Entrevista: Xavier Borrell, comissari del festival Cubelles Noir.

La bona salut de què gaudeix la novel·la negra ha facilitat l’aparició de diversos festivals basats exclusivament en aquest gènere, convertits en celebrats punts de trobada per als seus nombrosos seguidors. Un dels més joves és el Cubelles Noir, nascut l’any passat de la mà de Xavier Borrell, reconegut especialista en aquest tipus de novel·la que fa anys que dedica el seu temps a difondre les virtuts del noir, ja sigui com a escriptor (El baile de los negros, publicat a Serial Ediciones l’any 2016), com a director del web Propera parada: cultura o periodista blackman al programa de Ràdio 3 Todos somos sopechosos. Culturalia ha parlat amb ell per a conèixer l’origen d’aquest festival, saber quines xerrades estan programades per a aquesta segona edició (del 17 al 20 d’agost), esbrinar per què premiaran a Ricardo Méndez com el millor personatge i, sobre tot, xerrar sobre el gènere literari que més l’apassiona: la novel·la negra, evidentment.

Aquesta és la segona edició del Cubelles Noir. ¿D’on sorgeix la idea de fer un festival negre precisament en aquesta població?

Un agost ja fa quatre anys vaig descobrir que en la nostra població quedava un forat el tercer cap de setmana sense activitats, tenia al cap fer un festival de la meva especialitat literària i després de converses amb l’ajuntament va sorgir la iniciativa.

La primera edició (2016) va ser tot un èxit, amb 1.200 assistents. T’ho esperaves? ¿Aquesta bona acollida et fa estar més nerviós de cara a l’edició d’aquest any?

No m’ho esperava. Havíem anat a festivals de pobles i eren una cosa més casolana, creiem que vindrien unes 20 persones, comptant els ponents, i que després ens n’aniríem plegats a prendre quelcom o dinar junts. Quan vam veure el diumenge a la tarda gent a peu dret que no cabien a les 70 cadires que hi havia a la sala, tot i jugar el Barça, ens vam adonar que això tenia un gran futur. En quant a aquest any, gràcies als meus companys de junta i l’ajuntament hem aconseguit passar d’un festival petit a un mitjà i creiem que ho tenim tot controlat per a què tot funcioni a la perfecció.

Hi ha altres festivals sobre novel·la negra. ¿Què diferencia el Cubelles Noir de la resta?

La diferència està en que es celebra en un poble de platja molt maco en ple estiu; això fa que els estiuejants de Barcelona o de parts de l’estat espanyol puguin venir amb la família aprofitant les vacances. A més, tots els membres de l’equip som molt aficionats al gènere i posem el 100% de les nostres forces en crear un contingut atractiu.

El gènere negre viu un bon moment en quant a popularitat. ¿Què creus que el fa tan atractiu?

Estem vivint una època molt convulsa en què la gent vol saber el que està passant, perquè el que ha passat ja el troba a internet, i, encara que sigui en ficció, el gènere pot donar explicacions a les notícies de cada dia. A més, la qualitat dels autors està pujant de nivell cada any.

Al Cubelles Noir heu programat més d’una vintena de xerrades i activitats. Si no en fossis el comissari, com a aficionat quina xerrada no et perdries?

M’interessen molt les que parlen d’actualitat, com la d’espionatge i la de terrorisme, perquè els ponents saben molt del tema. També les de futbol i cuina, dos aspectes molt freqüents a la novel·la negra.

Em crida l’atenció les taules rodones dedicades a la cuina i al rock and roll. Quins lligams tenen amb la novel·la negra?

El rock and roll en si és molt de novel·la negra, sobre tot en els excessos que històricament hi ha hagut al seu darrera; pel que fa a la cuina, és de sempre paral·lela als autors mediterranis, com ara Manuel Vázquez Montalbán o Petros Markaris.

