Archivo de la etiqueta: Blai Llopis

“Lucrècia” a La Seca-Espai Brossa: Virtuosa i letal

La vida té un preu. La qüestió rau llavors en el fet de si hom pot pagar-lo. Amb dignitat. Perquè aquí els diners molt poc tenen a fer.

A les darreries del principat de l’Antic Imperi Romà, la Lucrècia va gaudir del privilegi de posar preu a la seva pròpia vida. I no tenint-ne prou, va patir-ne les conseqüències amb escreix.

Ara anem a La Seca i arrecerem-nos a la seva Sala Leopoldo Fregoli. Allà es coven històries tràgiques d’una força poètica tal que, com a espectadors, triem morir de lírica escènica. Doncs la sensibilitat, que no sol ser capritxosa, ens mena a respirar el vers de Joan Ramis i Ramis de bracet de la bona traça d’en Sergi Marí. I, d’ençà de les primeres passes, el miracle comença a construir-se. Amb la delicada caracterització dels actors davant nostre preparant-se per poblar l’estança. Amb l’elegància d’una posada en escena que engrandeix l’espai minimitzant-ne l’attrezzo. Amb la sentida interpretació de l’equip artístic. I, sobretot, amb la simbiosi visual de personatges i escenari en aquells moments de major intensitat.

La “Lucrècia” nodrida per en Sergi és una joiosa celebració del fet teatral perquè rep aliment d’una dieta equilibrada pel bon gust. Que ens treu l’alè en les escenes en què l’exquisida heroïna titular és turmentada però és que també eleva el nostre esperit a l’hora de comprovar el determini d’aquesta dona que decidí ser només si havia de ser.

Els ingredients inclouen un vestuari d’immaculada excel·lència, una música que subratlla oportunament la tensió de la tragèdia i una col·lecció de moments extraordinaris per la seva concepció escènica i concreció simbòlica: l’assetjament de la protagonista fins a ser arraconada sense miraments; l’apropiació de la seva virtut transmutada en la túnica de mil plecs; l’intent de suïcidi amb un ganivet esmolat per l’encís de la desesperació; el retrobament amorós final d’una tendresa tan bella com insuportable. Són instants d’intel·ligència dramatúrgica i que colpeixen.

El text és una gratificant troballa: procedent del s. XVIII, la dificultat d’estructurar-se en versos alexandrins n’augmenta el seu valor. I la capacitat d’acostar l’intimisme del patiment d’una dona per preservar la puresa marital, el despotismetrasbalsador del dictador i els ànims exaltats de rebel·lió del poble oprimit li donen un acabat molt atractiu per la seva riquesa temàtica.

En l’apartat interpretatiu, regna amb corona de serenor, ceptre de temperament i tron de classe superior Enka Alonso (que substituïa Queralt Albinyana en la funció del passat diumenge dia 6 d’abril), dotada d’una versatilitat admirable, que només perd momentàniament intensitat en la recta final. Protegint-la en un honrós segon terme, Blai Llopis (un Brutus madur, ferm i suggeridor) i Agnès Romeu (substituta al seu torn de la pròpia Alonso), minyona de sofriment encès. La resta dels actors acusen certa inseguretat en la recitació i miren de compensar-ho amb la contundència vocal (Xavier Núñez), la ira i l’enveja sibil·lina (Josep Mercadal) i la picardia (Àlvar Triay).

I al capdavall paguem el preu: Sospirem davant el sacrifici de Lucrècia, sanglotem perquè sabem que mai no serem con ella i aplaudim amb furor que ens hagi picat l’ullet a l’Espai Brossa.

Per Juan Marea

“Lucrècia” es representa a La Seca-Espai Brossa de Barcelona fins al 20 d’abril.
http://www.laseca.cat/ca/obra/58/lucrecia–joan-ramis-i-ramis/

Crítica cinematográfica: [REC]3 Génesis, de Paco Plaza

La culpa es de David Gallart. Sí, fue él, montador de las anteriores películas de la saga, quien sugirió a los directores la brillante idea de celebrar una apoteosis zombi en el transcurso de una boda; de esta manera podrían mantener el punto de vista subjetivo que la cámara en mano ofrece: este tipo de ceremonia suele grabarse de principio a fin, ya sea por el fotógrafo profesional o por los invitados, que creen que en su interior habita un director de cine excelso, y sus pequeñas cámaras son el instrumento perfecto para inmortalizar la película que habita en su cabeza. Paco Plaza aceptó el reto encantado, y el resultado es [REC]3 Génesis, una terrorífica comedia (sí, sí, comedia) que nos hará replantear si aceptamos o no la próxima invitación a un enlace matrimonial.

