna que pueda detener sus ansias de poder. A ese tipo de personajes (secundarios algo desdibujados en contraste con los dos protagonistas) se enfrentarán Hank Williams y Jeremy Lewis, apenas dos idealistas insignificantes que pretenden «demostrar que este sistema es una mierda». Sin duda la novela resulta más interesante cuando se centra en esta idea (a pesar de que la sombra de Chuck Palahniuk planea sobre ella en todo momento), mientras que el relato pierde intensidad cuando ahonda en esos universos paralelos a los que inexorablemente se ve afectado Williams, una trama que desluce el resultado final. Sea como sea, debemos considerar que esta es la primera novela de su autor, y lo cierto es que en él intuimos un talento que, si logra pulir determinados aspectos en su escritura, logrará consolidarse en el futuro.

Título: El Cielo De Nueva York
Autor: Alejandro Corral
Editorial: Minotauro
Páginas: 464 páginas
Fecha de publicación: Febrero 2015
ISBN: 9788445002438
Precio: 19,95 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez

Novedad editorial: Crímenes que no olvidaré, de Alicia Giménez Bartlett

Crímenes que no olvidaré

En 1996 Alicia Giménez Bartlett (Almansa, 1951) publicaba la novela Ritos de muerte, el debut de la inspectora Petra Delicado, sin imaginar que ese personaje se convertiría en un icono de la novela policíaca que le granjearía una legión de seguidores no solo en nuestro país, sino también en Italia, Francia, Alemania o EE.UU. Casi veinte años después, Delicado continúa en plena forma en su lucha contra la delincuencia, y así lo demuestra en su nueva entrega, Crímenes que no olvidaré, una serie de episodios criminales que desbaratarán la vida privada de sus personajes principales.

En esta ocasión, la escritora afincada en Barcelona abandona el formato de novela, en el que reconoce sentirse muy cómoda, para afrontar un nuevo reto en su carrera literaria: escribir diversos relatos independientes entre sí y protagonizados por su celebrado personaje. De esta manera, la inspectora de policía Petra Delicado deberá enfrentarse a nueve casos que alterarán su cotidianidad en días tan señalados como la Navidad, los carnavales o las vacaciones estivales.

La escritora Alicia Giménez Bartlett, en una imagen promocional
La escritora Alicia Giménez Bartlett, en una imagen promocional

Tras diez libros dedicados a Petra Delicado y su inseparable Fermín Garzón, Alicia Giménez Bartlett ha logrado consolidarse como una de las figuras clave de la novela negra de nuestro país, una labor que verá recompensada el próximo 5 de febrero, cuando recogerá el testigo del escritor Andrea Camilleri como ganadora del Premio Pepe Carvalho 2015 dentro del festival BCNegra, un galardón que el jurado ha decidido concederle de forma unánime por “haber renovado la novela policíaca española, aportándole una perspectiva femenina y feminista que ha resultado pionera en este ámbito”.

Título: Crímenes que no olvidaré
Autora: Alicia Giménez Bartlett
Editorial: Destino
Colección: Áncora & Delfin
Páginas: 368 páginas
Fecha de publicación: Enero 2015
ISBN: 9788423348831
Precio: 18,50 €

Crítica literaria: Yo fui Johnny Thunders, de Carlos Zanón

yo_fui_johnny_thunders_300x457

Lejos de la ciudad de postal que muchos se empeñan en mostrar, de la imagen de diseño, de Gaudí y de turistas despistados paseando por las Ramblas, existe otra Barcelona, la que no aparece en las fotografías de los veraneantes, la de barrio, la que tiene alma de pueblo. Y esa es la ciudad que dibuja Carlos Zanón (Barcelona, 1966) con extraordinaria precisión en Yo fui Johnny Thunders, una Barcelona real poblada por personajes reconocibles que sobreviven con más empeño que acierto a sus dramas cotidianos. Esta es una historia de perdedores, una novela muy dura con un protagonista, ahora crepuscular guitarrista, que regresa al barrio que le vio crecer para tratar de encontrar la paz que siempre le fue esquiva, o lo que es lo mismo: el despiadado relato que se esconde tras el consabido “sexo, drogas y rock’n’roll”.

A sus casi cincuenta años, Francis vuelve a casa, al piso familiar en el que practicó los primeros acordes, al lugar en el que le llamaban “chico rock’n’roll”, a enfrentarse a los fantasmas del pasado. Atrás quedó su etapa musical, cuando era Mr Frankie, cuando su talento arrasaba en las salas de la ciudad, cuando era capaz de emocionar al público con su acústica y su voz. Aquel Mr Frankie fue todo lo que él soñaba de adolescente, el triunfo sobre un escenario empuñando una guitarra, siempre rodeado de mujeres de toda índole –“Francis tuvo algunas mujeres. Mr Frankie muchas más”–, pero en su camino hacia la gloria se le cruzaron las drogas y, sin saber muy bien cómo, quedó atrapado en ellas, acabando así con cualquier sueño de grandeza al mismo tiempo que, sin ser consciente de ello, destrozaba la vida de quienes le rodeaban. Ahora Mr Frankie es una voz en su interior, mientras que a ojos de los demás vuelve a ser Francis.