Durant les jornades atorgareu el premi a la millor novel·la del gènere escrita per una dona, tant en català com en castellà. ¿Per què? Creus que les escriptores noir estan poc valorades?

Tot i que he sentit comentaris sobre per què fem un premi específic per a dones, la veritat és que no hi ha una raó especial, simplement ens agrada la novel·la negra que escriuen elles i la volíem reivindicar d’aquesta manera.

També premiareu per primera vegada el millor personatge històric, que enguany serà Ricardo Méndez de l’enyorat Francisco González Ledesma. Què té Méndez que el fa especial?

És un dels primers personatges que van aparèixer a la novel·la negra escrita aquí i amb un munt de vivències a casa nostra; a més, volem aprofitar que la filla de l’autor ha tornat a donar-li vida per fer-li un homenatge com mereix.

Com deies Méndez ha tornat a les llibreries gràcies a la filla del seu creador, Victoria González, que n’ha escrit una preqüela. A més, la saga Millennium va tornar l’any passat de la mà de David Lagercrantz, mentre que Carlos Zanón s’encarregarà de continuar la sèrie del detectiu Pepe Carvalho. ¿Què et sembla que aquests personatges tinguin continuïtat gràcies a altres escriptors?

Aquí tinc el cervell dividit; si bé em sento estrany llegint aventures de personatges escrites per altres, recordo quan era petit i em vaig quedar destrossat quan va morir Hergé prohibint que ningú més seguís amb les aventures de Tintín. M’agrada que la gent torni a agafar personatges quan l’autor ja no hi és, tot i que s’ha de mantenir la distància de saber que l’escriptor és un altre a l’hora de jutjar la continuïtat de la saga.

Per acabar, recomana’ns una novel·la o autor que hagis descobert recentment per aquells que vulguin una lectura per aquest estiu.

Recomano Sucios y Malvados, de Juanjo Braulio, Tan tuyo como tu muerte, d’Emili Bayo, i Temps de rates, de Marc Moreno. Tot homes, perquè prefereixo no mullar-me en quant a escriptores per no influir en el nostre premi, tot i que jo no en sóc jurat.

 

____________________
Escrit per: Robert Martínez

Crítica teatral: Paraules encadenades, en La Villarroel

¡El terror que se desencadenó hace casi veinte años vuelve a repetirse! ¡Dos personas distintas!, ¡Un escenario diferente! La línea entre el bien y el mal vuelve a cruzarse… El monstruo interior ha despertado. El camino hacia la libertad está plagado de trampas… ¡Comienza Paraules Encadenades!

Esto podría ser anunciado por una potente voz en off en la presentación de un posible tráiler de la obra teatral que nos ocupa, pues Paraules Encadenades, creada por Jordi Galceran, se representó con gran éxito hace ya casi veinte años. El autor nos ha dado después obras brillantes como El mètode Gronholm o El Crèdit, entre muchas otras.

Un psicópata ha secuestrado a una psicóloga a la que mantiene amordazada y atada a una silla. Le ha anunciado los planes que tiene para ella y no son nada halagüeños. La chica esta en inferioridad de condiciones y tendrá que usar su ingenio para sobrevivir. Va a dar comienzo el juego del gato y el ratón, va a empezar el terror…

La obra nos sumerge, ya al cruzar el umbral de la sala, en el escenario del secuestro que es precisamente un viejo teatro, con lo que nos integramos más en la acción que nos mantendrá en vilo durante toda la función. Pronto conoceremos a su captor y entre los dos únicos personajes de la obra se establecerá una batalla dialéctica con el objetivo de salvar la vida.