Plaza firma una auténtica película “romántica”: la pareja protagonista hará cualquier cosa para que su amor triunfe y evite las trampas del destino. Con todo, esta es una película “romántica” pasada por el enfermizo filtro del director valenciano, así que quienes ponen obstáculos a la felicidad de los enamorados no son exnovios celosos o arrepentidos, no: son los mismos invitados a la boda convertidos en zombis ansiosos de carne humana, monstruos herederos de la maldad de aquella Niña Medeiros que se escondía en el edificio de l’Eixample barcelonés, gran protagonista de [REC]. Pero esos seres sedientos de sangre no contaban con la aparición de una novia que, bajo ningún concepto, permitirá que nadie arruine su día.

[REC]3 Génesis evita repetir la fórmula, aunque mantiene los principales elementos que han hecho de éste uno de los fenómenos cinematográficos más interesantes de nuestro cine. De esta manera, y a pesar de que el film empieza con los vídeos grabados cámara en mano por los invitados, pronto abandona esa posición para ofrecer una imagen sin movimientos bruscos, más elegante y cuidada; además, otra de las particularidades de esta secuela es que, por primera vez, el virus abandona la claustrofóbica oscuridad del edificio barcelonés para hacer su aparición en un entorno bello y luminoso, un contraste que no penaliza en ningún momento el desarrollo de la película.

En toda celebración nupcial es imprescindible una buena banda sonora que haga bailar a los invitados, y Plaza ha incluido varios temas que homenajean a las figuras del rock nacional: desde Loquillo hasta Coque Malla, desde M-Clan a Iván Ferreiro, por no hablar de Pablo Abraira –con el clásico de karaoke Gavilán o paloma– o el mítico Tino Casal y su himno glam Eloise, que suena en un momento clave de toda boda.

Los dos protagonistas de la película, aquellos que nos han invitado a su boda, son Diego Martín (Koldo) y Leticia Dolera (Clara), dos buenos actores que realizan aquí un magnífico e impecable trabajo; sin embargo, el personaje destacado por méritos propios es el de Clara, una heroína incansable que acompañará para siempre a Dolera, y debemos agradecer a Paco Plaza que haya creado esa figura, la de la novia ensangrentada blandiendo una motosierra para aniquilar zombis, que el tiempo convertirá en un inolvidable icono del cine de terror actual.

Ya lo dice el personaje de Clara en la película: “Vais a flipar”. Así es: esta nueva entrega de la saga nos hará flipar, nos sorprenderá, nos emocionará, en ocasiones hará que nos agarremos a la butaca del cine, en otros momentos no podremos evitar reír a carcajadas con el toque gore de las situaciones que Paco Plaza presenta en [REC]3 Génesis, una nueva visión de la saga que no decepcionará a sus seguidores, una excelente reinterpretación del virus zombi que calienta motores para el apocalipsis final que llegará con [REC]4.

Título: [REC]3 Génesis
Director: Paco Plaza
Intérpretes: Leticia Dolera, Diego Martín, Ismael Martínez, Álex Monner, Claire Baschet, Jana Soler, Emilio Mencheta, Adolf Bataller, Dolores Martín, Blai Llopis, Mireia Ros, José De la cruz, Xavier Ruano
País: España
Año: 2011
Duración: 88 minutos

____________________
Escrito por: Robert Martínez Colomé

Crítica teatral: Cock, en el Club Capitol.


El espectáculo que estrenó el pasado 8 de febrero la sala 2 del Club Capitol tiene el contundente título de “Cock“, o lo que es lo mismo, “Polla” en castellano. En su cartel luce un gran pepino y su original programa de mano muestra como se llama al miembro viril en diferentes partes de Europa. Un título que puede llevar a pensar en un espectáculo fuerte, y lo es, pero para nada sexualmente explícito.

