Archivo de la etiqueta: Inferno

Felipe Cabezas, autor y protagonista de “Inferno”: “El Cielo es el público, entrar en su corazón y vivir en su memoria.”

Felipe es entusiasta y expansivo. Ante tal panorama, mi Grabadora se ve obligada a improvisar.

 Imagen

¿Qué es “Inferno”?

Un “clásico” contemporáneo sobre Tristano Martinelli, creador de “Arlequín” en el siglo XVI. El personaje más famoso del teatro junto a Hamlet.

¿Cómo era Martinelli?

 Pasó hambre y tuvo que limpiar la mierda de los caballos. Pero a través de su talento personal, trabajo y deseo logró salir de allí. Acabó siendo el primer divo de la historia del teatro y el primero en hacerse millonario: ¡Llegó a robar el anillo al Rey de Francia en plena actuación!

¿Qué representa Arlequín?

 Es el pobre diablo, el inmigrante, los bajos fondos, el pueblo en definitiva. En “Inferno”, rescato del olvido este personaje que todos deberían conocer.

 En la obra, el protagonista abre el fuego diciendo: “Hasta que morí, viajé mucho en este infierno infinito”.

 La acción empieza en un mundo infernal que es el olvido. El infierno del actor es ser ignorado.

 ¿Dónde está el Cielo para Martinelli?

 El Cielo es el público, entrar en su corazón y vivir en su memoria. Lo duradero y eterno del recuerdo de la comunicación entre actor y espectador. “Inferno” te gana por KO: ¡Estoy sin parar durante hora y cuarto y pierdo casi dos kilos por función!

En la obra, es tentado por Arlequín, que le ofrece fama, dinero y vida eterna si a cambio le da su cuerpo.

 Arlequín necesita que un actor le dé vida y con su astucia gana la batalla porque Martinelli se dejará llevar por él.

Martinelli sufre, no lo ve claro.

Pues no. De hecho, Arlequín le consumirá del todo. Paga el precio de la fama. Como Chaplin y su Charlot: Llega un momento en que ya no pueden vivir el uno sin el otro. Chaplin no era nada sin Charlot. El uno se comía al otro.

La obra tiene una vertiente tenebrosa en su ambientación y música pero por otro lado es muy optimista porque cuenta el ascenso de un pícaro.

 Es como pasa en la vida. Y la historia, que debería ser trágica porque empieza hablando de gente que huye de la peste, la guerra, la hambruna, la miseria y la explotación infantil, la contamos de manera alegre. De este modo, la gente te escucha más. El gran poder de la sátira, del humor y de la comedia del arte consiste en que permiten desnudar al espectador, penetrar más allá. Como hacía el bufón, que se reía del rey en su propia cara.

 ¿Qué referentes tenías a la hora de preparar el personaje?

Berty Tovías, el director, me propuso partir del Pepe Rubianes de los inicios, cuando interpretó su primer monólogo de éxito, “Ño“. Por aquel entonces era una auténtica bestia escénica: Daba vida a un montón de personajes, con un sinfín de onomatopeyas y gestos. En la línea del Dario Fo joven del “Misterio Bufo“.

¿El artificio característico de la comedia del arte ayuda a conocer mejor la esencia del ser humano?

 Sí. Antonio Fava explica en su libro “Máscara Cómica en la Commedia Dell’Arte” que se trata de un elemento liberador con efectos casi terapéuticos porque si bien en la forma hay afectación, el fondo que oculta se compone de ideas y conceptos muy claros y básicos. Ahí está la belleza del trabajo de máscara: Todo se enmascara y se recrea de una manera distinta para expresar lo que uno quiere decir realmente. Como cuando la gente va a una fiesta y, de repente, se siente con derecho a hacer de todo, esto es, lo que siempre quiso hacer porque no hizo nunca antes.

 “Inferno” no es tu primera incursión en la recuperación de artistas de la comedia del arte.

Ya antes representé L’ultima notte del Capitano”, acerca de la vida del actor Francesco Andreini, autor del personaje del Capitán Spavento. Con este monólogo inauguramos La Sala Fènix, en el Raval barcelonés, que gestionamos desde hace casi un año.

¿En qué se distingue dicha sala?