El actor David Bagés, rostro muy conocido en series de televisión, borda el papel de tipo normal y algo apocado al que se le han cruzado los cables y busca respuesta a sus preguntas interiores. Su carta de presentación es un video, porque en esta obra lo audiovisual esta cuidado e integrado, en el que muestra su talento para construir con su forma de expresarse, palabras y gestos, un asesino sonado, sin empatía, que da miedo. El video inicial ya coloca en situación y presagia que la chica secuestrada lo va a tener crudo. Y ya desde este inicio provoca algunas risas nerviosas en el público, porque lo que cuenta es terrible, pero nos puede parecer cercano o cotidiano y lo que siente puede ser entendible, y ese pensar nuestro, que sus sensaciones pueden ser muy reales e incluso hasta podrían ser las nuestras, ya puede darnos miedo.

Paraules encadenades_La VillarroelMima Riera interpreta a la psicóloga secuestrada, una actriz con amplia experiencia en el teatro y en películas, y que da credibilidad al papel de atrapada, en inferiores condiciones, pero no desarmada y con una gran fortaleza interior.

El escenario con poco atrezo consigue crear el ambiente sobrio, de angustia y decadente del sótano de un viejo teatro, a lo que ayudan buenos juegos de intensidad en la iluminación, o con el haz de luz de la linterna. La obra usa los tópicos y lugares comunes de las películas del género de asesino, con pocos recursos de decoración. Y no solo en esto, sino también en la utilización de diversas situaciones escénicas.

Paraules Encadenades asusta porque lo que nos narra el psicópata con su falta de humanidad, frialdad y amable normalidad, lo podemos entender y como hemos dicho sus ocurrencias y reflexiones también. Pero la obra es un viaje por los recovecos de la mente y el poder de las palabras. Nos presenta una confrontación dialéctica e intensa entre los dos personajes. Un viaje peligroso para saber por qué uno es como es, por qué actúa así, por qué al mirar el pasado podemos ver cosas diferentes que antes no vimos, porque elegimos ciertos caminos. Remordimientos, miedos, traiciones, mentiras, sospechas, amor, odio, deseo, asco, violencia, perdón, un torbellino de emociones azotan la función. Sufriremos hasta el final para saber si la protagonista se salva o no, porque nada está claro, como en un partido de ping pong. Y por encima de todo, un juego, el de las Paraules Encadenades, que se torna una competición de supervivencia.

Si te gustan las películas de psicópata que mantiene secuestrada a su víctima y establecen una conversación con vínculos, en que el desastre esta siempre latente, no lo dudes. No hay sustos, ni efectos, pero si tensión dosificada y latente, muy poco espacio para el humor aunque algo hay para aligerar los nervios, pero no te vas aburrir. Paraules encadenades es una caja de sorpresas (a veces demasiadas), una montaña rusa que te puede explotar en la cara. Una obra dura y sin concesiones, sin buen rollito. Y que incluso nos hará pensar en las relaciones de pareja. Dos personas y su interior, la balanza entre el bien y el mal, entre la cordura y la locura, es muy fina e intercambiable, o eso nos puede parecer.

Paraules encadenades” se representa en La Villarroel hasta el próximo 6 de agosto de 2017.

Autor: Jordi Galceran
Dirección: Sergi Belbel
Reparto: David Bagés y Mima Riera
Escenografía: Max Glaenzel
Iluminación: Kiko Planas
Espacio sonoro: Jordi Bonet
Caracterización: Toni Santos
Producción: Bitò

Horarios: de martes a sábado a las 20:30 horas y domingos a las 18:00 horas
Precio: 24€
Idioma: catalán
Duración: 1 hora y 30 minutos
NOTA CULTURALIA: 8

——
Escrito por Taradete

Crónica concierto: Broadway & Westend Divas

Como cada año llega el verano y con él desembarca en Barcelona el Festival Jardins de Pedralbes, dotando a la ciudad condal de una programación musical espléndida durante los meses de junio y julio.

