Archivo de la etiqueta: Carter Burwell

Crítica cine: La gran mentira, Bill Condon (2019)

El cine de intriga y suspense nunca ha dejado de estar de moda. Al cabo del año no son pocos los estrenos en cines y televisiones en los que el crimen es cometido y/o perseguido. Lo extraño es que los protagonistas de estas tramas tengan una edad, como diría, avanzada, más de 75 años, como es el caso de La gran mentira, film dirigido por Bill Condon, e interpretado por Helen Mirren e Ian McKellen.

Roy Courtnay (Ian McKellen) es un estafador profesional que no puede creer su suerte: ha conocido online a la adinerada viuda Betty McLeish (Helen Mirren). A medida que ella le abre su corazón, Roy se sorprende a sí mismo al darse cuenta de que alberga sentimientos hacia ella, convirtiendo lo que debería ser una estafa fácil y sencilla en una de las situaciones más complejas de su vida”.

La película adapta la novela de Nicholas Searle plagada de intriga y de misterio, que se irán desarrollando a lo largo del film. Lo que en un principio parece una simple estafa más se irá complicando en una trama repleta de giros y contragiros, que incluso se vincularán con el pasado histórico de la Alemania nazi.

La gran mentira_1

Como decía, uno de los aspectos que más destacan en el film es la edad de los protagonistas, algo no demasiado habitual en el cine actual en el que predomina la juventud de actores y actrices. En este caso la elevada edad de los protagonistas está obligada por las raíces históricas de la trama, permitiendo a Helen Mirren e Ian McKellen desplegar sus encantos en la interpretación. Ella como una viuda reciente de vida gris pero con un patrimonio muy destacable. Él como un estafador sin ningún tipo de escrúpulo que se verá afectado emocionalmente por la estafa que está llevando a cabo. A ellos les acompañan Russell Tovey como el hijo de la viuda Betty McLeish y Jim Carter como el socio en las estafas de Roy Courtnay.

La gran mentira es una película que está bien, que juega con la intriga en todos sus ámbitos y con los giros y contragiros tan habituales en el cine y las series actuales. Y es una buena ocasión para ver a una actriz y un actor maduros protagonizando un thriller criminal, un género en el que se imponen habitualmente edades y perfiles muy diferentes.

Título: La gran mentira
Año: 2019
Duración: 109 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Bill Condon
Reparto: Helen Mirren, Ian McKellen, Russell Tovey, Jim Carter, Mark Lewis Jones, Jóhannes Haukur Jóhannesson, Phil Dunster, Laurie Davidson, Michael Culkin, Aleksandar Jovanovic, Athena Strates, Bessie Carter, Celine Buckens, Sonia Goswami, Ruth Horrocks, Nell Williams, Stefan Kalipha, Dino Kelly, Jag Patel, Lily Dodsworth-Evans, Stella Stocker, Julian Ferro
Guión: Jeffrey Hatcher (Basada en la novela de Nicholas Searle)
Música: Carter Burwell
Fotografía: Tobias A. Schliessler
Productora: Bron Studios / New Line Cinema / Creative Wealth Media Finance
Distribución: Warner Bros.
Género: Intriga | Crimen | Drama

NOTA CULTURALIA: 6
NOTA ABANDOMOVIEZ: 6,8

NOTA IMDB: 6,6
NOTA ROTTENTOMATOES:
• Crítica: 63%
• Audiencia: 85%

Crítica cinematográfica: Siete psicópatas, de Martin McDonagh

Siete_psicopatas_00

El temor del creador a la página en blanco ha servido, paradójicamente, como inspiración a numerosos autores que han visto en esa situación angustiosa, en la alarmante falta de ideas, el origen perfecto para desarrollar una historia protagonizada por un escritor en apuros. En Siete psicópatas encontramos a un guionista con esos mismos problemas, Marty, a quien las musas han abandonado no sin antes regalarle un título que él mismo considera genial a pesar de no tener nada que ver con sus intenciones primigenias –esos asesinos no son los mejores aliados para realizar una historia pacifista–. Sin embargo, Marty no estará solo en esta empresa: Billy, su amigo del alma, un actor fracasado que gana unos dólares secuestrando a perros junto a Hans, intentará proporcionarle un buen argumento para que triunfe en la industria cinematográfica, al mismo tiempo que el grupo deberá escapar de Charlie, un gánster sanguinario que ha perdido a su pequeño Shih Tzu y hará cualquier cosa por recuperarlo.

