Estreno teatral: El cas Kuleshov, en el SAT! Teatre

La compañía de danza Lanònima Imperial estrena en el SAT!El caso Kuleshov“, su nueva propuesta que analiza la relación entre música, teatro, danza y cine en el contexto de la imagen y de las emociones.

Una de las compañías de danza catalanas más internacionales, Lanònima Imperial, estrena en el SAT! una nueva propuesta coreográfica llena de experimentalismo y conceptualización basada en los experimentos del cineasta soviético Kuleshov.

Durante los días 9, 10, 11 y 12 de diciembre tres bailarines, un trombonista y un director traerán al escenario del SAT! un nuevo espectáculo de Lanònima, una nueva aventura estética de la compañía de Juan Carlos García que parte del estudio del efecto Kuleshov, teoría según la cual a partir del montaje y la intercalación de imágenes diversas con un mismo primer plano de una cara inexpresiva, ésta se podía dotar de diferentes cargas emocionales en función de la escena u objeto que la precedía.

En “El cas Kuleshov“, Juan Carlos García, director del espectáculo (Premio Nacional de Danza y Premio Ciudad de Barcelona), pone en escena un montaje que cuenta con elementos como la proyección cinematográfica, la coreografía, la oratoria y la música en vivo de un trombón.

El espectáculo, presentado por primera vez en Buenos Aires el mes pasado, representa una investigación que plantea las relaciones entre música, teatro, danza y cine en las vanguardias históricas que se esconde detrás del velo de la extraña belleza estética de las producciones de Lanònima Imperial. Una propuesta que se suma a la continua búsqueda y remodelación conceptual de la danza contemporánea que la compañía persigue con cada nueva producción.

Lanònima Imperial, que celebrará 25 años durante el 2011, es una de las compañías de danza catalanas más internacional. Ha presentado sus trabajos a importantes teatros y festivales de toda Europa, América y Asia y cuenta con una larga trayectoria que la han llevado a investigar y explorar caminos y proyectos experimentales que lo han convertido en una de las compañías más importantes del panorama actual.

El cas Kuleshov” se representará en el SAT! Teatre del 9 al 12 de diciembre de 2010.

Dramaturgia, dirección y fotografía: Juan Carlos García
Idea original: Jacobo Sucari y Juan Carlos García
Interpretación y creación: Inma Asensio, Romina Pedroli, Marco Purcaro, Frédéric Filiatre y Juan Carlos García
Música: Frédéric Filiatre
Dirección técnica e iluminación: Manu Martínez
Vestuario: Ariadna Papión
Vídeo creación: Jacobo Sucari
Escenografía: Juan Carlos García y Manu Martínez
Textos: Dylan Thomas, Ernesto Sábato y Juan Carlos García

Horarios:
Jueves y viernes  a las 21:00 horas; sábado a las 21:30 horas y domingo a las 18:30 horas.
Precio: 14 €
Duración del espectáculo: 1 hora

Más información:
Web de Lanònima Imperial: http://www.lanonima.com

Anuncios

Crítica cinematográfica: La noche del terror ciego, de Armando de Ossorio

Zombies Made in Spain

La noche del terror ciego” es un caso excepcional en el panorama del fantástico español: no sólo es una de las pocas pelis de zombies que se han realizado en España (género poco explotado y siempre con el gran referente de “No profanar el sueño de los muertos” de Jorge Grau), si no que (fenómeno insólito) generó tres películas más, creando así la conocida como saga de los Templarios (de Amando de Ossorio). El planteamiento es sencillo y a la vez seductor: “pervirtiendo” las leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer, “La noche del terror ciego” nos habla de unos templarios del siglo XIII que al volver de viaje por tierras foráneas, traen consigo conocimientos prohibidos y el placer por practicar rituales satánicos (¡no podía faltar el sacrificio de una macizorra!) lo cual provoca que los habitantes del pueblecito portugués de Berzano se harten de ellos y decidan colgarlos. Una vez muertos, los cuervos se dan un festín con sus ojos (de ahí lo del terror ciego). Ya en la actualidad, los templarios reviven para volver a aterrorizar al personal.

Primero de todo hay que aclarar que esta película, como pequeña joya trash que es, merece ser vista con MUCHO cariño para poder apreciar sus miserias y sus bondades. La película está plagada de personajes simplones e incluso directamente chorras (la palma se la lleva el tarado, que no Taradete, de la morgue) y sazonada con historias que no despiertan demasiado interés (un triangulo amoroso de los protagonistas, flashback lésbico incluido, o un erudito en el tema de los templarios atormentado por las actividades delictivas de su hijo macarrilla-marca-paquetón). La dirección (más que torpe y con poco sentido del ritmo) y las actuaciones (entre horribles y risibles) no ayudan demasiado a una historia ya de por sí raquítica (unos muertos se levantan de la tumba y atacan a cualquiera que se cruce por su camino). Pero también hay que reconocer que los templarios se convierten en un enemigo impactante visualmente hablando y que sus apariciones son lo mejor de la cinta. A destacar también el detalle de que su ceguera les obliga a perseguir a sus víctimas a través del ruido (detalle más desarrollado en las siguientes entregas). Hay que reconocerle a Amando de Ossorio la inventiva y los redaños de realizar una película de estas características con cuatro perras y mucha pasión.

En sucesivas entregas continuaremos con la saga de los Templarios. Próximamente… “El ataque de los muertos sin ojos” (título grandilocuente donde los haya).

A destacar: la creación de un icono del terror español, icono bastante olvidado y pendiente de una más que justa reivindicación. Aunque se acaba abusando del efecto, los templarios cabalgando al ralentí es una imagen cautivadora. Sorprende que aún nadie no se haya atrevido a realizar un remake (¿tal vez los yanquis se animen?).

A olvidar: el reparto, a cual más ostiable. Especialmente irritante la escena del maquinista de tren rescatando a una posible víctima.

Si tienes tiempo libre: busca a Amando de Ossorio realizando un cameo como jefe de la estación de tren.
—————————————————-

Escrito por: Nexus6cat