La Fènix es un espacio dedicado básicamente al mundo de las máscaras y, a partir de ahí, programamos marionetas (para niños y adultos), sombras y objetos y cabaret, con el punto de mira en Jacques Lecoq. Nos centramos en el artificio: el cuerpo, la voz, el movimiento. Aquí han actuado Christian Atanasiu con su humor gestual y absurdo; Jordi Bertran y su teatro de objetos en “La sucrera diabètica“; Loco Brusca y su teatro provocador y crítico; Toni Rumbau y sus marionetas y sombras, entre muchos otros. Ahora, los martes ofrecemos “Paisajes de Chéjov“, performance de 7 horas “non stop” de María Stoyanova.

¿Es cierto eso de que la gente no va al teatro?

 En absoluto. La gente va mucho más al fútbol, o a los centros comerciales, pero los amantes del teatro siguen siendo espectadores. Evidentemente, existe una gran cantidad de gente que busca evadirse de la realidad con productos vacíos y desechables. Esos productos los encuentran en los templos del ocio, cuya oferta es amplia. Lo más grave es que acaban mezclándose ocio y cultura.

¿En qué se diferencian?

 La cultura incita al pensamiento crítico, apunta al debate. Se caracteriza, además, por la sensibilidad artística y el cultivo de la estética. El ocio, en cambio, es puro divertimento, se propone matar el tiempo. Nosotros no queremos matar el tiempo, queremos disfrutar de él

Dame un ejemplo de buen teatro.

Sa història des senyor Sommer” con Pep Tosar. Lo más bonito que he visto en mucho tiempo. Reí y lloré.

Felipe sigue estimulando a mi Grabadora y yo me veo obligado a carraspear.

por Juan Marea

“Inferno” se representa en la sala Fènix hasta el 16 de febrero.
http://www.salafenix.com/teatre

Imagen

Anuncios

Crítica literaria: Inferno, de Dan Brown, ed. Planeta.

inferno_9788408114178Es tranquilizador constatar que en el mundo de la literatura, a pesar del yugo que imponen la novedad y la innovación, existen también ciclos e iteraciones. Y comento esto antes de reseñar Inferno de Dan Brown porque, como digo, es reconfortante ver como cada ciertos años aparece una nueva novela de unos de los escritores más populares en la actualidad, uno de aquellos autores mediáticos de los que hay pocos en el sector de la palabra escrita.

Si bien les he decir que Brown me decepcionó con su gran bestseller iniciático El Código Da Vinci, el cual, según mi parecer, pecaba de una trama que malversaba la historia y creaba unas expectativas no saciadas con el decepcionante final de la novela. La publicación de Inferno en mayo de este año, sin embargo, captó de nuevo mi atención, ya que tenía curiosidad en constatar la evolución del autor y de su personaje y conocer de primera mano la nueva trama en cuestión. Y he de decir que el intento no me ha decepcionado.

im_Dan-BrownComencemos con una breve sinopsis. Robert Langdon, profesor especializado en simbología religiosa, despierta desorientado en un hospital de Florencia afectado de amnesia. En el momento de su ingreso balbuceaba unas palabras ininteligibles. Poco después, y sin saber el motivo, Langdon es atacado por una mujer desconocida, escapando gracias a la ayuda de la joven enfermera Sienna Brooks. Todo parece tener relación con un extraño tubo metálico escondido en la americana de Langdon. Una vez abierto este descubren un cilindro óseo equipado con un proyector que muestra el Mapa del Infierno de Botticelli modificado. La proyección contiene un código secreto que está relacionado con La Divina Comedia de Dante Alighieri, uno de los poemas más famosos de la literatura medieval. Los dos protagonistas se verán obligados a iniciar una investigación que los llevará a enfrentarse a una catástrofe que amenaza al mundo. La única arma de que dispondrán para acabar con ella será el amplio conocimiento que Langdon posee sobre la historia del arte y los símbolos ocultos.

