Archivo de la etiqueta: Sergi Torrecilla

Crítica teatral: El poema de Guilgamesh, rei d’Uruk, en el Teatre Grec

Llegado el Festival Grec de Barcelona, que se celebra desde finales del mes de junio y a lo largo del mes de julio, es lo acostumbrado en este site reseñar alguna de las propuestas que el macroevento teatral del verano en la ciudad condal nos ofrece.

Y este año iniciamos la crítica del festival con una propuesta diferente: El poema de Guilgamesh, rei d’Uruk, que se representó en el Teatre Grec del 2 al 4 de julio. Una obra especial porque adapta escénicamente uno de los mitos más antiguos de la humanidad, que no es otro que el Gilgamesh, rey de Uruk, héroe legendario de la mitología sumeria de principios del III milenio a.C. Un mito muy antiguo que ha realizado un trayecto muy largo en el tiempo para llegar al festival. Un trayecto con aciertos y desaciertos ya que una propuesta de este tipo representa un esfuerzo más bien atípico en el teatro.

Oriol Broggi, su director, de la mano de Jeroni Rubió Rodon, han optado por un formato que bascula entre la representación coral y el estilo de cuentacuentos. De esta forma, la interpretación del personaje principal, Gilgamesh, se lleva a cabo de forma colectiva, entre diversos actores a medida que avanza el relato. Actores que irán transmutándose a sí mismos para dar forma a los personajes principales del mito. De ahí que la obra recuerde en algo a las representaciones en la Grecia clásica, en la que el coro grupal formaba parte importante de la narración escénica. Esta opción provee a la obra, además, de un elemento de fábula o leyenda que enlaza muy bien con la naturaleza del relato épico original.

Al grupo actoral principal, integrado por Màrcia Cisteró, Toni Gomila, Sergi Torrecilla, David Vert y Ernest Villegas, se suman otros actores que dan vida a otros personajes más particulares de la trama, como Clara Segura, Lluís Soler, Marta Marco o Ramon Vila, y que aportan un carácter más fogueado al elenco.

guilgamesh_teatre grec_1

La adaptación, sin embargo, adolece de un ritmo algo lento. Uno llega a la conclusión de que las adaptaciones de los clásicos han de adoptar, obligatoriamente, un ritmo lento y mayestático para ensalzar su naturaleza justamente de “clásico”. En el caso que nos interesa, podríamos dividir la representación en dos secciones: la primera, que narra la juventud heroica de Gilgamesh, el encuentro con Enkidu, su compañero de aventuras, y las primeras gestas heroicas, padece de un ritmo más lento que hastía, seguro, a parte del público. La segunda parte, por el contrario, en la que Gilgamesh tras la muerte de Enkidu inicia la búsqueda de la inmortalidad, mejora en mucho el ritmo del relato, que lo direcciona correctamente hacia el final heroico del mismo. Una sección esta que a través de la historia del Diluvio, nos permite ver las afinidades entre las diferentes mitologías humanas de los pueblos antiguos.

La escenografía ha optado por mostramos un suelo de arena, a imitación de un un desierto o la orilla de una playa, lo que nos permite ubicar correctamente la narración en un ambiente del Próximo Oriente Antiguo (Mesopotamia) o en la ribera del Mediterráneo. La escenografía se potencia con la utilización de efectos visuales que hacen aparecer el mar sobre el escenario. Por último el relato está acompañado por la música a través de guitarra presente sobre el escenario y que nos remite también a las mismas coordenadas geográficas.

No es otro elemento que el ritmo el que hace vacilar la valoración de la obra. Si bien la interpretación coral es un acierto en relación a la naturaleza épica del relato original y la dirección de Broggi hace fluir correctamente la sustancia mitológica sobre el escenario, el ritmo en algunos momentos, sobre todo en la primera parte, y la constante iteración de la representación, hace que el relato se ralentice por momentos.

Aún así, El poema de Guilgamesh, rei d’Uruk alcanza el notable como propuesta escénica y como oportunidad para viajar y/o conocer los mitos más antiguos de la humanidad, que nos pertenecen un poco a todos nosotros, y que solo por eso valen la pena ser conocidos, relatados y trasladados al siglo XXI.