El escritor barcelonés Carlos Zanón, en una imagen promocional
El escritor barcelonés Carlos Zanón, en una imagen promocional

En la dualidad Francis-Mr Frankie radica buena parte del encanto de esta novela, aunque el gran acierto de Zanón es situar a su alrededor a una serie de personajes secundarios tan interesantes como su protagonista: ahí está su padre, Paco, con quien el trato nunca fue fluido; su medio hermana Marisol, para quien aquel joven era Dios; don Damián, amo de un bingo y mafioso de medio pelo; su viejo amigo Álex Dalmau, de los pocos que siguen en el barrio; o doña Imma, una anciana independentista fan de Artur Mas, entre otros.

En Yo fui Johnny ThundersCarlos Zanón practica una novela negra nada ortodoxa: aquí no hay policías que deban resolver un gran crimen, pero sí encontramos personajes que podrían ser carne de esa literatura, con individuos al margen de la ley, ladronzuelos que ansían un golpe de suerte final, yonquis esclavos de sus propios excesos… Además, Zanón, con prosa detallista y frases cortas salpicadas de palabras en catalán, incluye referencias constantes a la actualidad, como el proceso soberanista o los estragos de la crisis en la población –describe con verdadera crudeza la realidad de aquellos que esperan, noche tras noche, los productos caducados que desechan en los supermercados–. Y todo esto a ritmo de rock’n’roll, referencias musicales incluidas en la historia sin impostura –desde The Smiths a Willy DeVille, pasando por The Avett Brothers o Patty Smith, deseada por el joven Francis–, canciones que el mismo escritor barcelonés escuchaba cuando soñaba ser una estrella del rock, igual que Mr Frankie, el protagonista de este excelente relato de supervivencia, frustración, violencia y segundas oportunidades.

Título: Yo fui Johnny Thunders
Autor: Carlos Zanón
Editorial: RBA Libros
Páginas: 288 páginas
Fecha de publicación: Enero 2014
ISBN: 9788490560082
Precio: 16,15 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez

Crítica literaria: Los amantes de Hiroshima, de Toni Hill

244_P624166.jpg

El final de El verano de los juguetes muertos (2011) dejaba al lector en un sinvivir con la desaparición de Ruth Valldaura, la ex esposa del inspector Héctor Salgado. Toni Hill (Barcelona, 1966), padre de las criaturas, nos confesaba entre risas que cuando la hizo desaparecer “ya sabía qué le había pasado, pero vosotros también lo sabéis, si pensáis un poco” (podéis leer aquella entrevista aquí). Tres años después la incertidumbre ha llegado a su fin: tras Los buenos suicidas (2012) la trilogía concluye con Los amantes de Hiroshima, una excelente novela que mantiene el buen nivel de sus predecesoras y en la que el escritor catalán desvela definitivamente qué ocurrió con Ruth al mismo tiempo que Salgado y los suyos intentan esclarecer un doble asesinato, el de unos jóvenes amantes desaparecidos años atrás.

En esta ocasión la historia se desarrolla en dos momentos concretos: en la primavera de 2011, cuando se hallan dos cadáveres en una casa abandonada, y entre mayo y junio de 2004, cuando Barcelona acogía el Fórum Universal de las Culturas. El uso de constantes flashbacks lleva al lector de un tiempo a otro, de la investigación realizada por el inspector Héctor Salgado, junto a sus fieles Leire Castro y Roger Fort, a aquellos días en que cuatro amigos soñaban triunfar en el mundo de la música. De esta manera, Hill enfrenta el pasado y presente de esos chicos para hablar de amor y amistad, pero también de la crisis económica –denunciando imágenes cada vez más habituales, con hombres rebuscando entre la basura, negocios bajo amenaza de cierre, trabajo precario,…–, de las relaciones entre padres e hijos, de una visión romántica de la muerte, y más, de mucho más, elementos todos ellos que giran alrededor de un inquietante y acertado relato de marcado tono gótico.

El escritor barcelonés Toni Hill, en una imagen promocional
El escritor barcelonés Toni Hill, en una imagen promocional

Con tres novelas a sus espaldas Toni Hill ha logrado crear un sello propio con el que diferenciarse de entre la extensa oferta del género policíaco, una voz personal reconocible que huye de las intrigas más frenéticas y del actioner menos verosímil para presentar un argumento noir de raíces clásicas ambientado en la Barcelona reciente, una ciudad auténtica, con un protagonista que debe descubrir al asesino siguiendo las pistas que va compilando con paciencia, reconstruyendo el pasado para comprender el presente, como si tirara de un hilo para desenredar el ovillo que es el caso que le ocupa. Además, a favor del autor está que el lector puede empatizar perfectamente con los personajes que dibuja con mano firme, gente que vive una realidad conocida por cualquiera de nosotros; así, la trama principal de Los amantes de Hiroshima se desarrolla en mayo de 2011, días en los que la población del país mostró su hartazgo con el gobierno en las célebres concentraciones del 15-M, cuando las plazas públicas fueron tomadas por los “indignados” en un acto de protesta colectiva.

