Archivo de la etiqueta: Carlos Zanón

Crítica literaria: No llames a casa, de Carlos Zanón

no llames a casa

Pocos escritores actuales retratan tan bien el lumpen de baja estofa y la miseria que le acompaña como Carlos Zanón (Barcelona, 1966). En 2015 fue premiado de forma merecidísima con el Dashiel Hammett a la mejor novela negra en castellano por Yo fui Johnny Thunders (podéis leer la crítica aquí), pero ya antes había demostrado su capacidad para diseccionar con mano firme los bajos fondos de Barcelona en No llames a casa (RBA, 2014), un relato narrado en toda su crudeza y protagonizado, igual que en su premiada novela posterior, por perdedores que, día a día, buscan su porción de gloria en los rincones más insalubres de la ciudad.

En sus obras, Zanón busca mostrar la parte más social de la novela negra, aquella que las piezas más comerciales ocultan para otorgar el protagonismo a ladrones encantadores, afortunados y con grandes dosis de glamur. En No llames a casa habitan delincuentes que llegan a su actividad impulsados por las circunstancias de la sociedad y del momento (nos remontamos a la Barcelona de 2012, con la crisis en plena ebullición, esa ciudad residual que nunca aparecerá en las guías turísticas), sin lugar para la glorificación de esos criminales; aquí encontramos parejas que dormitan en coches desvencijados, buscavidas de medio pelo y mano muy larga, mujeres con brazos mordidos por la droga, bares de garrafón, tipos que frecuentan unos comedores sociales cada vez más concurridos…

El escritor Carlos Zanón, en una imagen promocional
El escritor Carlos Zanón, en una imagen promocional

Así, Bruno, Raquel y Cristian intentan que la realidad no termine por devorarlos mientras capean el temporal gracias a las actividades extramatrimoniales de otros; al mismo tiempo, Max y Merche viven su relación a escondidas, una situación difícil de soportar incluso antes de toparse con esos chantajistas. El relato muestra las aristas morales de cada uno de nosotros, de la gente normal, sin personajes libres de culpa, sin poder hacer una distinción simplista entre buenos y malos, un argumento incómodo que en ocasiones te removerá las tripas y en el que la traición es el salvoconducto a la felicidad, una novela sólida y con una solución narrativa final excelente: Zanón se reserva el clímax para las últimas páginas, antes prefiere desvelar qué fue de algunos personajes tras la noche de autos para, de esta manera, dejar que el lector saque sus propias conclusiones, muy probablemente erróneas.

Título: No llames a casa
Autor: Carlos Zanón
Editorial: RBA
Fecha de publicación: Noviembre de 2014
ISBN: 9788490564042
Páginas: 296 páginas
Precio: 9,95 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez

Crítica literaria: Yo fui Johnny Thunders, de Carlos Zanón

yo_fui_johnny_thunders_300x457

Lejos de la ciudad de postal que muchos se empeñan en mostrar, de la imagen de diseño, de Gaudí y de turistas despistados paseando por las Ramblas, existe otra Barcelona, la que no aparece en las fotografías de los veraneantes, la de barrio, la que tiene alma de pueblo. Y esa es la ciudad que dibuja Carlos Zanón (Barcelona, 1966) con extraordinaria precisión en Yo fui Johnny Thunders, una Barcelona real poblada por personajes reconocibles que sobreviven con más empeño que acierto a sus dramas cotidianos. Esta es una historia de perdedores, una novela muy dura con un protagonista, ahora crepuscular guitarrista, que regresa al barrio que le vio crecer para tratar de encontrar la paz que siempre le fue esquiva, o lo que es lo mismo: el despiadado relato que se esconde tras el consabido “sexo, drogas y rock’n’roll”.

A sus casi cincuenta años, Francis vuelve a casa, al piso familiar en el que practicó los primeros acordes, al lugar en el que le llamaban “chico rock’n’roll”, a enfrentarse a los fantasmas del pasado. Atrás quedó su etapa musical, cuando era Mr Frankie, cuando su talento arrasaba en las salas de la ciudad, cuando era capaz de emocionar al público con su acústica y su voz. Aquel Mr Frankie fue todo lo que él soñaba de adolescente, el triunfo sobre un escenario empuñando una guitarra, siempre rodeado de mujeres de toda índole –“Francis tuvo algunas mujeres. Mr Frankie muchas más”–, pero en su camino hacia la gloria se le cruzaron las drogas y, sin saber muy bien cómo, quedó atrapado en ellas, acabando así con cualquier sueño de grandeza al mismo tiempo que, sin ser consciente de ello, destrozaba la vida de quienes le rodeaban. Ahora Mr Frankie es una voz en su interior, mientras que a ojos de los demás vuelve a ser Francis.

