Archivo de la etiqueta: zombies

Crítica cinematográfica: [REC] 4: Apocalipsis, de Jaume Balagueró.

1413272707Es más bien extraño el fenómeno de las sagas en el cine español, y más si nos centramos en el género de terror. Y a eso debemos sumar el hecho de que la franquicia [Rec], clonada en EE.UU. con Quarantine, se mueve entre la putrefacción propia de los infectados o muertos vivientes. [Rec] alegró las vísceras emotivas de los fans del terror allá por el año 2007 y sus secuelas posteriores han ido consolidando una idea y una historia que han convertido a la saga en uno de los buques insignia del cine de terror patrio.

Jaume Balagueró prosigue con [Rec]4: Apocalipsis en su carrera de director de cine de terror que tan buenos resultados le ha dado con Los sin nombre (1999), Darkness (2002), Frágiles (2005) o Mientras duermes (2011), una actividad que ha enriquecido junto a Paco Plaza con 3 de los 4 films de la saga [Rec], de la que ahora vuelve a coger las riendas en solitario.

La acción de [Rec]4 comienza poco después de haber sido contenidas las dos amenazas de contagio desatadas en Barcelona. Los 4 supervivientes de ambas catástrofes sanitarias han sido trasladados a un carguero, llamado Zaratustra, en donde los científicos están intentando no solo identificar y controlar el agente patógeno causante de las infecciones sino obtener un antídoto. Pero algo no funciona correctamente y los supervivientes, los científicos, el cuerpo de seguridad y la tripulación del barco tendrán que hacer frente a una nueva crisis ante la aparición de un brote del virus en el barco.

[Rec]4 es un episodio más en la saga [Rec], y uno que aunque pretende ser conclusivo, deja la puerta abierta a más secuelas en el futuro. Balagueró nos presenta una trama de terror con un toque yanqui bien definido. De ahí que los anteriores escenarios barceloneses de la franquicia se hayan transformado en un navío de transporte internacional, con lo que la apariencia española de la historia desaparece para pasar a estar ambientada la acción en un laboratorio en alta mar, lo que recuerda en parte el estilo de Umbrella en Resident Evil, si bien con unos recursos más reducidos. La película también transforma en parte la naturaleza de la historia que nos cuenta, y del terror puro de [REC], en el que el miedo recorría las entrañas de los espectadores hasta el último minuto del metraje, en esta secuela la acción toma un mayor peso, de ahí que los zombis/infectados sean mucho más agresivos y el terror se genere por su hostilidad y los efectos visuales y sonoros que acompañan sus movimientos.

Nos encontramos ante un film que además nos muestra cómo los diferentes grupos instalados en la embarcación se enfrentan a la crisis microbiológica, y en la que los científicos se llevan la peor parte. Frente a ellos y al virus, también se verán amenazados los supervivientes de las crisis anteriores y los miembros de la tripulación que gobierna el barco. Por lo que la historia se podría clasificar también como un enfrentamiento entre “buenos” y “malos” ante el virus zombificador. Y los ingredientes del film son los ya clásicos. Una infección que se descontrola en un ámbito, típico en la saga, cerrado al exterior, o lo que es lo mismo, en cuarentena. Esta situación llevará al contagio de gran parte de aquellos que están en el barco y a la lucha sin tregua de los supervivientes.

1413465305En [Rec]4 sin embargo, aunque la caracterización de los infectados es más que correcta y la naturaleza de las escenas es la típica del género, parece que los efectos especiales pierden algo de la credibilidad y el realismo que poseían en otras entregas de la saga, como es el caso del movimiento acelerado de los infectados, utilizado con el objetivo de aumentar su ferocidad y el terror que provocan en el espectador. Además tras haber experimentado en la tercera entrega, dirigida por Paco Plaza en solitario, con zombis de dificultoso y estridente movimiento, en esta la agresividad y la velocidad de los zombis se multiplica, lo que permite convertir la película en ese tipo de acción terrorífica que comentaba al inicio de esta crítica, en lugar de un film de terror propiamente dicho.

[Rec]4 recupera en su haber la interpretación de Manuela Velasco, que había abandonado la saga en la tercera entrega, y se convierte en el rol principal de esta nueva propuesta. En esta ocasión está rodeada de otros supervivientes como Paco Manzanedo, Críspulo Cabezas y María Alfonsa Rosso, y de Ismael Fritschi, Mariano Venancio y Cristian Aquino que interpretan a diversos de los miembros de la tripulación del barco. Del lado de los científicos maliciosos hallamos las interpretaciones destacables de Héctor Colomé y Paco Obregón.

El film, además, tiene elementos de humor típicamente hispano que amenizan, como ya hicieran las precuelas, la historia de infección zombi desatada en la película. Si bien los resultados no han sido tan convincentes como en sus predecesoras. De ahí que en IMDB la nota obtenida por el film sea de 5,5 sobre 10 (público generalista) y en Abandomoviez, portal especializado en cine de terror, alcance tan solo un 5,77 sobre 10. La propuesta entretiene ya que la acción es continua y está bien diseñada y desarrollada, aunque, como se ha puesto de moda en el cine actual, la acción es difícil de seguir con claridad, debido a la forma de rodar las escenas, en la que se pierde claridad con el objetivo de obtener a cambio algo más de tensión. Al perder grados de terror el film se convierte casi en una oferta más de película de acción (terrorífica), de la que las pantallas actuales están repletas, y el miedo “a flor de piel” que te aseguraba la primera entrega no hace acto de presencia más que en breve ocasiones. Por otra parte, Balagueró abandona en esta ocasión la filmación cámara en mano, tan habitual en la franquicia.

La trama por su parte evoluciona más bien poco y cuando el espectador ha visto la película, sabe poco más sobre el virus, su origen o el extraño bichejo que ya apareció en la segunda entrega de la saga y que parece que es el foco propagador de la infección.

[Rec]4 se convierte, pues, en una película de acción terrorífica que parece que no acaba de sorprender y/o interesar ni a los fans del cine de terror de zombis ni a un público más amplio. Si bien es una nueva posibilidad de ver hacia dónde evoluciona la saga, si es que lo hace. Balagueró recupera la dirección de la saga aunque parece que no sabe ir más allá de ella. Algo que ya pareció con la segunda entrega, en la que más que hacer evolucionar la historia la complicaba en exceso, sin dar una respuesta o la información necesaria al espectador para gestionar el visionado. Podría parecer, pues, que Balagueró es bueno creando ideas, pero no tanto desarrollándolas.

Título: REC 4 Apocalipsis
Director: Jaume Balagueró
Reparto: Manuela Velasco, Paco Manzanedo, Héctor Colomé, Ismael Fritschi, Críspulo Cabezas, Paco Obregón, Mariano Venancio, María Alfonsa Rosso, Cristian Aquino, Javier Laorden, Carlos Zabala y Emilio Buale
Guión: Jaume Balagueró y Manu Díez
Música: Arnau Bataller
Director de Fotografía: Pablo Rosso
Director de Arte: Javier Alvariño
FX Maquillaje: David Ambit y Lucía Salanueva
Sonido Directo: Xavi Mas

Género: Terror
Nacionalidad: España
Fecha de Estreno: 31 de Octubre de 2014
——

Jorge Pisa

Nueva publicación: Recién Muertos, recopilación de relatos de temática zombi, ed. Lulu.

Todos hemos soñado alguna vez con zombis. Sueños inquietantes y angustiosos donde estos terroríficos seres nos persiguen, nos acosan, nos rodean, nos atrapan y finalmente… En este punto solemos despertar sobresaltados y bañados en sudor.

Recién Muertos es una recopilación de algunas de estas pesadillas en forma de originales y emocionantes relatos. ¿Cómo te comportarías si un día te despertaras siendo un muerto viviente y te obligaran a asistir a tu primera sesión de Zombis Anónimos? ¿Y si un grupo terrorista decidiera realizar un atentado biológico con un nuevo virus en la mina en la que trabajas? ¿Podría un vampiro de la vieja escuela sobrevivir a un Apocalipsis Zombi? ¿Y un grupo de niños encerrados en su colegio sin poder contar con la ayuda de los adultos? ¿Qué ocurriría si una noble dama del medievo fuera asediada en su propio castillo por una legión de cadáveres andantes?

Adéntrate en estas páginas para vivir estas y otras aventuras que te pondrán en la piel de supervivientes y zombis por igual.

Recién Muertos es un proyecto amateur independiente arrancado por algunos autores que han logrado publicar algunos relatos en otras antologías de este tipo, antologías que han tenido bastante éxito de ventas y que han sido muy difundidas.

Todo esto nos animó a crear nuestra propia antología, con relatos propios y de otros autores, aunque en algún caso no se dedican al genero Z. Algunos eran reacios a este tipo de literatura, pero finamente los convencimos y sacamos a la venta nuestro primer libro por autoedición en impresión bajo demanda. Como curiosidad, incluso hemos diseñado nuestra propia portada.

Título relatos y autores:

El titiritero, Andy Carroll
República Z, Valverdikon
Hypnofat, John Beckinstain
El superviviente, Jeremy Steels
Huida en las profundidades, Antonio García
La historia de cómo los zombis salvaron el mundo, Javier Alonso Ruiz
Cuaderno de bitácora, Lily Seawolf
Dentro y fuera del armario –> Macabea
La casa de la colina, Roberto Torres
La última esperanza, Ivory Pipe
Sed, Ilrion
Zombis anónimos, Fedmahn Kassad

Datos del libro:

Título: Recién Muertos
Editor: Lulu (editorial online)
Publicado: 4 de julio de 2012
Idioma: Español
Páginas: 268
Encuadernación: Tapa blanda pegado
Tinta interior: Blanco y negro
Peso: 0,46 kg
Dimensiones (centímetros): 14,81 de ancho x 20,98 de alto
ISBN: 9781471697494

Cómo conseguirlo:

Actualmente está en venta en:
Lulu (papel)  –> http://www.lulu.com/shop/lucas-l-lair/reci%C3%A9n-muertos/paperback/product-20243378.html

Lulu (pdf)  –> http://www.lulu.com/shop/lucas-l-lair/reci%C3%A9n-muertos/ebook/product-20245453.html

La Trastienda Z  –> http://latrastiendaz.com/novelas-y-guias/87-recien-muertos-9781471697494.html

Amazon (kindle)  –> http://www.amazon.es/Reci%C3%A9n-Muertos-Spanish-Edition-ebook/dp/B008IV9XCO/ref=sr_1_14?s=books&ie=UTF8&qid=1342948052&sr=1-14

Lulu es una editorial online que vende libros bajo demanda. Los libros no tienen una tirada previa sino que se van imprimiendo según los pedidos que se van realizando. El importe que se muestra va sin impuestos y sin gastos de envío.

La Trastienda Z es una tienda online asociada al foro The Walking Dead. Ellos tienen varios ejemplares en depósito por lo que todo va algo más rápido. El precio incluye impuestos. Para pedidos en Cataluña puede que sea la opción más rápida y barata.

Crítica cinematográfica: La noche del terror ciego, de Armando de Ossorio

Zombies Made in Spain

La noche del terror ciego” es un caso excepcional en el panorama del fantástico español: no sólo es una de las pocas pelis de zombies que se han realizado en España (género poco explotado y siempre con el gran referente de “No profanar el sueño de los muertos” de Jorge Grau), si no que (fenómeno insólito) generó tres películas más, creando así la conocida como saga de los Templarios (de Amando de Ossorio). El planteamiento es sencillo y a la vez seductor: “pervirtiendo” las leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer, “La noche del terror ciego” nos habla de unos templarios del siglo XIII que al volver de viaje por tierras foráneas, traen consigo conocimientos prohibidos y el placer por practicar rituales satánicos (¡no podía faltar el sacrificio de una macizorra!) lo cual provoca que los habitantes del pueblecito portugués de Berzano se harten de ellos y decidan colgarlos. Una vez muertos, los cuervos se dan un festín con sus ojos (de ahí lo del terror ciego). Ya en la actualidad, los templarios reviven para volver a aterrorizar al personal.

Primero de todo hay que aclarar que esta película, como pequeña joya trash que es, merece ser vista con MUCHO cariño para poder apreciar sus miserias y sus bondades. La película está plagada de personajes simplones e incluso directamente chorras (la palma se la lleva el tarado, que no Taradete, de la morgue) y sazonada con historias que no despiertan demasiado interés (un triangulo amoroso de los protagonistas, flashback lésbico incluido, o un erudito en el tema de los templarios atormentado por las actividades delictivas de su hijo macarrilla-marca-paquetón). La dirección (más que torpe y con poco sentido del ritmo) y las actuaciones (entre horribles y risibles) no ayudan demasiado a una historia ya de por sí raquítica (unos muertos se levantan de la tumba y atacan a cualquiera que se cruce por su camino). Pero también hay que reconocer que los templarios se convierten en un enemigo impactante visualmente hablando y que sus apariciones son lo mejor de la cinta. A destacar también el detalle de que su ceguera les obliga a perseguir a sus víctimas a través del ruido (detalle más desarrollado en las siguientes entregas). Hay que reconocerle a Amando de Ossorio la inventiva y los redaños de realizar una película de estas características con cuatro perras y mucha pasión.

En sucesivas entregas continuaremos con la saga de los Templarios. Próximamente… “El ataque de los muertos sin ojos” (título grandilocuente donde los haya).

A destacar: la creación de un icono del terror español, icono bastante olvidado y pendiente de una más que justa reivindicación. Aunque se acaba abusando del efecto, los templarios cabalgando al ralentí es una imagen cautivadora. Sorprende que aún nadie no se haya atrevido a realizar un remake (¿tal vez los yanquis se animen?).

A olvidar: el reparto, a cual más ostiable. Especialmente irritante la escena del maquinista de tren rescatando a una posible víctima.

Si tienes tiempo libre: busca a Amando de Ossorio realizando un cameo como jefe de la estación de tren.
—————————————————-

Escrito por: Nexus6cat


Crítica televisiva: The Walking Dead, piloto, en el canal Fox

Carátula de la serie

Rick Grimes, policía herido en acto de servicio, se despierta en un hospital desierto para descubrir que el mundo se ha vuelto loco y que los muertos caminan por las calles deseosos de comerse a cualquier ser vivo que se cruce en su camino. Su objetivo principal: localizar a su mujer y a su hijo, supuestamente refugiados en Atlanta. Grosso modo, esta sinopsis resume el planteamiento inicial de “The Walking Dead”, el aclamado cómic creado por Robert Kirkman junto a Tony Moore y Charlie Adlard que ahora podemos volver a disfrutar esta vez en forma de serie televisiva.

Los protagonistas

La serie, presupuestos holgados aparte, destila un cariño evidente en realizar una adaptación digna, que este a la altura del material original. Como cualquier otra adaptación,  la serie cambia / reinventa (táchese lo que no proceda) algunas situaciones sin traicionar en ningún momento la esencia del cómic. El primer capítulo, estrenado, muy acertadamente, el día de Halloween, me pareció fantástico, destacando la cuidada ambientación, un maquillaje efectivo (obra del especialista Greg Nicotero), y, por encima de todo, la gran historia que nos cuenta. Frank Darabont, showrunner de la serie y director de corte clásico (véase “Cadena Perpetua”, “La Milla Verde” o “The Majestic”), dirige con buen pulso este primer episodio y nos ofrece una historia pausada, de pocos personajes, de primeras sensaciones, que sirve como introducción para situarnos en el universo creado por Kirkman. Habrá espectadores que ante el ritmo lento de la narración y esperando hordas de zombies a cada momento se sientan decepcionados.  A los espectadores impacientes sólo puedo decirles que lo mejor aún está por venir. “The Walking Dead” no es una serie de terror al uso. Los zombies son una excusa (perfecta) para hablar de las miserias de un grupo de supervivientes, relatando su día a día en este nuevo mundo donde encariñarse con cualquier personaje es una temeridad porque, como ha comentado alguna vez el propio Kirkman, ninguno de ellos tiene el futuro asegurado.

Altamente recomendable.

A destacar: los bemoles de AMC, la cadena de televisión USA que produce la serie, que ha dado luz verde a un proyecto que tiene la firme intención de ser fiel al original, detalles escabrosos incluidos.

A olvidar: nada (por ahora).

Si tienes tiempo libre: y aún no sigues la serie de cómic, ya tardas en comprarte los 12 volúmenes editados.
——————————————-
Escrito por: Nexus6cat

Crítica literaria: Lazarillo Z. Matar zombis nunca fue pan comido

¿Qué pasaría si la historia del famoso Lazarillo de Tormes fuera una farsa? ¿Y si la versión oficial, falseada y anónima de esta obra ocultara una verdad atroz y perversa? Este es el punto de partida de Lazarillo Z. Matar zombis nunca fue pan comido, una vuelta de tuerca zombi a un clásico de la novela picaresca española del siglo XVI.

Y este es otro claro ejemplo del vigor que el género zombi ha alcanzado en los últimos tiempos y que ya afectó, en octubre del año pasado, a Orgullo y prejuicio de Jane Austin, otro clásico de la literatura inglesa del siglo XVIII. Solo hace falta contemplar la cartelera cinematográfica de la ciudad en donde vivimos, o el apartado de novedades literarias de nuestra librería más cercana para ser conscientes de que los muertos vivientes están muy pero que muy vivos.

Si esta semana se estrena en España Zombis nazis (Dead snow) una revisión noruega en clave de comedia con nazis de la Segunda Guerra Mundial putrefactos aunque aterradores, la llegada en marzo de este año a las librerías de Zoombi: El apocalipsis zombi con denominación de origen, de Alberto Bermúdez Ortiz, muestra bien a las claras que la fuerza del género está muy lejos de remitir, por lo que puede ser de buen preveer la continua llegada de “mercandiazgo Z ” durante los próximos meses y años, algo muy a celebrar por todos aquellos que disfruten con las historias protagonizadas por los despojos de los difuntos.

El Lazarillo Z parte de una idea inicial: Es el propio Lazarillo, el real, quien nos explica de su puño y letra la verdadera historia de su vida en pleno siglo XVI, una historia que ha llegado a la actualidad solo en una versión falsa y adulterada. Algo que no deja de ser parcialmente histórico, ya que la obra real fue censurada en su tiempo como no podía ser de otra forma, por la Inquisición, y tan solo pudo ser publicada en su forma original a partir del siglo XIX.

Hasta aquí el único parecido con la realidad. El Lazarillo Z nos retrotrae a un pasado en el que los muertos abandonan sus tumbas para cohabitar con los vivos, de una forma pacífica en un principio aunque cada vez más agresiva en los últimos tiempos. Para luchar contra este mal, proveniente, según parece, de las Américas españolas, la Corona ha creado un “grupo de choque” (aunque a veces no lo parezca) formado por elementos de las clases más populares y degradadas, que, como un pequeño comando intenta acabar de raíz con los brotes de esta malsana epidemia.

Aunque el argumento es (de momento) original, el libro padece de algunos fallos que limitan su acierto. La novela, de 191 páginas, acaba pareciendo tan solo un capítulo piloto de una posible saga de zombis ambientado en la España imperial de los Austrias, ya que presenta más la situación y a los personajes, principales y secundarios, que no desarrolla la acción Z, la que sin duda esperan los fans del género.

Por otro lado la “fuerza de choque anti-zombi”, el grupo protagonista de la novela, es bastante irreal, ya que por razón de sus componentes y de su extracción social, parece más un cuadro de bufones de Velázquez que un comando organizado para luchar contra una amenaza de este tipo. Sabemos que es mucho requerir al siglo XVI español tener organizada una CIA o un FBI competentes, aunque no es mucho pedir, sabedores de la potencia militar de los tercios españoles del momento, tener organizada una unidad con “cara y ojos”. Este elemento, además, le roba a la trama un grado de tensión y acción que se nota a lo largo de la novela.

La presentación y la interiorización en los personajes (con alguna sorpresa incluida) le roba a la novela la acción necesaria que una trama de este tipo necesita, lo que provoca, seguramente, que el lector se quede con las ganas de más, algo solo bueno si el autor y la editorial tienen planteado, como decíamos antes, alguna secuela de la novela.

Lazarillo Z. Matar zombis nunca fue pan comido, es así, un intento algo fallido, de llevar una moda en boga a un género muy nuestro, en el que el argumento y la acción han perdido presencia en favor de unos personajes poco creíbles y loables. Aún así es una novela fácil y rápida de leer, que seguramente colmará las expectativas de todos aquellos que, invadidos por la sed de sangre muerta y putrefacta (de la que verdaderamente hay muy poca!!), quieran retroceder en el tiempo a la época de la España imperial y compartir las aventuras de un lazarillo que más que picaresco, que también lo es, se convierte en un redentor de los muertos, sobre todo de aquellos que se resisten a obedecer las sagradas e imperturbables leyes de la vida y de la muerte.

Título: Lazarillo Z. Matar zombis nunca fue pan comido
Autor: Lázaro González Pérez de Tormes
Editorial: Debolsillo (Barcelona, 2009)

Escrito por:  Jorge Pisa Sánchez

Publicado originalmente en: http://www.revistadeletras.net/

Zombies, antología de John Joseph Adams (Ed. Minotauro)

Zombies, zombies y más zombies, o eso es lo que nos propone la antología de John Joseph Adams presentada en noviembre del año pasado por la editorial Minotauro.

Volveré a comentar, arriesgándome a ser repetitivo, que parece que la primera década del siglo XXI ha representado la eclosión o re-eclosión de dos géneros, el de los zombies y el de los vampiros, dependiendo al ramo o especialidad al que uno sea propenso, en lo que se refiere a literatura y, sobre todo, al cine.

La imparable lluvia de libros, películas, series, juegos y mercandiazgo diverso, proveniente mayoritariamente de EE.UU., invade hoy por hoy las librerías, cines, y televisiones de todas nuestras ciudades como si de una infección (y nunca mejor dicho) se tratara, aunque sea en un estado inicial aún.

La antología de John Joseph Adams viene a cubrir un espacio que, aún así, no estaba muy desarrollado al menos en el mercado español. Las 671 páginas del libro, todo un verdadero tomo, incluyen 31 historias diferentes de autores diversos entre los que encontramos a Stephen King, Dan Simmons, Joe Hill, Scott Edelman, David Barr Kirtley o Michael Swanwick entre otros, la mayoría de ellos ganadores o finalistas de los más distinguidos galardones de la literatura de ciencia ficción mundial como los premios Hugo, Nebula o el Stoker entre otros.

Es así que una recopilación de historias que tratan sobre muertos vivientes escritas por algunos de los mejores autores del género no podía más que convertirse en todo un referente de la zombiemanía desatada a lo largo y ancho del planeta. Y una antología que, como su carácter indica, es diversa tanto en las historias como en la calidad de sus textos.

Si una primera ojeada a la carátula y al título del libro nos puede hacer pensar en historias de zombies al estilo cinematográfico, la lectura de las primeras páginas nos advierte de lo contrario. El acercamiento de cada autor a la temática en cuestión se ha llevado a cabo, y como no podía ser de otra forma, desde miradas y voluntades diferentes, lo que permite al lector disfrutar de diversos tipos de historias, de géneros y de temáticas en un mismo libro, eso sí, teniendo siempre como referencia a los muertos vivientes.

Así, la antología de Joseph Adams nos permite introducirnos en diversos mundos atormentados por la pesadilla Z. Desde la clase escolar de niños zombies de la señorita Geiss, a las repercusiones políticas de una reanimación generalizada de cuerpos corruptos en la política presidencial norteamericana; desde la demanda de los derechos antiabortistas realizada por grupos obstinados de no-muertos a una noche de sexo “necrófilo”; desde la utilización de la mano de obra barata zombie, al desarrollo de lazos de amistad entre los supervivientes y los muertos vivientes; desde una historia zombie ambientada en el lejano oeste, o incluso en el periodo de descubrimiento del continente americano, a una historia Z ambientada en una biblioteca…

Como se puede observar con este breve sumario, Zombies no es, ni mucho menos, un libro freak destinado solo a adolescentes con granos aficionados al tema, sino que abarca todo un abanico de tramas y de temáticas que superan y rebasan el propio género. Cada historia tiene su origen en las vivencias y en las reflexiones del autor, elementos que podemos llegar a conocer a partir de la breve introducción de cada uno de los relatos, hecho que, además, nos ayudará también a situar en su contexto cada una de las narraciones.

La antología nos llevará, sin duda, a enfrentarnos a la amenaza Z, siempre que esta lo sea, y a sobrevivir a multitud de situaciones en las que los cadáveres en estado de putrefacción vuelven a la vida, aunque en la mayoría de las veces no sepamos el por qué. Para ello nos situaremos en un mundo apocalíptico en el que los muertos vivientes, en casi todos los casos, han vencido la débil y descoordinada resistencia humana. Nos hallaremos junto a los pocos sobrevivientes en los últimos reductos mantenidos por los humanos, veremos cuáles son las consecuencias de un apocalipsis Z, que mundo se puede configurar con la afluencia indeseada de éstos, y que sistemas de defensa, si hay alguno, se puede organizar contra ellos. Seremos testigos, en definitiva, de cómo su aliento pútrido se expande por todo el planeta y de cómo sus extremidades descarnadas se apoderan de todo para convertirlo en nada. Aunque la perspectiva en cada uno de los relatos será diferente, desde el terror cinematográfico a la reflexión política, social e incluso religiosa, aderezada en algunas ocasiones con un toque de comedia negra y cínica, como no podía ser de otra forma.

Así, pues, la antología Zombies de Joseph Adams se convierte en un complemento perfecto para hacer frente a la diversidad de productos Z disponibles en las tiendas y en los locales de ocio. Apta para todo aquel freaky entusiasmado con todo lo relacionado con la muerte y con la postvida, pero también para todo aquel que quiera acercarse a un mundo totalmente inexplorado, mal oliente y tenebroso y quiera inyectarse un poco de adrenalina en los momentos antes de ir a dormir, ¡¡¡si es que puede resistirlo!!!

Título: Zombies
Antólogo: John Joseph Adams
Traducción: Patricia Nunes, Diana Falcón y Simón Saito
Editorial: Minotauro
Fecha de publicación: octubre 2009

——————————————————————–

Escrito por Jorge Pisa Sánchez. Publicado originalmente en http://www.revistadeletras.net


Crítica literaria: Zombies para Zombies. Autoayuda para muertos vivientes.

Llega al mercado literario el primer libro de autoayuda para zombies, una obra a tener muy en cuenta cuando tus horas como humano llegan a su fin a causa de la mordedura de un muerto viviente.

Y es que seguramente el colectivo de los infectados y revividos tras la muerte era uno de los literariamente más dejados de la mano de Dios, probablemente debido a la poca capacidad intelectual, lectora y adquisitiva de sus posibles compradores.

David P. Murphy presenta un manual de ayuda en clave de humor, seguramente la mejor forma de tomarse la situación en el caso de necesitar “de verdad” su libro. En sus páginas aflora un mundo un poco diferente al nuestro en el que se desencadenó, hace años, una plaga “inmunda” y contagiosa conocida como virus Provo, contra la que los humanos han intentado luchar, no tan solo construyendo enormes muros defensivos, sino también con una ofensiva médica y conceptual. El resultado más avanzado de esta segunda (si no hemos de tener en cuenta a sus muchos y abiertos opositores) es Zombies para zombies, una guía a través de la cual el triste afectado por la mordedura de un muerto viviente puede al menos no convertirse en una criatura repugnante sino que, muy al contrario, puede mantener intactos, después de una fase de Transición de unas 72 horas, al menos algunos conocimientos, recuerdos y formas de ser y de pensar (estas últimas las que menos) que le permitan si no reintegrarse en la vida sana y ciudadana anterior sí al menos no pasar a ingresar la filas de la temible Horda, el grupo de zombies inhumanos y sorbedores de cerebros, que se ha convertido en la mayor amenaza de la población.

Zombies para zombies es una mezcla entre el terror que puede generar una situación como la descrita y el humor con la que Murphy trata el tema. Lo desesperado de la coyuntura (hemos de pensar que el libro está pensado sólo para aquellos que han sido recientemente infectados) no quita para que el autor del libro, en la ficción uno de los científicos que ha participado en el proyecto Zombies para zombies, utilice la ironía, el sarcasmo y un sentido del humor aguzado para tratar del tema.

Zombies para zombies nos permitirá, entre otras cosas, conocer el origen de la tragedia, el qué, el por qué y el cómo de la enfermedad, y nos dará toda una serie de consejos para conservar lo que podamos salvar durante la fase de Transición: hábitos de protocolo y de educación social, ya que por muy zombie que uno sea nunca se tiene que perder la compostura; obtendremos toda la información necesaria sobre los medicamentos que hemos de tomar (más que medicamentos parece el registro de almacén de un laboratorio químico); sobre las comidas más recomendables según nuestro estado avanzado de putrefacción; como enfrentarse al decaimiento general del cuerpo (¡¡sin duda nunca antes habías estado tan mal!!) a través del ejercicio y de la actividad en general, al menos aquellas que aún puedas llevar a cabo; los trucos y consejos de moda más adaptados a tu nueva situación social e incluso el deporte más adecuado; los pasos más bailongos y las posiciones sexuales más apetecibles para la pareja, por si alguien podía dudar de que después de la muerte no existía el amor y el sexo.

La obra adopta el formato de libros para dummies, seguramente un poco más conocidos en España como libros para torpes, por lo que el texto general está acompañado de recuadros, referencias, puntos a tener en cuenta, esquemas, diagramas… y todo aquello que puede ayudar a un infectado a hacer la lectura lo más placentera y entendedora posible, ya que hemos de tener en cuenta que el número de neuronas que el lector pierde a lo largo de su lectura es directamente proporcional, al menos, al número de letras que es capaz de percibir. Así, pues, es una lectura más que asequible para cualquier otro que no esté en pleno proceso de transición. Zombies para zombies está acompañada, además, de una serie de dibujos de Daniel Heard, ilustrador y novelista gráfico que le da un toque todavía más cómico, si cabe, al asunto.

Además, y como ya he comentado, el libro supura humor a través de todas sus páginas, algo que hará las delicias de todos los frikis del genero de terror, entre los que por desgracia me encuentro (aunque haga profundos esfuerzos para dejar de serlo), por lo que se convierte en un contrapeso más que agradable a toda la literatura de zombies que en estos últimos tiempos se ha puesto de moda.

Y recuerda, si has sido desgraciadamente infectado por uno de esos inmundos sacos de huesos parcialmente recubiertos de carne rancia que avanzan con movimientos espasmódicos y descoordinados (y no me refiero a hooligans borrachos ni a políticos corruptos despistados), hazte pronto con un ejemplar de Zombies para zombies. Te aseguro que no serás el mismo tras su atenta y aplicada lectura.

Título: Zombies para Zombies. Autoayuda para muertos vivientes.
Autor: David P. Murphy
Editorial: Cúpula Humor (Barcelona, 2010)

———————————————————————————————

Escrito por: Jorge Pisa Sánchez

Publicado originalmente en http://www.revistadeletras.net