Siete psicópatas es el segundo largometraje del dramaturgo angloirlandés Martin McDonagh (debutó en 2008 con Escondidos en Brujas, también protagonizado por Colin Farrell), una divertidísima comedia basada en el humor negro y la violencia desmesurada que se inicia como un homenaje a las películas con asesinos a sueldo, pero que muy pronto se transforma en una acertada reflexión sobre la violencia en el cine y los muchos tópicos que aparecen invariablemente en ese tipo de películas –desde la presencia de mujeres-florero como simples partenaires del protagonista a las inevitables localizaciones en el desierto, ideales para el cara a cara final de cualquier film sobre venganzas–, sin olvidar incluir referencias a las buddy-movies en las que la amistad prevalece por encima de cualquier dificultad –Billy ofrecerá la mejor historia a su amigo, y mostrará sus mejores intenciones al preocuparse por la afición de Marty a la bebida–. Y todo ello en un ejercicio malabarista de cine dentro del cine, con unos personajes que saltan de las páginas del guión para convertirse en una amenaza real a los protagonistas.

Colin Farrell, Sam Rockwell y Christopher Walken discuten en un fotograma de la película
Colin Farrell, Christopher Walken y Sam Rockwell discuten en un fotograma de la película

Así, McDonagh muestra cómo la violencia se puede transformar en diversión perversa en esta película juguetona pensada hábilmente para sorprender al espectador en todo momento –cuando el film corre el peligro de tomarse demasiado en serio a sí mismo, el director se saca un as en la manga para romper ese clima y provocar grandes carcajadas–, un excelente puzle en el que todo encaja con exquisita precisión, con unos diálogos brillantes herederos de Quentin Tarantino, situaciones salvajes en las que no faltan grandes dosis de sangre y un reparto eficaz en la difícil misión de no caer en la caricatura excesiva, encabezado por Colin Farrell y Sam Rockwell en los papeles protagonistas, y a quienes acompañan un inquietante Christopher Walken, un Woody Harrelson autoparódico y un melancólico Tom Waits siempre ensimismado en su inseparable conejo.

Título: Siete psicópatas
Director: Martin McDonagh
Intérpretes: Sam Rockwell, Colin Farrell, Abbie Cornish, Christopher Walken, Harry Dean Stanton, Kevin Corrigan, Woody Harrelson, Michael Pitt, Michael Stuhlbarg, Gabourey Sidibe, Zeljko Ivanek, Tom Waits, John Bishop, Olga Kurylenko, Christine Marzano
Guión: Martin McDonagh
Música: Carter Burwell
Año: 2012
Duración: 110 minutos

____________________
Escrito por: Robert Martínez Colomé

Estreno de la semana: Valor de ley, de los hermanos Coen.


El pasado 11 de febrero se estrenó en España Valor de ley, la película de los hermanos Coen que adapta el clásico literario de Charles Portis, una historia ya llevada a la gran pantalla en el año 1969 por Henry Hathaway y protagonizada por John Wayne.

Valor de ley es una mítica historia del Oeste sobre una aventura de venganza y valor de los oscarizados cineastas Joel y Ethan Coen, cuya conmovedora adaptación sintoniza perfectamente con el humor franco, la atrevida narrativa y la ruda belleza de la novela de Charles Portis, un clásico de la literatura norteamericana.

La época es la década de 1870, el lugar la Norteamérica de la frontera de justo después de la Guerra Civil, y el narrador es la joven Mattie Ross, que con 14 años de edad emprende viaje a Fort Smith, Arkansas, decidida a buscar justicia por la muerte de su padre, tiroteado a sangre fría. Con un reparto de lujo, que incluye al oscarizado Jeff Bridges (Corazón rebelde), al nominado al Óscar Matt Damon (Invictus), al nominado al Óscar Josh Brolin (Milk), Barry Pepper (Salvar al soldado Ryan) y a la joven promesa Hailee Steinfeld como una de las jóvenes heroínas literarias con más coraje, Valor de ley ha sido escrita para la pantalla y dirigida por Joel y Ethan Coen y producida por Scott Rudin, Ethan Coen y Joel Coen. Los productores ejecutivos son Steven Spielberg, Robert Graf, David Ellison, Paul Schwake y Megan Ellison.