Brown nos presenta una nueva entrega de las aventuras protagonizadas por el profesor Robert Langdon. La historia la podemos clasificar, de nuevo, en el género del thriller, el misterio o la intriga histórica, tan puesto de moda por el propio autor. Brown nos presenta una trama actual relacionada en este caso con la salud, y más concretamente con la amenaza de la superpoblación, uno de los desafíos que sin duda afectan cada día más la sostenibilidad planetaria de la humanidad. El autor acierta al iniciar su historia poniéndonos en la propia piel del protagonista de la novela. Langdon ha sido hospitalizado y sufre amnesia, por lo que su memoria de los últimos días se ha volatilizado. Estaba investigando algo que desconoce, igual que el resto de los lectores y que se verá obligado a ir descubriendo poco a poco. Esta estructura argumental permite al lector implicarse más en la acción, hecho que irá creciendo a medida que avanza su lectura.

botticelli(1)Como es habitual Brown da forma y enriquece la intriga vinculándola no solo a famosas obras de arte, como ya ha hecho en otras ocasiones, sino paseando a sus protagonistas por algunas de las ciudades más bellas y artísticas del mundo, entre ellas Florencia (ciudad originaria de Dante) o Venecia. A través de ellas, de las obras de arte y de los edificios que las contienen, se desarrolla la acción, jugando constantemente con una combinación de símbolos, códigos y misterio, que es, sin duda, la clave del éxito del autor norteamericano. De esta forma la novela posee un destacable componente topográfico en el que el propio urbanismo de las ciudades en cuestión tienen una gran relevancia en la trama. Una acción, por cierto, que no dejará de sufrir continuos giros, algo, esto sí, que la diferencia de sus predecesoras. La amnesia de Langdon permite al escritor jugar a placer con el avance, retroceso y reelaboración continua de una trama en constante mutación. En ella Brown persiste en acompañar a su protagonista, al menos en parte de la novela, con una colaboradora a su altura, Siena Brooks, la enfermera que ayudará a escapar al protagonista de la extraña mujer que quiere acabar con su vida.

Inferno es, por otra parte, un homenaje literario a Dante Alighieri y a la Divina Comedia, su poema más famoso, y también a todas aquellas obras de arte que se han basado en él. Así, pues, la vida del poeta italiano está muy presente en la trama y su obra será un referente constante y la solución del enigma, una amenaza que esta vez sí, puede condenar o salvar, depende de cómo se mire, a la humanidad de su propia extinción.

a_0Por lo que respecta al estilo no voy a descubrir nada si afirmo que Inferno reproduce la agilidad y la capacidad de seducción de sus predecesoras. La estructura de la aventura es la misma que en casos anteriores: un peligro que se cierne sobre el mundo. Su solución solo puede alcanzarse a través del desciframiento de toda una serie de códigos y acertijos ocultos tras siglos de producción literaria y artística. Así, pues, Langdon, acompañado de su partenaire femenina, iniciará la investigación, siempre con una inquietante cuenta atrás sobre sus espaldas. Por otra parte, la presencia de una compañera de aventuras no versada en la materia permite al autor realizar amplios y deliberados incisos informativos para mantener ubicado al lector. Finalmente, como ya dije, la única innovación destacable reside en la amnesia inicial que sufre el protagonista, cuyos efectos le atormentarán a lo largo de parte de las 630 páginas de la novela.

Inferno es una buena propuesta de lectura veraniega al estilo “Dan Brown“. Con ella seremos partícipes de las pesquisas llevadas a cabo por sus personajes principales que tienen como objetivo evitar un cataclismo mundial, disfrutaremos de un viaje por la historia y aprenderemos mucho y bien de los misterios y las realidades que encierran el arte y a los artistas, aquellos quiero decir, que murieron hace siglos.

Una apuesta sobre seguro de la editorial Planeta que comenzó con una tirada de 1.000.000 de ejemplares, unos números que hacen palidecer de asombro, sobre todo si se consiguen vender, al resto de las editoriales. ¿Se convertirá usted en propietario de uno de esos volúmenes?

Título: Inferno
Autor: Dan Brown
Editorial: Planeta
Fecha de publicación: 16 de mayo de 2013
Nº de páginas: 640 páginas
ISBN: 978-84-08-11417-8
Formato: 15 x 23 cm.
Presentación: Rústica con solapas
Colección: Planeta Internacional
Precio:
Rústica con solapas: 22,50 €
Libro electrónico (ePub): 12,99 €
Comprar en Amazon: Inferno
——

Escrito port Jorge Pisa Sánchez