Pau Roca (John) es un joven indeciso, homosexual y con poca personalidad hasta las últimas consecuencias. Su angustia existencial le desborda. Albert Triola, su pareja masculina, es enérgico, vitalista pero muy posesivo, de aquellos a los que les gusta que “se haga lo que se ordena”. Un compañero que anula en gran medida a John. Llevan muchos años juntos y John se plantea acabar con esta dominación sentimental. En el camino al trabajo conocerá a una simpática e inteligente chica, encarnada por Mar Ulldemolins, que le descubrirá un mundo nuevo, lleno de posibilidades, de dudas y de gozos.

La indecisión de John a decantarse por uno o por otra, llevará a los protagonistas a la rocambolesca y descabellada idea de organizar una cena a tres bandas. Aquí entrará en liza el cuarto actor, Blai Llopis, que interpreta al padre del gay abandonado, que será un refuerzo en la lucha para salvaguardar la felicidad emocional de su hijo.

Cock huye del típico triangulo amoroso. En la obra hallamos a una pareja y a la chica en discordia, pero la novedad es que la pareja protagonista es gay. Con este peligroso cóctel se plantearán un torrente de emociones e interrogantes sobre la identidad sexual que nos forjamos cada uno de nosotros.

El escenario es aséptico y minimalista. Sólo está compuesto de cuatro grandes cubos que se iluminan y son usados para sentarse, tumbarse (y otras cosas) por los actores y un fondo ovalado sin ningún dibujo ni imagen. Los cuatro actores se emplean a fondo para mostrar toda la magnitud y la intensidad sentimental de la situación que nos narra Cock, mientras deambulan por los diferentes escenarios incorpóreos que no dejan de ser uno y el mismo. Y la verdad es que consiguen que te metas en la trama y atisbar los puntos de vista y las formas de ver y de afrontar la vida de cada uno de ellos. Menos mal que la obra está salpicada de múltiples momentos de humor, sino sería una experiencia dura y seca.

Diferentes escenarios, la ruptura, el nuevo amor o la reconciliación se irán intercambiando. De entre ellos divertidísimo el primer encuentro sexual entre el chico y la chica y muy bien resuelto visualmente. Con la aparición del padre de la pareja de John se plantean diferentes razonamientos sobre la homosexualidad (y la sexualidad) y sobre la aceptación y la falsedad de la sociedad con respecto a estos temas. La chica sin embargo planteará sus propias ideas. De hecho en este último acto que transcurre durante la cena, el escenario se transforma en “La Casa de las Dagas Voladoras” por los sarcasmos y las puyitas que se van echando los unos a los otros y que hacen estallar en risas al público. Solo cuando el indeciso John sea llevado al límite y estalle en ataques de cólera la verdad podrá salir disparada…

Cock es una comedia agridulce y descarnada que nos muestra la manipulación, el chantaje emocional y la angustia existencial que sufre el protagonista y plantea muchas preguntas: ¿es la novedad lo que nos hace cambiar? ¿Puede amar un hombre a otro hombre sin ser homosexual? ¿Han de existir las etiquetas? Suerte que, además de todo esto, la obra hacer reír.

Cock” se representa en el Club Capitol del 8 de febrero al 1 de abril de 2012.
NUEVA PROGRAMACIÓN: del 6 de septiembre al 21 de octubre de 2012.

Autor:Mike Bartlett
Traducción: Violeta Roca y Joan Sellent
Dirección: Marta Angelat
Reparto: Pau Roca, Albert Triola, Mar Ulldemolins y Blai Llopis
Diseño de luces: Jaume Ventura
Diseño de sonido: Toni Saigi Chupi
Construcción espacio escénico: Taller Escenografia Sant Cugat

Horarios: de miércoles a viernes a las 20:30 horas; sábados a las 18:30 y a las 20:30 horas y domingos a las 18:30 horas.
Precio: miércoles y jueves 18 €; viernes, sábado y domingo 21 €.
Duración de la obra: 90 minutos
Idioma: catalán
——————————

Ecrito por: Taradete