A citas, entre otras, como las de Rufus Wainwright, Kool & The Gang, Tony Bennett, Michael Bolton, The Beach Boys, Rosana o Sting, siguió el pasado viernes Broadway & Westend Divas, una cita especial ya que reunía para la ocasión a las mejores voces femeninas de Broadway y del WestEnd londinense, o lo que es lo mismo, a Victoria Hamilton-Barritt, Madalena Alberto, Rachel Tucker y a Marisha Wallace en un espectáculo único, acompañadas de la orquesta sinfónica Furius Music Orchestra, formada por más de 40 músicos y dirigida por el maestro Miguel Tejada.

La velada musical adoptó la forma de un concierto y se organizó con la interpretación de los temas interpretados en solitario por las divas, entre los que destacaron canciones de musicales como Cats, Chicago, Rent, Wicked, A Chorus Line, We Will Rock You, Los Miserables, Evita, Miss Saigon o Cabaret. Los temas fueron de esta forma fluyendo sobre el escenario, haciendo hincapié cada una de las cantantes en temas vinculados a su carrera artística. El concierto finalizo, como no podía ser de otra forma, con varios temas interpretados de forma conjunta por las cuatro artistas, que dieron de esta forma el colofón final a una espectacular noche de teatro musical.

Las cantantes, además, pusieron mucho de su parte para amenizar sus interpretaciones, ya fuera con las presentaciones previas de los temas o con la interpretación de los mismos, hecho que dejó patente la fuerza y la magia de unas voces de lujo.

La parte técnica acompañó a la potencia de las voces de las artistas, entre las que destacaron la fuerza arrolladora de Marisha Wallace con la interpretación de And I Am Telling You I’m Not Going del musical Dreamgirls y la ligera afonía de Rachel Tucker que no le impidió, sin embargo, dar el do de pecho y meterse al público en el bolsillo.

Broadway & Westend Divas fue una ocasión sin precedentes para saborear la magia y el esplendor del teatro musical, una noche única, literalmente, para saber hasta dónde pueden llegar las mejores voces del género, y un concierto para rememorar y esperar esperanzados que el año que viene el Festival Jardins de Pedralbes vuelva a programar un evento musical de este tipo. Un acierto, claro que sí.

BROADWAY & WEST END DIVAS
Festival Jardins de Pedralbes
Viernes 7 de julio

Cantantes:
Victoria Hamilton-Barritt
Madalena Alberto
Rachel Tucker
Marisha Wallace

NOTA CULTURALIA: 9,5

Crítica literaria: Tierra de campos, de David Trueba

David Trueba (Madrid, 1969) lleva más de dos décadas demostrando que es un excelente narrador de historias. Esto es así sin importar el formato, ya sea tras una cámara, como guionista o escritor; y a pesar de que muchos lo reconocerán como director cinematográfico, lo cierto es que su debut como novelista (Abierto toda la noche, 1995) fue anterior a esa faceta más popular. Ahora, veintidós años después de esa primera novela, Trueba continúa dándole vueltas a aquellos temas que ya aparecían en ese debut y que han sido una constante en su trayectoria: amor, familia y amistad, tres elementos que constituyen el verdadero motor de la vida y que él utiliza con verdadero tino en cada una de sus obras. El último ejemplo es Tierra de campos (Anagrama), novela más en sintonía con Saber perder que con su anterior trabajo, Blitz, y que repasa, a partir de la voz del personaje principal, cuarenta años en la vida de una estrella del rock.

Sin ser una biografía novelada, Tierra de campos presenta a un protagonista (Dani Campos, o Dani Mosca cuando sube al escenario al frente de Las Moscas) que comparte ciertas características con el autor: los dos son de la misma generación (Campos nace en 1970), son hijos nacidos cuando el padre supera la cincuentena, ambos ejercen una profesión artística… En este sentido, Trueba utiliza sus propias experiencias para dar forma a su personaje principal (¿su alter ego?) y, así, aportar credibilidad a un relato que se inicia con la llegada de un coche fúnebre a las puertas de la casa del protagonista: un año después de la muerte de su padre, Dani considera que ha llegado el momento de darle sepultura en el pueblo que le vio nacer. Acompañado de Jairo, el parlanchín conductor del vehículo, Campos comienza un recorrido vital con el que recordará su paso de la niñez a la edad adulta, un repaso en el que mezcla la nostalgia del ayer con la incertidumbre de su futuro.