Es evidente que todo escritor anhela crear un personaje capaz de ganarse el favor incondicional del lector, de hacerse un hueco en su imaginario, de lograr que se identifique con los problemas de aquel. Si lo consigue, el triunfo está en sus manos. Y sin duda Toni Hill ha triunfado: el inspector Héctor Salgado logró el beneplácito de los aficionados al género por su temperamento –y su comprensible arranque de furia contra el doctor Omar–, su torpeza a la hora de hacerse cargo de un hijo adolescente, su pericia como investigador y su carisma entre sus compañeros, características que han convertido estas tres novelas en todo un éxito y en un imprescindible de la literatura negra actual. Los amantes de Hiroshima es un disfrutable final, la guinda perfecta que completa una trilogía magnífica, aunque deseamos que pronto, muy pronto, Salgado regrese a las librerías con nuevas aventuras.

Título: Los amantes de Hiroshima
Autor: Toni Hill
Editorial: DEBOLSILLO
Páginas: 474 páginas
Fecha de publicación: Noviembre 2014
ISBN: 9788490624166
Precio: 12,95 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez

Crítica literaria: El leopardo, de Jo Nesbø

El leopardo

El regreso de un personaje tan carismático como el inspector Harry Hole es motivo más que suficiente para recomendar una novela. Sin embargo, si el autor logra tejer a su alrededor un argumento sólido y enfrentar a ese protagonista a dos soberbios antagonistas de excelente nivel –Hole deberá dar caza a un asesino en serie al mismo tiempo que defiende su posición y la de los suyos en Delitos Violentos ante Mikael Bellman, de Kripos, que pretende apartarles del caso–, la recomendación es obligada: una vez más Jo Nesbø (Oslo, 1959) firma un libro sensacional, esta vez bajo el título de El leopardo (Roja & Negra), al que la editorial ha definido con el acertadísimo adjetivo de “adictivo”. Porque El leopardo es precisamente eso: pura adicción para el lector, a quien Nesbø no ofrece ni un instante de tregua a lo largo de sus casi setecientas páginas.

El leopardo nos sitúa seis meses después del anterior caso de Hole, por lo que es aconsejable abordar este libro tras haber leído El Muñeco de nieve: algunos personajes de aquel aparecen nuevamente, y sin conocer su historia no se apreciarán algunos detalles esenciales; además, Hole está tratando de recomponerse lejos de la gélida Oslo –en esta ocasión Nesbø plantea una trama no localista en la que sus personajes pasarán por los bajos fondos de Hong Kong, el Congo o incluso Alemania–, y las razones que le arrastraron hasta esa situación son consecuencia del esfuerzo por atrapar a aquel asesino. Así, en Oslo aparecen dos mujeres muertas, posibles víctimas de un asesino en serie que actúa con la astucia de un leopardo y que utiliza una extraña herramienta conocida como la manzana de Leopoldo: un instrumento de tortura surgido de la mente perversa del autor, que rescató un recuerdo aparentemente inofensivo de su infancia para darle la vuelta y convertirlo en una herramienta espeluznante a la que es imposible sobrevivir. Herido en lo más profundo de su interior, Hole deberá regresar a su país y tratar de ser el cazador de asesinos que todos reconocen en él, un objetivo nada sencillo para un hombre a quien se le acumulan los problemas, ya sean familiares, de alcohol, de drogas o de traiciones.

El escritor noruego Jo Nesbø, en una imagen promocional
El escritor noruego Jo Nesbø, en una imagen promocional

Lo cierto es que, tras seis libros publicados en nuestro país con el mismo protagonista, y lejos de encasillarse repitiendo la fórmula una y otra vez, Jo Nesbø mantiene el pulso como lo que es, un narrador magnífico y especialmente dotado para sorprender al lector en todo momento. En El leopardo utiliza la venganza y la humillación como motores principales de un argumento que, en cierto modo, homenajea a los Diez negritos de Agatha Christie, una trama vigorosa en la que nada es lo que parece, con constantes giros de guión que celebrarán entusiasmados los aficionados al género policíaco, quienes quedarán subyugados por las escenas tan impactantes como terroríficas –mención especial merece la descripción de una avalancha que resulta realmente claustrofóbica– que el escritor noruego elabora con su precisión habitual.

Por todo ello, felicitémonos: Harry Hole ha regresado a la acción.

Título: El leopardo
Autor: Jo Nesbø
Editorial: Roja & Negra
Páginas: 696 páginas
Fecha de publicación: Octubre 2014
ISBN: 9788439728948
Precio: 19,90 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez