Archivo de la etiqueta: Charlot

Felipe Cabezas, autor y protagonista de “Inferno”: “El Cielo es el público, entrar en su corazón y vivir en su memoria.”

Felipe es entusiasta y expansivo. Ante tal panorama, mi Grabadora se ve obligada a improvisar.

 Imagen

¿Qué es “Inferno”?

Un “clásico” contemporáneo sobre Tristano Martinelli, creador de “Arlequín” en el siglo XVI. El personaje más famoso del teatro junto a Hamlet.

¿Cómo era Martinelli?

 Pasó hambre y tuvo que limpiar la mierda de los caballos. Pero a través de su talento personal, trabajo y deseo logró salir de allí. Acabó siendo el primer divo de la historia del teatro y el primero en hacerse millonario: ¡Llegó a robar el anillo al Rey de Francia en plena actuación!

¿Qué representa Arlequín?

 Es el pobre diablo, el inmigrante, los bajos fondos, el pueblo en definitiva. En “Inferno”, rescato del olvido este personaje que todos deberían conocer.

 En la obra, el protagonista abre el fuego diciendo: “Hasta que morí, viajé mucho en este infierno infinito”.

 La acción empieza en un mundo infernal que es el olvido. El infierno del actor es ser ignorado.

 ¿Dónde está el Cielo para Martinelli?

 El Cielo es el público, entrar en su corazón y vivir en su memoria. Lo duradero y eterno del recuerdo de la comunicación entre actor y espectador. “Inferno” te gana por KO: ¡Estoy sin parar durante hora y cuarto y pierdo casi dos kilos por función!

En la obra, es tentado por Arlequín, que le ofrece fama, dinero y vida eterna si a cambio le da su cuerpo.

 Arlequín necesita que un actor le dé vida y con su astucia gana la batalla porque Martinelli se dejará llevar por él.

Martinelli sufre, no lo ve claro.

Pues no. De hecho, Arlequín le consumirá del todo. Paga el precio de la fama. Como Chaplin y su Charlot: Llega un momento en que ya no pueden vivir el uno sin el otro. Chaplin no era nada sin Charlot. El uno se comía al otro.

La obra tiene una vertiente tenebrosa en su ambientación y música pero por otro lado es muy optimista porque cuenta el ascenso de un pícaro.

 Es como pasa en la vida. Y la historia, que debería ser trágica porque empieza hablando de gente que huye de la peste, la guerra, la hambruna, la miseria y la explotación infantil, la contamos de manera alegre. De este modo, la gente te escucha más. El gran poder de la sátira, del humor y de la comedia del arte consiste en que permiten desnudar al espectador, penetrar más allá. Como hacía el bufón, que se reía del rey en su propia cara.

 ¿Qué referentes tenías a la hora de preparar el personaje?

Berty Tovías, el director, me propuso partir del Pepe Rubianes de los inicios, cuando interpretó su primer monólogo de éxito, “Ño“. Por aquel entonces era una auténtica bestia escénica: Daba vida a un montón de personajes, con un sinfín de onomatopeyas y gestos. En la línea del Dario Fo joven del “Misterio Bufo“.

¿El artificio característico de la comedia del arte ayuda a conocer mejor la esencia del ser humano?

 Sí. Antonio Fava explica en su libro “Máscara Cómica en la Commedia Dell’Arte” que se trata de un elemento liberador con efectos casi terapéuticos porque si bien en la forma hay afectación, el fondo que oculta se compone de ideas y conceptos muy claros y básicos. Ahí está la belleza del trabajo de máscara: Todo se enmascara y se recrea de una manera distinta para expresar lo que uno quiere decir realmente. Como cuando la gente va a una fiesta y, de repente, se siente con derecho a hacer de todo, esto es, lo que siempre quiso hacer porque no hizo nunca antes.

 “Inferno” no es tu primera incursión en la recuperación de artistas de la comedia del arte.

Ya antes representé L’ultima notte del Capitano”, acerca de la vida del actor Francesco Andreini, autor del personaje del Capitán Spavento. Con este monólogo inauguramos La Sala Fènix, en el Raval barcelonés, que gestionamos desde hace casi un año.

¿En qué se distingue dicha sala?

La Fènix es un espacio dedicado básicamente al mundo de las máscaras y, a partir de ahí, programamos marionetas (para niños y adultos), sombras y objetos y cabaret, con el punto de mira en Jacques Lecoq. Nos centramos en el artificio: el cuerpo, la voz, el movimiento. Aquí han actuado Christian Atanasiu con su humor gestual y absurdo; Jordi Bertran y su teatro de objetos en “La sucrera diabètica“; Loco Brusca y su teatro provocador y crítico; Toni Rumbau y sus marionetas y sombras, entre muchos otros. Ahora, los martes ofrecemos “Paisajes de Chéjov“, performance de 7 horas “non stop” de María Stoyanova.

¿Es cierto eso de que la gente no va al teatro?

 En absoluto. La gente va mucho más al fútbol, o a los centros comerciales, pero los amantes del teatro siguen siendo espectadores. Evidentemente, existe una gran cantidad de gente que busca evadirse de la realidad con productos vacíos y desechables. Esos productos los encuentran en los templos del ocio, cuya oferta es amplia. Lo más grave es que acaban mezclándose ocio y cultura.

¿En qué se diferencian?

 La cultura incita al pensamiento crítico, apunta al debate. Se caracteriza, además, por la sensibilidad artística y el cultivo de la estética. El ocio, en cambio, es puro divertimento, se propone matar el tiempo. Nosotros no queremos matar el tiempo, queremos disfrutar de él

Dame un ejemplo de buen teatro.