El poema de Guilgamesh, rei d’Uruk” se representó en el Teatre Grec del 2 al 4 de julio de 2018

Dirección: Oriol Broggi
Versión: Jeroni Rubió Rodon
Coreografía: Marina Mascarell
Interpretación: Màrcia Cisteró, Toni Gomila, Sergi Torrecilla, David Vert, Ernest Villegas, Marta Marco, Clara Segura, Lluís Soler y Ramon Vila
Coro de actores y actrices: Carles Algué, Marc Artigau, Gina Barbeta, Anna Castells, Babou Cham, Clara de Ramon, Jordi Figueras, Lídia Figueras, Joan Garriga, Marissa Josa, Anna Juncadella, Dani Klamburg, Oscar Muñoz, Marc Rius, Pau Roca, Marià Roch, Xavi Ruano, Enric Serra, Marc Serra, Montse Vellvehí y un caballo
Interpretación musical: Yannis Papaioannou
Vestuario: Daphna Munz
Iluminación: Quico Guitérrez (A.A.I.)
Sonido: Damien Bazin
Producción: Grec 2018 Festival de Barcelona y La Perla 29

Duración: 1 hora y 55 minutos
Idioma: catalán

NOTA CULTURALIA: 7
——

Jorge Pisa

Anuncios

Crítica teatral: Prendre partit, al Teatre Goya

prendre partit goya_2Josep Mª Pou des de fa uns anys es dedica a dirigir aquelles obres que li agradaria veure a ell, sense amoïnar-se de si estarà de moda i, sobretot, sense preocupar-se si el públic en general respondrà al seu missatge. Així que Pou ens està acostumant a un teatre que retorna a l’essencial de l’escenari, el text, la paraula i el silenci. Un teatre clàssic i de vegades fins i tot acadèmic que tracta de ferir el cap i les ments dels espectadors per remoure els seus valors o la manca d’ells.

Prendre partit ens explica la relació del director musical Wilhem Furtwängler amb el nazisme. I com, tot i fer un seguit d’investigacions sobre la seva vida pública i privada, no es va poder demostrar la seva afecció amb el règim. «¿Què havia de fer… Quedar-me o marxar?» diu Furtwängler, qui es sent impotent i exageradament passiu davant les preguntes intimidatòries del comandant Arnold. Aquesta pregunta, serà la llosa que arrossegarà el director després d’haver renunciat a fugir d’ Alemanya per dirigir l’Orquestra Filharmònica de Berlín durant el període nazi.

La posada en escena d’aquesta versió de ‘Prendre partit’ —l’original es va estrenar a Londres i Broadway el 1995 i el 1996, i es va adaptar al cinema (‘Taking Sides‘, 2001), sota la direcció d’István Szabó— aprofundeix en la lluita entre cultura i política, i l’ús que en fa el poder de la cultura a favor dels seus interessos, trepitjant la llibertat dels artistes. Aquesta contradicció enfronta els dos protagonistes del duel: el mateix director d’orquestra Wilhem Furtwängler (Josep Maria Pou) i el major nord-americà Steve Arnold (Andrés Herrera), un personatge obsessionat en trobar el punt feble, real o imaginari, dels acusats en els seus interrogatoris una vegada finalitzada la Segona Guerra Mundial.

L’obra pretén activar la reflexió de l’espectador i no cau en el maniqueisme, sinó al contrari, el públic surt fent-se la pregunta, “jo m’hagués quedat? Hagués marxat?” Una qüestió que es va repetint a mesura que avança l’interrogatori.

L’escenografia ajuda a l’espectador a entrar dins el contextt. Se’ns presenta un marc de postguerra i desolació, escenificat amb una edifici mig derruït. El saló gris amb els grans finestrals trencats, és el marc perfecte per simbolitzar no només l’Europa de la postguerra (l’edifici), sinó també la fragilitat de l’animà humana (els finestrals) dins una situació extrema, i com s’adapta a ella cadascun dels personatges.

prendre partit goyaEl que ha aconseguit Pou en la seva direcció és que cap dels personatges es mengi els altres, i per això tots tenen el seu propi espai de reflexió on despullen les seves misèries i personalitats. Per sobre de tots i com a conductor dels altres tenim al major Steve Arnold que en certs moments ens ha semblat massa intens. Pou com a contrapunt de l’exagerada adrenalina del seu inquisidor, es mostra seré i intel·ligent. Però per sobre de tots destaca el rol de l’actor Pepo Blasco en el paper de segon violí de la Filharmònica Helmuth Rode. Mesurat, humà, contingut, i ple de matisos. Blasco ens presenta així el seu personatge i aconsegueix enganyar l’espectador sobre la realitat que l’envolta fent tot un viatge interior des de l’ pretesa innocència fins a la caiguda als inferns.