El escritor barcelonés Carlos Zanón, en una imagen promocional
El escritor barcelonés Carlos Zanón, en una imagen promocional

En la dualidad Francis-Mr Frankie radica buena parte del encanto de esta novela, aunque el gran acierto de Zanón es situar a su alrededor a una serie de personajes secundarios tan interesantes como su protagonista: ahí está su padre, Paco, con quien el trato nunca fue fluido; su medio hermana Marisol, para quien aquel joven era Dios; don Damián, amo de un bingo y mafioso de medio pelo; su viejo amigo Álex Dalmau, de los pocos que siguen en el barrio; o doña Imma, una anciana independentista fan de Artur Mas, entre otros.

En Yo fui Johnny ThundersCarlos Zanón practica una novela negra nada ortodoxa: aquí no hay policías que deban resolver un gran crimen, pero sí encontramos personajes que podrían ser carne de esa literatura, con individuos al margen de la ley, ladronzuelos que ansían un golpe de suerte final, yonquis esclavos de sus propios excesos… Además, Zanón, con prosa detallista y frases cortas salpicadas de palabras en catalán, incluye referencias constantes a la actualidad, como el proceso soberanista o los estragos de la crisis en la población –describe con verdadera crudeza la realidad de aquellos que esperan, noche tras noche, los productos caducados que desechan en los supermercados–. Y todo esto a ritmo de rock’n’roll, referencias musicales incluidas en la historia sin impostura –desde The Smiths a Willy DeVille, pasando por The Avett Brothers o Patty Smith, deseada por el joven Francis–, canciones que el mismo escritor barcelonés escuchaba cuando soñaba ser una estrella del rock, igual que Mr Frankie, el protagonista de este excelente relato de supervivencia, frustración, violencia y segundas oportunidades.

Título: Yo fui Johnny Thunders
Autor: Carlos Zanón
Editorial: RBA Libros
Páginas: 288 páginas
Fecha de publicación: Enero 2014
ISBN: 9788490560082
Precio: 16,15 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez

Fiesta-presentación de las novedades editadas por 66 rpm

Logo_rpm

¿Quién dijo que una presentación literaria debería ser siempre previsible y solemne? La editorial 66 rpm no cree en actos convencionales, así que decidió huir de las librerías habituales y convocar a sus amigos en la Antiga Fàbrica d’Estrella Damm de Barcelona, donde quedaron citados el pasado 19 de diciembre para vivir una auténtica fiesta con la que dar a conocer sus novedades para este mes de diciembre: Los días azules. Ficciones del blues y Berlin Capital Alaska. Doce miradas al Berlin de Lou Reed, dos libros que fabulan sobre algunos mitos del blues y del imaginario propio del músico neoyorquino.

Los días azules. Ficciones del bluesCon Alfred Crespo, editor de 66 rpm, como maestro de ceremonia del acto, por la Antiga Fàbrica d’Estrella Damm desfilaron buena parte de los escritores que estrenaban obra. Los primeros en aparecer fueron Susi Anechina y Manuel L. Poy, autores de Los días azules. Ficciones del blues, una compilación de relatos de ficción protagonizada por los grandes nombres del blues. El origen del proyecto hay que buscarlo en una exposición que se hizo en el 2006 por iniciativa de la Sociedad de Blues de Barcelona, en la que se invitó a tres pintoras a retratar algunos músicos clave en la consolidación del blues; Anechina era una de ellas, y realizó una serie de retratos en monocroma centrándose en sus caras y sus miradas. Tras ver su trabajo, Manuel L. Poy creyó que cada una de esas imágenes contaba una historia concreta, así que se ofreció a escribir lo que le sugerían, esto es: que Gertrude “Ma” Rainey descubrió el blues gracias a una chica que encontró en un pueblo perdido de Mississippi; que Willie Dixon abandonó el boxeo después de enfadarse con su promotor, y encontró su refugio en la música; o cómo Bessie Smith llegó a ser la cantante mejor pagada de su tiempo. Etta James, el Reverendo Gary Davis, Louis Armstrong o Koko Taylor son otros de los iconos del blues protagonistas del volumen, en el que Poy se permite la licencia de incluirse como un personaje más en uno de sus textos para explicar cómo descubrió el blues en 1991, durante una visita a Mississippi. De esta manera, en Los días azules. Ficciones del blues el aficionado a este género musical encontrará las ilustraciones de Susi Anechina y los relatos imaginados por Manuel L. Poy sobre personajes reales en historias de ficción.