Mattie Ross llega a Fort Smith como única representante de su familia, en busca del cobarde Tom Chaney, de quien se dice que mató a su padre por dos monedas de oro antes de huir como un fugitivo a territorio indio. Decidida a seguir a Chaney y hacer que le ahorquen, Mattie le pide ayuda a un hombre del que se dice que es uno de los jefes de policía más rudos que hay en la ciudad: el borrachín de gatillo fácil Rooster Cogburn, quien, después de muchas objeciones, accede a perseguir a Chaney. Aunque éste es ya el objetivo del parlanchín ranger de Texas LaBoeuf, quien también se propone capturar al asesino y llevarlo a Texas para cobrar una sustanciosa recompensa, lo que hace que los tres choquen en el camino. Todos ellos decididos y obstinados, cada uno de ellos impulsado por su propio y rudo código moral, esta insólita banda cabalga hacia un juicio impredecible, y se van viendo envueltos en la materia de las leyendas: malicia y brutalidad, valor y desilusión, tenacidad y amor sin reservas.

El equipo de producción de Valor de ley está compuesto por colaboradores de muchos de los proyectos anteriores de los hermanos Coen, entre ellos el director de fotografía nominado al Óscar Roger Deakins, ASC, BSC (El hombre que nunca estuvo allí, O Brother). El montaje es de Roderick Jaynes y la música de Carter Burwell.

En 1968, el periódico The Saturday Evening Post publicó una novela por entregas que fascinó a los lectores con una historia que daba al instante la impresión de ser una grandiosa e intemporal leyenda norteamericana, y les hacía desear fervientemente seguir leyendo. Era la novela de Charles Portis Valor de ley, la historia de una chica extraordinariamente tenaz que busca vengar la muerte de su padre con la ayuda de un curtido policía de frontera y de un franco ranger de Texas que se internan en territorio indio en busca del asesino. Sazonada con un humor seco, repleta de personajes obstinadamente individualistas, y enriquecida con majestuosos temas norteamericanos, la novela llegaría a tomar vida propia.

Al igual que Mattie Ross, llegaría a cruzar la frontera de ese territorio en el que los acontecimientos de la vida real se convierten en grandes historias y leyendas, convirtiéndose tanto en un best-seller como en un sólido clásico literario, que ha seguido pasando durante décadas de lector en lector y de escritor en escritor. Pronto, el libro se enseñaba en los colegios, en 1969 se convirtió en una película protagonizada por John Wayne, y el título se integró en la esencia misma del idioma.

Las palabras “valor de ley” llegaron a representar la clase de coraje terco y engreído que puede hacer que una persona salga de unas circunstancias incomprensibles, un concepto esencial del carácter norteamericano. Pero la historia de Portis trataba de algo más que del valor. Narrada por la cruda y nada sentimental solterona en que se va convirtiendo Mattie Ross en el transcurso de su escapada, también sondeaba la agitación del carácter norteamericano, con sus conflictos entre el deseo de aventuras y la necesidad de un hogar, entre el deseo de enmendar las injusticias y el coste de esa retribución para el cuerpo y el alma. Los personajes de Mattie, Rooster Cogburn y LaBoeuf chocan a lo grande no sólo entre ellos y los forajidos que persiguen, sino con sus propios sentimientos, oscilando entre la independencia y la honradez.

Portis escribió en total cinco novelas (Valor de ley fue la segunda, después de Norwood), y a lo largo de los años, los lectores han ido enamorándose de su alquímica mezcla de folclorismo cómico y atrevidos temas arquetípicos.

El fim ha recibido diez nominaciones a los premios oscar.

Titulo: Valor de Ley
Género: Western
Director: Ethan Coen y Joel Coen
Intérpretes: Barry Pepper, Bruce Green, Hailee Steinfeld, Jeff Bridges, Josh Brolin, Leon Russom, Matt Damon y Paul Rae
Nacionalidad: EE.UU.
Fecha de estreno: 11 de febrero de 2011
Productora: Paramount Pictures, Scott Rudin, Skydance Productions, Mike Zoss Productions
Guionista: Joel Coen y Ethan Coen
Música: Carter Burwell
Fotografía: Roger Deakins
Distribuidora: Paramount Films de España
Duración: 110 min