L’obra en certs moments perd el seu ritme i resulta lenta, ja que ens trobem amb escenes amb llargs silencis que pretenen donar un espai de reflexió a l’espectador, perquè sigui ell qui construeixi la seva pròpia veritat. La situació d’aquest silencis està perfectament estudiada dins els interrogatoris i marquen una bretxa entre la cultura representada pel director musical i la política representada pel seu interrogador.

L’atmosfera està embolcallada per una banda sonora que neda entre els enregistraments de la Orquestra Filharmònica i el soroll dels bombardejos que retronen dins el cap del major Arnold, en un intent d’afrontar el que ha vist als camps de concentració. I aquesta visió és la que no deixa a Arnold soltar la presa, intentant per tots els mitjans dictar un judici interpretant les proves per condemnar a Furtwängler.

A l’espectacle, tot i tenir moments brillants, encara li falta recorregut. En alguns moments pot resultar dens, però l’estètica general, recolzada per una il·luminació i un vestuari molt encertat, ajuden a alleugerir-la. A més la feina dels actors acaba de perfilar una obra que ja s’espera dura per la mateixa temàtica que tracta.

Prendre partit” es representa al Teatre Goya fins a l’1 de març de 2015.

Autor: Ronald Harwood
Traducció: Ernest Riera
Direcció: Josep Maria Pou
Repartiment: Josep Maria Pou, Andrés Herrera, Sandra Monclús, Anna Alarcón, Pepo Blasco i Sergi Torrecilla
Escenografia: Joan Sabaté
Il·luminació: David Pujol
Vestuari: María Araujo
Espai Sonor: Àlex Polls
Caracterització: Toni Santos
Producció: Focus

Horaris: de dimarts a divendres a les 20:30 hores; dissabtes a les 18:00 i a les 21:00 hores i diumenges a les 18:00 hores
Preu: de 24 a 28 €
Idioma: català
Duració: 1 hora i 50 minuts (sense entreacte)
——

Tere Gilisbars

Crítica teatral: Vamos a por Guti, en el Versus Teatre

A veces la desesperación, la frustración y el desencanto por la rutina que nos acucia hacen que tengamos ideas descabelladas para, así, convertir nuestros sueños en realidad. Pues bien, realizar sus fantasías es precisamente el objetivo de los protagonistas de Vamos a por Guti, el nuevo espectáculo del Versus Teatre que cuenta la historia de cuatro jóvenes perseguidos por el infortunio que deciden secuestrar a José María Gutiérrez, Guti (entonces jugador del Real Madrid), con la intención de ganar una apuesta millonaria en internet.

En el pequeño escenario del Versus Teatre se dan cita tres personajes. Están nerviosos, muy nerviosos, porque se enfrentan a una noche decisiva en sus vidas: pretenden secuestrar a Guti antes de que empiece el partido decisivo entre el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona. Pero para lograrlo falta un cuarto socio que se retrasa. Inevitablemente el nerviosismo se apodera de ellos hasta que, por fin, llega el muchacho; a partir de ese instante el grupo deberá discutir cómo encarar la situación para lograr su objetivo y salir airosos de ella, aunque nada será tan fácil como habían previsto.

Tras el llamativo título de Vamos a por Guti se esconde la historia de unos personajes desencantados con el rumbo que, sin remedio, han tomado sus vidas: los cuatro son trabajadores de una inmobiliaria que, hartos de sus miserias y de soportar a un jefe prepotente, deciden invertir todos sus ahorros para ganar una apuesta de internet que da como triunfador del encuentro al equipo madridista; con todo, y para favorecer su suerte, deciden retener a (¿la estrella?) Guti durante una noche. El resultado de este disparate es una obra tragicómica en la que el público reirá, sí, pero también reflexionará sobre la dramática realidad que lleva a cada uno de los muchachos a buscar una solución desesperada.

La obra, firmada por la joven compañía Projecte NISU, muestra la incapacidad de la sociedad actual para conseguir ser feliz, una historia que se presenta sin apenas escenografía (cuatro sillas y una mesa), una austeridad que hace que los personajes parezcan más desvalidos todavía. El punto de partida es sencillo, pero el texto, con unos relatos con los que fácilmente se identificará el espectador, se explica de forma inteligente gracias a un curioso flashback que nos hará entender, ya al final de la representación, los primeros instantes de la obra, cuando uno de los protagonistas se dirige al público, moviendo los labios sin decir nada, mientras sus compañeros discuten tras él en un discreto segundo plano; en los últimos minutos la escena vuelve a producirse, pero ahora quienes repiten sus movimientos en silencio son sus compañeros, y será entonces cuando comprenderemos qué quiere compartir con nosotros.

