Archivo de la etiqueta: Segovia

Gastronomía: Convento de Mínimos, Segovia

Os hablamos hoy en Culturalia de un restaurante que nos llamó mucho la atención en la ciudad de Segovia, que no es otro que el Convento de Mínimos, situado en la calle Valdeláguila 7, detrás de la Plaza Mayor, en el mismo casco antiguo de la ciudad y que ocupa la capilla del antiguo Convento de Nuestra Señora de la Victoria, fundado en el año 1592.

El Convento de Nuestra Señora de la Victoria de Segovia fue creado en el año 1592 por la comunidad de Mínimos que se estableció en la ciudad. Se construyó en estilo barroco. En 1821, el convento fue suprimido en el contexto de la Primera Desamortización, siendo su Iglesia reformada en 1844 para adaptarla como teatro, adquiriendo entonces el nombre de Teatro Principal, el cual cambiaría a lo largo del siglo XIX a Teatro de la Victoria y, por último, Teatro Miñón. Entre los años 2001 y 2005 el edificio fue rehabilitado por con el fin de readaptarlo como un espacio de exposiciones artísticas y para albergar un restaurante y un salón de celebraciones.

Así, pues, tenemos un restaurante ubicado en la iglesia de un antiguo convento, algo ya que por sí solo llama nuestra atención y que además está situado en el centro de la ciudad, a pocos metros de la Plaza Mayor y de la catedral, un lugar idóneo para degustar en él el sabor de la cocina tradicional segoviana.

El restaurante tiene capacidad para más de doscientas personas y dispone de reservados para grupos que aprovechan los antiguos palcos del teatro, por lo que está preparado para acoger congresos, convenciones y banquetes. Otra de las cosas que sorprende es su decoración, ya que al restaurante con la configuración de una planta de iglesia se le suma una ornamentación con grandes murales de arte pop.

La carta del Convento de Mínimos mezcla la cocina tradicional castellana con platos innovadores y en ella predomina la cocina de la zona. La carta presenta diversos menús que van desde el menú del día hasta otros más elaborados e incluye también el menú infantil.

En ellos podremos encontrar platos como la sopa castellana, los judiones de la granja, el revuelto de setas y gambas con patatas paja o un milhojas de verduras con salsa de queso. Entre las carnes destaca su especialidad, el cochinillo asado con patatas, acompañado del entrecot de choto con patatas fritas, el magret de pato con salsa de fresas confitada y ralladura de foie fresco, el secreto de cerdo ibérico con su jugo caramelizado o el codillo en su jugo.

El Convento de Mínimos también dispone de carta de pescados, entre los que hallaremos el lomo de merluza con champiñones y crujiente de jamón ibérico, la lubina a la espalda con verduritas en tempura o lomo de bacalao a la romana. El restaurante ofrece también ensaladas y postres caseros entre los que destacan la mousse de chocolate blanco con frambuesa, el brownie de chocolate con helado de vainilla, la tarta de queso o la tarta ponche segoviano con helado.

Información práctica

Restaurante: Convento de Mínimos
Dirección: Calle Valdeláguila, 7 (Segovia)
Teléfono: 921 460998
Mail: info@conventodeminimos.com

Hora de apertura

Comida: de 12:00 a 16:00 (excepto miércoles)
Cena: de 20:30 a 23:00 (únicamente viernes y sábado)
Consultar horarios y aforos afectados por las normativas Covid

Reservas

Web El Tenedor

Crítica literaria: De buitres y lobos, de Francisco Galván, ed. Algaida.

de buitres y lobosComo ya sabéis Culturalia sigue muy de cerca, más bien dicho, todo lo que puede, el género de la novela histórica, en el que intenta, aunque a veces no lo logre, estar al día de las novedades o reseñar obras interesantes al respecto. La sección pretende, como también sabéis, dar una visión amplia y diversa del asunto, que aunque centrada en el mundo antiguo, intenta huir de los periodos más manidos por los autores del género.

De ahí que hallará interesante la publicación por parte de la editorial Algaida de De buitres y lobos, una novela escrita por Francisco Galván, autor con experiencia en el género, ambientada en época tardo-antigua, protagonizada por visigodos y con una trama que así, inicialmente, se podría catalogar como perteneciente al género de la novela histórica negra o de misterio.