Sa història des senyor Sommer” con Pep Tosar. Lo más bonito que he visto en mucho tiempo. Reí y lloré.

Felipe sigue estimulando a mi Grabadora y yo me veo obligado a carraspear.

por Juan Marea

“Inferno” se representa en la sala Fènix hasta el 16 de febrero.
http://www.salafenix.com/teatre

Imagen

Crítica teatral: De Película, en el Teatre del Raval.


De todos son conocidas las similitudes y semejanzas que comparten el cine y el teatro y que quedan patentes en el traspaso de actores, directores y textos (entre muchos otros aspectos) que caracterizan ambos estilos artísticos y narrativos. Un ejemplo de ello lo podemos ver hasta el próximo 28 de julio en el Teatre del Raval con la representación de De Película, un espectáculo musical que repasa diversos de los temas más famosos del cine, una selección que comprende desde los films del Hollywood más clásico a películas más recientes e incluye, también, algún guiño a la música del cine español. Todo ello realizado en clave musical y coreográfica.

Situémonos. El espectáculo se construye en base a tres elementos principales: Un fondo de pared que se erige como una gran pantalla cinematográfica en la que vemos las imágenes de las películas en cuestión; los temas instrumentales en los que se basan las diferentes coreografías y la interpretación musical de algunos de ellos, realizados por la cantante Muñeca de trapo, a lo que se suma el buen hacer del cuerpo de bailarines. O lo que es lo mismo, un espectáculo musical (de pequeño formato) que aspira a desbordarse por el escenario y por la platea, transportando al público a ese lugar mágico que tienen en común el teatro y el cine.

De película basa su acierto en la utilización de las BSO y de las canciones de película, un elemento importantísimo para el éxito de cualquier film pero que, en muchas ocasiones, queda relegado a un segundo plano en su cotidiana competencia con las imágenes mismas a las que da apoyo. De este material en bruto La Nouvelle Epoque crea un espectáculo que dispone de algunos de los temas musicales más famosos del séptimo arte y de algunas de sus escenas más recordadas: entre ellos la magia cómica de Charlot; el inolvidable baile de Gene Kelly en Cantando bajo la lluvia; el icono sensual y femenino de Marilyn Monroe; o la algunas veces malvada tenacidad de las chicas Bond (con la interpretación de Goldfinger, uno de los temas más conocidos de la serie). Pero De Película no solo se nutre de cine clásico, sino que avanza hasta la actualidad para abrazar, también, a las generaciones más jóvenes: La voluptuosa escena del Ghost en la que Demi Moore y Patrick Swayze desarman varias piezas de cerámica cruda al ritmo del Unchained melody de los Righteous Brothers (basada a su vez en un tema compuesto por Alex North); el baile que se marcan Uma Thurman y John Travolta en la insigne escena del restaurante de ambiente rocanrolero de Pulp Fiction; e incluso dos coreografías de musicales cinematográficos como Chicago o Nine.

Como les decía el espectáculo no dispone de un gran espacio (tan solo el que les permite el escenario del teatro); ni de imponentes efectos especiales, ni de un cartel que tire para atrás. Pero, eso sí, le sobra talento y voluntad de hacer las cosas bien hechas. De Película consigue una gran interactuación entre imagen y música (algo tan en boga en la actualidad), y las diferentes coreografías trasladan al público a la platea de un gran cine o de un gran teatro musical. De entre ellas es preciso destacar dos casos concretos como lo son la interpretación de el tema Cell Block Tango de Chicago y el Be italian de Nine, en donde la actuación en grupo de los bailarines invade todo el espacio del teatro y alcanza algunos de los mayores aplausos del público.

La Nouvelle Epoque experimenta en De Película con un tesoro musical, emotivo y artístico como es la música de cine, un repertorio que solo muy de tanto en tanto se libera de las pistas de audio de las cintas cinematográficas, donde la mayoría de las veces está preso, y adopta un cuerpo propio y autónomo, que nos permite no tan solo rememorar algunos de los grandes hitos cinematográficos (y musicales) sino también viajar a través de nuestros propios recuerdos al momento en el que vimos tal escena (y la película que la acompañaba), otras épocas, seguramente más felices, en las que gozamos de la magia del cine y de su acompañamiento musical.

Una enhorabuena, sin duda, para La Nouvelle Epoque y para el Teatre del Raval!!


De Película” se representa en el Teatre del Raval del 29 de junio al 28 de julio de 2012.

Dirección artística: Marcelo Lastra
Coreografía: Georgina Nieto Tomini y Assunpta pascual Miret
Cantante: Muñeca de Trapo
Artistas invitados: Talí (Alba Estebanell y Andreu Domenech)
Bailarines: Kyo Ashuki, Anita Astrid, Antonio Espinosa González, María Ferrer, Sebastián Gallego Volpe, Laura García, Riika Laakso, Georgina Nieto Tomini, Assumpta Pascual Miret, Nuria Pinto, Iñaki Royo Esteve, Isabel María Sandoval y Roger Salvany
Vestuario: Mònica Elias y Agnès Costa
Audiovisuales: Marcelo Lastra y Georgina Nieto Tomini
Diseño de luves: Jordi Puig Gibert
Diseño de sonido: Marcelo Lastra
Producción: La Nouvelle Epoque

Horarios: de jueves a sábado a las 21:00 horas y domingos a las 19:00 horas.
Precio: 18 €
Duración del espectáculo: 70 minutos
Idiomas: castellano e inglés

Escrito por: Jorge Pisa Sánchez