En cuanto al título, no parece casual que se elija a Guti como víctima de esos cuatro fracasados: en los últimos años ha pasado a ser un personaje que ha ensombrecido al futbolista, fue una promesa que nunca completó una temporada excelente y cuya vida personal restó protagonismo a su calidad como jugador. Por todo ello Guti también podría formar parte de ese grupo de muchachos con unas expectativas difíciles de cumplir. Sin embargo el público no podrá evitar cuestionarse si secuestrarle será la solución para que pierda su equipo.

En Vamos a por Guti los protagonistas visten pantalón corto y lucen zapatillas deportivas, pero llevan la camisa blanca y la corbata corporativa de la inmobiliaria para la que trabajan, un complemento que los encadena a su empleo e incluso se ajusta a los cuellos de cada uno de ellos con tal fuerza que los asfixia sin remedio, unas corbatas de las que los jóvenes intentarán liberarse como paso previo para dejar atrás sus grises existencias.

Un punto de partida provocador, un texto inteligente, una puesta en escena imaginativa y el descaro de sus protagonistas avalan Vamos a por Guti, una notable función que pondrá en entredicho la célebre sentencia del poeta: “Y los sueños, sueños son”.

Vamos a por Guti se representará en el Versus Teatre del 11 de noviembre al 11 de diciembre de 2011.

Dirección escénica: Nicolas Chevallier
Dramaturgia y codirección: Albert Boronat
Intérpretes: Albert Pérez Hidalgo, Sergi Torrecilla, Xavier Torra y Nicolás Carbajal
Escenografía y vestuario: Margherita Mantovani
Coaching: David Menéndez
Diseño gráfico: Montse Arranz
Gestión técnica y fotografía: Vanessa Tedejo Farré
Producción, diseño de luces y sonido: Projecte NISU

Horarios: de jueves a sábado a las 21:00 horas y domingo a las 20:00 horas
Precio: 16 €
Idioma: castellano
Duración: 1 hora

____________________
Escrito por: Robert Martínez Colomé

 

Estrena teatral: Vamos a por Guti al Versus Teatre

La jove companyia teatral Proyecto NISU estrena al Versus Teatre Vamos a por Guti, una extravagant proposta en què uns personatges sense massa fortuna a les seves vides decideixen segrestar el jugador de futbol Guti amb la intenció de guanyar una aposta milionària a internet.

L’obra està ambientada a l’any 2009, moment en què quatre treballadors d’una immobiliària decideixen segrestar Guti per guanyar una aposta a internet i, de pas, aconseguir que el Reial Madrid perdi un partit contra el Barça. Amb tot sota aquesta simple premissa s’amaga alguna cosa més: els desitjos d’aquestes persones que pretenen canviar les seves vides a qualsevol preu, però sense saber com.

Dirigida per Nicolas Chevallier, Vamos a por Guti és una obra contemporània i innovadora escrita per Albert Boronat (qui també exerceix les funcions de codirector), un text que mostra els dilemes, les inseguretats, les frustracions, els somnis, les humiliacions i el patetisme d’aquests personatges, interpretats per Albert Pérez Hidalgo, Sergi Torrecilla, Xavier Torra i Nicolás Carbajal.

Aquesta original proposta porta el segell del Proyecto NISU (Proyecto de Navegación Incendiaria y Salvamento Unilateral), una companyia jove nascuda a Barcelona l’any 2010 amb moltes ganes d’experimentar. Els seus membres el consideren un espai de llibertat creativa on poden donar forma a diverses inquietuds i interessos escènics, i tot sota la consigna d’intentar fer el teatre que els agradaria veure, apostant per la feina de grup i dialogant amb l’actualitat.

Vamos a por Guti es representarà al Versus Teatre de l’11 de novembre a l’11 de desembre de 2011.

Direcció escènica: Nicolas Chevallier
Dramatúrgia i codirecció: Albert Boronat
Intèrprets: Albert Pérez Hidalgo, Sergi Torrecilla, Xavier Torra i Nicolás Carbajal
Escenografia i vestuari: Margherita Mantovani
Coaching: David Menéndez
Disseny gràfic: Montse Arranz
Gestió tècnica i fotografia: Vanessa Tedejo Farré
Producció, disseny de llums i so: Proyecto NISU

Horaris: de dijous a dissabte a les 21:00 hores i diumenge a les 20:00 hores
Preu: 16 €
Idioma: castellà
Durada: 1 hora

Progamación teatral doble en el Teatre Guadí Barcelona.