La novela nos sitúa por aquello del año 470 en la corte visigoda de Burdigala (Burdeos). Eurico pretende conquistar el resto de Hispania que aún no está bajo dominio germano, en un momento en el que el poder romano está allí casi extinto, reducido a la zona nororiental de la Tarraconense. Sin embargo han surgido algunos problemas en el territorio peninsular dominado por los visigodos: han desaparecido diversos niños y jóvenes hispanos y se acusa a los germanos de realizar rituales demoníacos con ellos y practicar el canibalismo. Esta situación, que obstaculiza el avance visigodo, va a ser investigada por Wulfric, un hombre de confianza de Eurico y héroe visigodo reverenciado, que será auxiliado por Sigebert, un miembro de la guardia personal del rey.

La acción de la novela da inicio, así, en Burdigala, la capital goda, en la que los dos protagonistas principales se conocerán y donde les será encomendada la misión. Tras ello seguiremos a los protagonistas en su camino desde Burdigala a Pompaelo (Pamplona), una ciudad recién dominada por los visigodos, y Segovia. Así, pues, la novela nos muestra un lienzo de la Hispania tardo-antigua, justo en ese momento en el que periclitaba el poder de Roma pero antes de que los visigodos fueran los amos de la península. Un periodo histórico interesantísimo y sorprendente y muy poco tratado en la novela histórica.

Aun así, la novela de Francisco Galván la podríamos incluir más que en este género en el de las aventuras con base histórica, esto es, en el de aquellas obras en las que el contexto histórico-político cumple el papel de marco en el que se desarrolla la acción protagonizada por personajes mayoritariamente ficticios. Aparte de esto los grandes hechos y los grandes personajes quedan bastante en un segundo plano. Por otra parte Galván está más interesado en relatarnos la interacción, y la desconfianza a veces, existente entre los conquistadores visigodos y los hispanos, todo ello esmaltado por unos personajes y unas aventuras con rasgos propios de la novela juvenil de aventuras.

Un elemento importante de la novela, como de otras muchas del género, es la relación amorosa que mantendrán el godo Wulfric y la romana Silvia Valentina, la hija de un leñador hispano, que materializa por sí misma la posterior unión entre visigodos y romanos que llevaría a protagonizar el siguiente capítulo de la historia hispana.

Francisco_galvan_alfabeto_sagradoAunque podríamos considerar De buitres y lobos como una novela histórica de aventuras, también encontramos elementos de misterio o thriller histórico, relacionado con la investigación llevada a cabo por Wulfric y Sigebert sobre las desapariciones y la acusación de canibalismo vertida por algunos hispanos, incentivados por la Iglesia, sobre los visigodos, consideraros estos últimos, no olvidemos, herejes arriamos por la población católica hispana. Es en este contexto en el que veremos más claramente, aunque no demasiado, el contexto político del momento, en el que los intereses visigodos, los imperiales y los de la corte constantinopolitana se harán algo más diáfanos.

El estilo de la obra es amable y nos proporciona una visión plácida de un época y de unos personajes que, seguramente, no lo fueron tanto, algo muy relacionado con el intento de convertir a los visigodos, unos personajes y un pueblo cargados por el público general de juicios y pre-juicios negativos, con matices positivos y, a ser posible “civilizados”, elementos que observamos en la caballerosidad al estilo medieval de Wulfric y la cordialidad glotona y sensual de su compañero Sigebert, una excusa, esta última, para acercarnos un poco más al arte culinario de la época.

Así, pues, la novela se desarrolla con un estilo sencillo, sin demasiados altibajos, y sin salirse de las coordenadas establecidas por su autor, salvo al final de la historia donde la acción se descarrila para adoptar mayor velocidad. Todo ello, claro está, mezclado en diversos momentos con una narración al estilo de la literatura de “capa y espada”.

De buitres y lobos es una novela amable y nos muestra una historia sin grandes pretensiones, con la voluntad simplemente de hacernos pasar un buen rato, y lo consigue, sobre todo por permitirnos conocer, de forma literaria, un poco más el día a día de una época tachada de oscuridad y barbarie por el apriorismo histórico generalizado. De nuevo una lectura ideal para aquellos que durante las vacaciones opten por refrescarse literariamente y zambullirse en un periodo histórico tan desconocido como apasionante.

Y a todos aquellos a los que que les guste la propuesta les recuerdo que Galván es el autor de una segunda parte, El tesoro de Vulturia, en la que los personajes de la primera entrega se ven involucrados en una nueva aventura histórica. Esperamos poder reseñar la novela lo antes posible.

Título: De buitres y lobos
Autor: Francisco Galván
Editorial: Algaida
Colección: Algaida Literaria
Páginas: 576
Publicación: Junio de 2011
Formato: tapa blanda bolsillo
Precio: 8,00 €
ISBN: 978-84-9877-649-2
——

Escrito por Jorge Pisa Sánchez