Crítica teatral: Ara o mai, en el Guasch Teatre.


Cada vez más, como podemos ver en la cartelera a lo largo del año, el género musical tiene un peso mayor en la oferta teatral barcelonesa, y también madrileña, y me aventuro a decir que incluso en el resto del país. Solo hace falta ver como comparten carteles publicitarios obras como Hoy no me puedo levantar, el musical de Mecano, 40 el musical, Hair… Aún así, no todos los productos musicales de los que podemos gozar, aquellos a los que nos gusta el género, son grandes proyectos con innumerables artistas sobre el escenario, actores, cantantes, músicos y bailarines, con espectaculares escenografías y con músicas y canciones famosas y reconocibles adaptadas para la ocasión.
De esto se encargan otro tipo de espectáculos de formato más reducido que, no por menos conocidos y por disponer de un marketing publicitario menos gigantesco, desmerecen en la ambición, el buen hacer y la categoría del producto. Un ejemplo de todo esto lo representa Ara o mai, un espectáculo musical de la compañía de teatro Veus Veus que nos transporta a la vida de teatro, al espíritu que pervive sobre el escenario más allá del momento en que se desliza el telón indicándonos el final de una obra teatral.

El argumento de Ara o mai tiene como protagonista el teatro. Àlex y Cristina, director y actriz, comienzan los ensayos de una nueva pequeña obra musical que se va a representar en un viejo teatro cerrado hace años a causa de un incendio. Durante los ensayos comienzan a ocurrir cosas extrañas, paranormales, que afectan tanto a los dos protagonistas como al resto de los actores presentes. Todo dará un giro cuando un trágico acontecimiento haga cambiar el destino de Cristina, y la realidad cambie definitivamente para ella, pasando a ser la principal actriz de una compañía de teatro que, quiera o no, estará obligada a actuar todas las noches por el resto de su vida.

Ara o mai es, como ya se ha dicho, una obra de pequeño formato, aunque eso no quita para que su ambición, su trama y el resultado final sean mucho más que meritorios. La compañía Veus Veus ha puesto toda la carne (teatral) en el asador para producir, crear e interpretar un pequeño musical que nos habla, sobre todo, del teatro y de la pasión que puede generar un escenario y, casi nada más (casi nada más!!) que una buena historia. El espectáculo realiza un viaje a través de la esencia del teatro a través de algunos de sus personajes más característicos: el teatro clásico español encarnado en un capitán que recita los versos de Lope de Vega; el teatro shakesperiano que corre a través de las venas de un actor que se muere por interpretar el papel de Hamlet y un cantante de opera conocedor de todos los grandes temas del género operístico.

Pero Ara o mai no es solo un paseo por el teatro, sino que es una thriller teatral, o más bien dicho, una obra de misterio. En su trama encontraremos a pocos personajes aunque sus actuaciones no ocasionarán más que giros narrativos, sorpresas y grandes descubrimientos acerca de la historia de los actores de la compañía, del teatro e incluso de las intenciones de Àlex y Cristina. La obra, pues, mezcla, la pasión por el teatro, ese especial fluido vital que corre por las venas de cualquier actor, y todo aquello que se cuece por el interior de aquellos que se enfrentan cada día, o mejor dicho, cada noche, al alzamiento de un telón que los deja “desnudos” y solos delante del público; mezcla todo esto con el misterio, con lo entresijos propios de cualquier compañía teatral y con los arcanos y los secretos propios de una trama que no dejará impasible a nadie. Veus Veus ha logrado un acierto argumental que nos hará disfrutar de los ochenta minutos que dura la obra.

También debemos hablar de la música y de las canciones, ya que no lo olvidemos, Ara o mai es, también un musical. Veus Veus ha realizado un gran esfuerzo en su primer espectáculo dirigido al público adulto, ya que la compañía posee una larga trayectoria consagrada en el mundo infantil. Y se nota!! En la forma de actuar, en la forma de integrar a los personajes, en la forma de crear el escenario. Pero se nota de una forma positiva, de una forma candorosa, en la confección de una realidad teatral en el que el mundo de los adultos se ve, o casi se ve, desde el punto de vista de un niño, de la inocencia y las emociones propias de un niño.

Los temas musicales se han creado y desarrollado teniendo en cuenta, o eso creo yo, dos grandes géneros, que a veces, solo a veces, por su acierto y su grandeza, se pueden integrar en uno: el musical de Broadway y las películas de animación al estilo Walt Disney y de todos los otros estudios que le van a la zaga. Temas dinámicos acertados, algunos incluso cómicos, y con un “toque” de gran musical que consiguen elevar el tono del espectáculo y darle un toque de magia y de sobrenaturalidad, la necesaria e indispensable para avanzar en la trama. Una mención especial es necesaria para el tema Ara o mai, que nos muestra la delicadeza y el buen hacer de Albert Doz en la composición musical teatral.

Una buena opción musical que se mantendrá en la cartelera barcelonesa hasta el 16 de enero de 2011, y que nos puede proveer un poco, aunque solo sea un poco, de esa magia vital que todos necesitamos en estas épocas navideñas y que nos trasladará a un mundo donde el teatro y, finalmente el amor, pueden triunfar sobre la vida.

Ara o mai” se representa en el Guasch Teatre del 17 de diciembre de 2010 al 16 de enero de 2010.