El Teatre Gaudí Barcelona presenta una doble programación para este mes de junio: Teoría de catástrofes, una tragicomedia que aborda la responsabilidad de la sociedad frente a los desastres naturales y el reestreno de Buenos Aires, un recorrido por los estragos de la actual crisis económica y de valores de la sociedad occidental.

———————————————————————————————————-

Teoria de catàstrofes, de Cía.Teatre Gaudí.

Teoria de catàstrofes es la tragicomedia de un ingeniero ante la caída de un puente de autovía tras un aguacero. Un hombre cara a cara con el desastre, con la responsabilidad, con las víctimas… Un hombre, su amigo y una chica anónima ante el abismo.

Un hombre que, claro, se cree inocente. Él no entiende que la naturaleza pueda ser tan descarada y vaya en contra de su precisión técnica, de su trayectoria inmaculada, de su honestidad personal. Pero la naturaleza, cuando cambia el paisaje y lo llena de víctimas, no está para hostias. Al igual que el tsunami del Japón no perdona a los sabios que han construido las centrales nucleares ni la sociedad que las ha financiado.

Quizás en realidad no somos tan inocentes. Y, cuando aparece la catástrofe, queda en evidencia nuestra ignorancia, nuestra debilidad y, sobre todo, nuestra falta de escrúpulos. Sí. Jugamos a la ruleta rusa a cambio de unas migajas de bienestar. Como dice Woody Allen al final de su lúcida Delitos y faltas somos la suma de nuestras elecciones y, quizás, la única esperanza ante cosas tan imprevisibles, tan injustas… es que algún día las generaciones futuras lo vean más claro que la nuestra.

Teoria de catàstrofes” se representa en el Teatre Gaudí Barcelona del 20 de mayo al 26 de junio de 2011.

Autor: Toni Cabré
Director: Moisés Maicas
Intérpretes: Laura Aubert, Abel Coll y Óscar Intente
Espacio escénico y Diseño de luces y de sonido: Pep Gàmiz
Imágenes: Albert Casanovas
Compañía: Cia.Teatre Gaudí

Horarios: de jueves a sábado a las 20:45 horas y domingos a las 19:30 horas.
Precio: 18 €.
Duración: 1 hora y 30 minutos.
Idioma: catalán.

———————————————————————————————————-


Buenos Aires
, de Cía Obskené.

Buenos Aires. Un profesor de física desocupado, una agente inmobiliaria, una aspirante a pintora y un galés conviven a la fuerza para poder salir de sus respectivas decadencias.

Tres personajes afectados por una crisis económica feroz y un galés que huye de una terrible vivencia intentan desesperadamente salir de la crisis creando un plan para estafar la NASA y hacerse millonarios. Sin quererlo ni entenderlo, el plan se transforma en una esperanza para cada uno de los personajes. Una comedia ácida e inteligente en un momento donde la realidad nos ha dejado sin plano B. Una trama hilarante con un globo de helio, una gallina, un fax a la NASA, una maleta-bar, una cumbia, una pistola a la que le falta una bala…

Buenos Aires nos atrapa en unos tiempos en que la ilusión del éxito, de la prosperidad, del dinero se diluye hasta dejarnos huérfanos, igual que a los cuatro personajes de la obra que se acaban juntando. Buenos Aires es dualidad, opuestos y neurosis. Una comedia y un drama a la vez. Un punto de vista costumbrista que mira al extranjero, o bien, un extranjero que presenta un cosmos costumbrista cómo si se tratara de lo más exótico del mundo. Buenos Aires se contextualiza en una Argentina en crisis, no lejos de la actual crisis europea. Es un diálogo entre el norte y el sur, entre sueño y realidad. Un diálogo con muchas lenguas, traducciones e interpretaciones diferentes.

Buenos Aires” se representará en el Teatre Gaudí Barcelona del 14 al 29 de junio de 2011.

Dramaturgia: Rafael Spregelburd
Dirección: Ricard Soler
Intérpretes: Constanza Aguirre, Angel Inzunza, Andrea Madrid, Marina Tarrats y Sergi Torrecilla
Espacio escénico: Ricard Soler y Josep Carreras
Iluminación: Ricard Soler

Horarios: martes y miércoles a las 20:45 horas.
Precio: 18 €.
Idioma: castellano
Duración de la obra: 70 minutos.