berlin_capital_alaskaTras pasear por los orígenes del blues llegó el momento del rock: pronto se cumplirán cuatro décadas de la aparición de Berlin, el disco incomprendido que Lou Reed gravó en 1973 para contar, en diez canciones, la tortuosa relación entre Jim (un yonqui estadounidense) y Caroline (una prostituta alemana), una obra de ficción parcialmente autobiográfica en la que Reed unió sus dos pasiones principales, el rock y la literatura. Para Carlos Zanón, Berlin supuso toda una revelación, “me decidí a ser un tipo de escritor determinado cuando cayó en mis manos ese disco”, así que propuso a 66 rpm reunir a una serie de escritores para quienes aquel trabajo también tuviera un significado especial, y el resultado es Berlin Capital Alaska. Doce miradas al Berlin de Lou Reed, un libro de relatos a partir de los temas de aquel enigmático disco que ha contado con la participación de un auténtico Dream Team: Ignacio Julià“Berlin es una obra importante, de aquellas que no se quedan en si mismas, sino que se reproducen generación tras generación”–, Roger Wolfe, Javier Pérez Andújar, Alfred Crespo –para quien el valor del álbum radica en que “sigue reinventándose cada vez que lo escuchas”–, David Castillo, Cristina Fallarás“cuando descubrí el disco me di cuenta de que las dos cosas que más me gustan en mi vida son los chicos malos y el amor feroz, y este trabajo es el disco que lo tiene más a lo bestia”–, Dogo, Josele Santiago“es un disco que marca muchísimo, después de escucharlo te deja con la sensación de que el infierno está aquí al lado, es solo una cuestión de detalles”–, Sabino Méndez y Oriol Llopis, además del mismo Zanón, y con ilustraciones de Rai Escalé sobre Lou Reed.

La tarde avanzaba, y los responsables de la editorial aún se reservaban una última sorpresa: a mediados de enero de 2013 aparecerá Balas perdidas, un libro que recoge el trabajo arduo y silencioso de Xavier Mercadé, un fotógrafo cuya pasión por la música le hizo inmortalizar miles de conciertos con su cámara; su archivo guardaba celosamente un total de 9.000 imágenes de grupos de rock de los años ochenta y noventa, muchos de los cuales han caído en el olvido y no aparecen en ningún recopilatorio sobre aquellos tiempos. Así, y con la ayuda de Alfred Crespo, Mercadé hizo una selección de fotografías centrándose en las “balas perdidas”, aquellas “bandas que hubiesen merecido más representación de la que tuvieron” y que, desde 66 rpm, en un acto de justicia musical necesaria, intentarán desenterrar para que las nuevas generaciones puedan conocer su trayectoria, en la mayoría de los casos más breve de lo que ellos mismos esperaban. De esta manera, por las páginas de Balas perdidas desfilarán un total de 120 bandas, desde 091 –que aparecen en la portada– o Los Enemigos a Lagartija Nick, pasando por Proscritos, Manta Ray y Sexy Sadie, entre otros, un libro que presentarán oficialmente en la sala Sidecar de Barcelona el 23 de enero –con la presencia de Ultratruita y C-Pillos– y posteriormente en la sala Sol de Madrid –con la música de Sex Museum.

Finalmente llegó la noche, y con ella se dejaron a un lado los parlamentos para continuar la celebración en el sótano de la Antiga Fàbrica d’Estrella Damm donde, como no podía ser de otra manera en un sitio como este, el público asistente pudo degustar la cerveza directa de fábrica al son del rock mientras los responsables de la editorial sorteaban ejemplares de sus libros entre los presentes, con la reunión convertida en una fiesta en la que autores, músicos y lectores terminaron departiendo sobre los temas que les habían traído hasta allí aquella tarde de diciembre: la música y la literatura.

Título: Los días azules. Ficciones del blues
Autores: Susi Anechina y Manuel L. Poy
Editorial: 66 rpm
Colección: Shake Some Action!
Páginas: 128 páginas
Fecha de publicación: Diciembre 2012
ISBN: 9788493952457
Precio: 18,00 €

Título: Berlin Capital Alaska. Doce miradas al Berlin de Lou Reed
Autores: Ignacio Julià, Roger Wolfe, Javier Pérez Andújar, Alfred Crespo, David Castillo, Cristina Fallarás, Dogo, Josele Santiago, Sabino Méndez, Oriol Llopis, Carlos Zanón y Rai Escalé
Editorial: 66 rpm
Colección: Shake Some Action!
Páginas: 136 páginas
Fecha de publicación: Diciembre 2012
ISBN: 9788493952464
Precio: 18,00 €