En ese recorrido por su pasado, Dani revisa cómo fueron sus relaciones con las personas que más le marcaron: por un lado, la que mantuvo con sus padres, que no volvió a ser igual desde que su madre empezó a sufrir los efectos devastadores del alzhéimer –“Siempre he estado convencido de que el primer mordisco de la enfermedad de mi madre se llevó lo que yo más quería: el beso de buenas noches”–; por otro, las mujeres que pasaron por su vida, como Oliva, su primer gran amor –dejando de lado sus primeros escarceos adolescentes, furtivos, febriles–, y Kei, la joven japonesa que le cautivó durante la gira en Japón y con quien tuvo dos hijos, Maya y Ryo; finalmente, no podían faltar sus amigos, aquella familia que él mismo creó junto a Animal, Martán, Fran y, por supuesto, Gus, auténtico roba-escenas que rivaliza con Dani en protagonismo, un muchacho brillante e ingenioso que le muestra la verdadera libertad al mismo tiempo que se deja seducir por el lado salvaje de la vida.

El escritor David Trueba, en una imagen promocional

Trueba firma esta historia generacional estructurada en dos grandes capítulos –Cara A y Cara B, en un claro guiño musical– y a modo de monólogo interior del protagonista, con los diálogos incorporados a la narración y constantes idas y venidas en el tiempo que no perjudican la fluidez del relato. La novela, a medio camino entre la comedia costumbrista y el drama, tan pronto consigue arrancar carcajadas –los funerales son las páginas más divertidas, dignas de una novela propia– como te sorprende una lágrima –la muerte de uno de los personajes muestra la dificultad que conlleva, para Dani, aprender a vivir con la pérdida–, y todo acompañado con una buena dosis de nostalgia con la que transmitir cierta melancolía por ese tiempo no necesariamente vivido.

Y así transcurren las más de cuatrocientas páginas de Tierra de campos, material que nos deja con ganas de más, de seguir acompañando a Dani Mosca en su nueva vida, la que uno imagina a partir de ese final teñido de esperanza que tan bien se ajusta a la historia. David Trueba consigue su novela más completa, su gran novela, con la que nuevamente demuestra su enorme talento para exprimir relatos protagonizados por perdedores, y confirma, por si había alguna duda, que ya es un clásico contemporáneo imprescindible.

 

Título: Tierra de campos
Autor: David Trueba
Editorial: Anagrama
Fecha de publicación: Abril de 2017
ISBN: 9788433998323
Páginas: 408 páginas
Precio: 20,90 €

 

____________________
Escrito por: Robert Martínez

Crítica teatral: Sugar, Con faldas y a lo loco. El musical

Es de lo más habitual que las obras que triunfan sobre los escenarios sean llevadas con el tiempo a la gran pantalla. Lo que no es tan habitual es que una película, un clásico del cine en este caso, tocada por el áurea de de las figuras de Tony Curtis, Jack Lemmon y la iconográfica Marilyn Monroe, dirigidas por el gran Billy Wilder, se convierta en un musical. Pues este es el caso de Sugar, un espectáculo musical basado en la película Some like it hot (1959), o lo que es lo mismo, Con faldas y a lo loco, que adapta el musical original de Broadway producido en el año 1972 por David Merrick y Robert Thoeren y dirigida y coreografiada por Gower Champion.

“Año 1929. Chicago. En pleno invierno y durante el periodo de la Ley Seca, dos músicos presencian una ajuste de cuentas entre mafiosos y se ven obligados a huir de la ciudad. La única opción que tienen es convertirse en Josephine y Daphne y viajar hacia Miami con una orquesta formada exclusivamente por mujeres”.