Autor y música: Albert Doz
Dirección: Gabi Doz
Intérpretes: Montse González, Noli Ramos, Albert Doz, Àlex Esteve y Jordi Font
Coreografía: Inés Moltó
Escenografía: Txus Rodríguez
Vestuario: Teresa Clopès
Iluminación: Gabi Doz y Roger Guinot
Sonido: Roger Guinot
Producción. Veus-Veus

Horarios:
Jueves a las 21:00 horas; viernes y sábado a las 22:00 horas y domingos a las 19:30 horas.
El día 13 de enero de 2010 no hay función.
PRÓRROGA: La representación del musical Ara o mai se prorroga los días 20, 22, 27, 28 i 30 de enero de 2011.

Precio:
De 18 a 20 €.
Idioma: catalán
Duración del espectáculo: 80 minutos.

————————————————————–

Escrito por: Jorge Pisa Sánchez

Crítica teatral: Malfario, en el Teatre del Raval.


¿Qué podemos hacer de nuestras vidas cuando el destino nos ha jugado y obstina en jugarnos una mala pasada? ¿Cómo asienten los corazones el propio fluir de la existencia humana? ¿Existe alguna forma de redimirnos de nuestra propia vida? Malfario nos propone una reflexión sobre la vida y sobre los sueños que mueven a las personas para intentar cambiarla y mejorarla.

Una fuga de la cárcel. Pipo acaba de escaparse de prisión. Corre angustiado por las calles de la ciudad perseguido por las sirenas de la policía. Asustado, desesperado y herido se esconde en un piso desocupado. Miranda se gana la vida como prostituta, aunque no se la gana bastante bien, y cuando regresa a su casa descubre a Pipo en su interior. Lo que comienza con amenazas, insultos y golpes se convierte con el paso de las horas y de los días en una historia de desamor y con el tiempo, en una promesa de esperanza.

Malfario es un claro intento teatral de hablar sobre la vida, sobre las situaciones vitales que cualquiera de nosotros nos podemos ver obligados a vivir. De los vericuetos existenciales que la situación de cada uno de nosotros nos puede obligar a experimentar. Una historia, al mismo tiempo, de los sueños que nos hacen “tirar adelante” que nos permiten ser tan fuertes como la vida nos exige.

Miranda es una prostituta que sueña con un “salvador”, un Robert Redford (visualizado como el personaje caballeresco de El gran Gastby o el Richard Gere de Pretty woman) que la retire de su mundo de miserias, y con el que poder comenzar una nueva vida lejos de la prostitución y de los bajos fondos de la ciudad, personificados en el tendero del barrio que la acosa constantemente. Pipo es un pequeño delincuente que malvive en la ciudad, en esos bajos fondos de los que Miranda quiere huir. Su sueño es poder escaparse al Brasil, donde su nueva vida sonará a ritmo de salsa, de las fiestas y del calor tropical. Dos sueños irrealizables, o poco materializables, que mantendrán a ambos personajes con vida en un mundo donde la esperanza hace tiempo que desapareció. Unos sueños que intentarán llevar a la práctica el uno junto al otro, como la última posibilidad que les ofrece el destino para cambiar sus vidas e intentar ser y vivir lo que realmente quieren ser y vivir.

Malfario es, como su nombre indica, una historia dura y emotiva. La obra, ganadora del Premio Votación Popular de la 15ª Mostra de Teatre de Barcelona, pone en escena un espectáculo doloroso, desesperado e incomodo. Nos muestra dos vidas desesperadas y casi desahuciadas que intentan soñar, o lo que es lo mismo, vivir su sueño. La vida de Miranda se mueve entre sus “servicios profesionales”, de los que seremos testigo en una memorable y directa escena “musical”, y su pequeño piso. La vida de Pipo entre la violencia, la delincuencia y los atropellos. No poseen nada pero, como la mayoría, lo quieren todo, quieren poder cumplir sus sueños, aunque estos sean pequeños, como los que todos nosotros poseemos e intentamos hacer realidad día a día, y que nos permiten mirar al mañana con la fuerza interior necesaria para enfrentarse a él, y vencerlo la mayoría de las veces.

Dos interpretaciones descarnadas las de Diana Bello y Daniel Pedrero Bernal, dos interpretaciones duras que nos permiten entender lo extrañamente normales que son las vidas de Pipo y Miranda. Dos interpretaciones que no necesitan una gran escenografía, tan solo de algunos elementos de attrezzo que nos permitan visualizar el apartamento de Miranda, el lugar donde transcurre la mayor parte de la acción de la obra, y de una pantalla que nos facilita la realización de un viaje físico y espiritual a través de las penurias del alma humana, de las penurias de dos personajes que lo único que desean hacer desesperadamente es vivir una vida feliz, algo que no está al alcance de todos, y menos en una sociedad tan “perfecta” e “inmejorable” como la nuestra.

Malfario” se representa en el Teatre del Raval del 9 de diciembre de 2010 al 9 de enero de 2011.

Autor: Antonio Onetti
Versión y dirección: Montse Móstoles
Actores: Daniel Pedrero Bernal y Diana Bello
Producción: Viridiana

Horarios: De jueves a sábado a las 21:00 horas y domingos a las 19:30 horas.
No hay función el 31 de diciembre.
Funciones especiales de Navidad: Miécoles 22 y 29 de diciembre a las 21:00 horas.
Precio: Jueves 16 € y viernes, sábados y domingos 18 €.
Duración de la obra: 90 minutos.
Idioma: castellano.

—————————————————————

Escrito por: Jorge Pisa Sánchez