Bien, una vez comentada brevemente la sinopsis, conocida por todos, analicemos el espectáculo. Sugar es un acierto a la hora de producir una comedia musical de humor blanco para todos los públicos, un acierto de Som-hi Films, que ya nos sorprendió en el año 2012 con A força de cançons. En esta ocasión las líneas de producción han mejorado, dando como resultado un espectáculo potente, bien interpretado, bien coreografiado y bien escenografiado.

La trama del film se transforma sobre el escenario en la configuración típica de un musical, esto es, con diferentes escenas en las que lo que destaca son las actuaciones musicales tanto del trío protagonista, Bealia Guerra, Xavi Duch i Rubén Yuste, como las realizadas con la ayuda del cuerpo de baile. De esta forma el musical adquiere un ritmo muy nutrido que atrae al público como un imán. La adaptación del guión cinematográfico es también la adecuada y la escenografía resulta de una curiosa mezcla entre el minimalismo y lo fastuoso, dependiendo de la escena.

Sugar_ Con faldas y a lo loco_1Por lo que respecta a las actuaciones es, seguramente, el aspecto que provee de gran parte del éxito al espectáculo. El casting ha sido el acertado a la hora de escoger a los intérpretes, tanto a los principales como a los secundarios. Entre los primeros destaca sobre todo Xavi Duch que sabe proveer a su actuación de una vis cómica suficiente para sobrellevar cómodamente la gran sombra que sobre su papel ejerce el recuerdo de la Daphne de Jack Lemmon; Rubén Yuste cumple a la hora de dar vida a Josephine y al llevar sobre sus espaldas la trama romántica de la representación. Finalmente Bealia Guerra defiende bien su papel como Sugar, la solista algo alcoholizada y enamoradiza de la banda, si bien no acaba de desembarazarse completamente de la silueta de Monroe, algo, por otro lado, difícil de conseguir.

El resto de reparto ayuda a cocinar un espectáculo cómico y musical que está a la altura del teatro Tívoli y que posee todos los ingredientes para convertirse, seguro, en uno de los éxitos del verano escénico en la ciudad. Algo a lo que ayudan las coreografías musicales y el cuerpo de danza que dan al espectáculo ese estilo de gran musical que la producción se esfuerza en alcanzar.

Sugar, tiene todos los número para volver a triunfar sobre los escenarios barceloneses como ya hiciera anteriormente, y para seguirnos recordando que nadie es perfecto, pero que la vida se ha de vivir con algo de glamur y azúcar, o mejor dicho, con un poco de Sugar!!

Sugar, Con faldas y a lo loco. El musical” se representa en el teatro Tívoli hasta el próximo 30 de julio de 2017.

Dirección: Pau Doz
Dirección musical: Bernat Hernández
Coreografía: Laura Olivella
Traducción y adaptación de las canciones: Roser Batalla y Roger Peña
Escenografía: Pau Doz y Escenografies Moià
Diseño de vestuario: Som-hi Films
Diseño de sonido: Enric Vinyeta
Diseño de iluminación: Jordi Thomas
Producción: Som-hi Films

Reparto: Bealia Guerra, Xavi Duch, Rubén Yuste, Pep Cortés, Maria Santallusia y Jordi Llordella
Bailarines: Lorena García, Ariadna Canals, Anna Lagares, Hugo Rivero, Óscar Planells, Adrià Garcia y Javier Arroyo
Músicos: Filippo Fanó, Jairo Ortega, Josema Martín, Valentí Querol, Bernat Hernández, Pau Lligadas, Pol Padrós, Álvar Montfort, Jordi Santanach y Sergi Felipe

Horarios: de miércoles a viernes a las 20:30 horas; sábados a las 18:00 y a las 21:30 horas y domingos a las 18:00 horas
Precio: 25€
Idioma: castellano
Duración: 120 minutos

NOTA CULTURALIA:  8
——

Jorge Pisa Sánchez