Crítica literaria: Viriato. Iberia contra Roma, de João Aguiar.


Como ya dije en otro lugar, hace unos años, y no tantos, era muy fácil ir a una librería y hallar una gran cantidad de novedades en la sección de novela histórica. Uno podía escoger entre un viaje a la bulliciosa, cosmopolita y dominadora Roma de finales de la República e inicios del Imperio; a la democrática y cultural Atenas del siglo V a.C., a la tenebrosa y salvaje (aunque menos) Edad Media; al siglo de Oro de la historia patria, que no fue ni tan dorado ni tan patrio o a los inicios de la Edad Contemporánea plagados de las vicisitudes democráticas y reformistas de las cuales somos herederos en la actualidad. Esto era una tarea fácil. Y lo sigue siendo en la actualidad. Lo difícil era encontrar novelas históricas (y a poder ser de calidad) ambientadas en suelo hispano, o lo que es lo mismo, que uno no se viera obligado a viajar sobre el lienzo literario a capitales de otros países y naciones para disfrutar de una buena aventura ambientada en el pasado. Por ventura este hecho se ha ido corrigiendo en los últimos tiempos y ahora es cada vez más habitual hallar esta doble posibilidad de viaje literario en el tiempo (sin tener que escoger un destino geográfico muy lejano) en la mayoría de las librerías, si no en todas.

Esta presentación me sirve para introducir la reseña de Viriato, Iberia contra Roma, de Joao Aguiar, una novela que, seguro, ha tenido un acrecentado aumento de sus ventas al ser el protagonista de su trama el héroe de una de las producciones televisivas de más éxito de esta temporada en Antena3, Hispania la leyenda. Así, pues, creo que esta es una buena ocasión para hablar un poco sobre la novela de la que la editorial EDHASA ha publicado una edición de bolsillo en el año 2010.

Pues bien, lo que primero he de decir es que el título nos puede llevar “un poco” al engaño. Es decir, que el protagonista de la novela no es propiamente Viriato, sino un joven llamado Tongio, descendiente de un príncipe brácaro depuesto y expulsado de sus dominios a mediados del siglo II a.C. Es a través de este personaje que Joao Aguiar nos presenta la historia de la Lusitania indígena, aquella que se vio obligada a enfrentarse, liderada por el caudillo Viriato, a la amenaza romana.

Así, pues, La primera parte de la novela nos narra los orígenes y la adolescencia del joven brácaro crecido y educado en la ciudad de Gades. Aquí veremos los lazos familiares y sociales de una familia de mercaderes afincada en esa ciudad de cuño fenicio y como la desgracia se apodera de la familia debido a la presencia y a la dominación romana.

La segunda parte del libro y la más amplia, realiza un recorrido a lo largo del conflicto entre romanos y lusitanos. Bien pronto Tongio y sus camaradas se verán atraídos hacia la órbita del héroe lusitano, al que apoyarán en su tremendo y angustioso enfrentamiento con Roma. Es a partir de aquí donde Viriato será uno de los protagonistas de la novela, aunque no el único, ya que, como he dicho antes, la historia nos es narrada a través de los recuerdos de uno de sus partidarios. Podemos, pues, dar un giro a la perspectiva habitual desde la que se nos narra, habitualmente, la historia de Roma. Si normalmente son las legiones, los tribunos, los gobernadores y los generales romanos los que protagonizan las hazañas de conquista relatadas en las obras ambientadas en la época, en esta ocasión podemos darle la vuelta. Serán los romanos los enemigos y los lusitanos los protagonistas en primera persona.

La novela de Joao Aguiar es interesante y original (hemos de pensar en el año en que se publicó) aunque en algunas ocasiones no sea muy fiel a los acontecimientos, en un doble sentido. El primero, y posiblemente el que más afecte a la novela, es el poco desarrollo que el autor realiza sobre determinados sucesos y acontecimientos. Esto es, la poca descripción, o más bien breve descripción, de batallas y enfrentamientos históricos, o la escasa construcción de algunos de los personajes, como es el caso de Viriato. La técnica indirecta del relato (a través de Tongio, uno de sus hombres de confianza) no permite conocer muy bien ni muy de cerca al verdadero héroe de la historia, a Viriato, ya que nos topamos con él cuando ya es un guerrero hecho que lidera una hueste de jinetes, por lo que no podemos conocer íntimamente al rebelde, algo debido, en parte, seguro, al desconocimiento histórico sobre los orígenes de Viriato, algo patente en las fuentes. Aunque, sin embargo, para eso está la literatura, para suplir con imaginación “y decoro” las lagunas de la historia.

El segundo es la “incorrecta” interpretación de algunos de los hechos históricos del momento, lo cual es debido, sin ningún tipo de duda, a la formación del propio Aguiar, periodista, no historiador. De aquí un error como la interpretación que hace Aguiar de la duración de los mandatos de los gobernadores romanos, la cual normalmente se extendía, en esta época, a lo largo de dos años, el primero como pretor y el segundo como propretor, hecho que permitía al gobernador destinado a unas provincias tan peligrosas como las hispanas obtener experiencia y valía en su toma de decisiones (algunas veces dramáticas y luctuosas), al mismo tiempo que posibilitaba al Senado romano reducir a la mitad el coste del envío de un nuevo gobernador inexperto cada año y el reclutamiento de nuevas tropas para la ocasión.

Aun así, Viriato, Iberia contra Roma es lo que su título indica. Hallaremos en la novela un relato de las batallas, de las victorias y de las derrotas de uno de los caudillos indígenas que más se esforzó por defender la libertad de los lusitanos ante el avance romano. Aguiar nos muestra el conglomerado de pueblos, tribus y ciudades que componían el ambiente indígena en la península Ibérica; conoceremos su organización social, sus creencias, sus formas de vida y el trasfondo humano de una historia conocida en sus grandes personajes por casi todos pero desconocida en sus concretos por la mayoría. Nos montaremos en una cabalgadura literaria y nos uniremos a uno de los enemigos más famosos a los que tuvo que hacer frente el que un día llegaría a ser el majestuosos imperio de los romanos y veremos cuan desesperada y estéril pudo ser la resistencia ante su avance.

Por eso, por la óptica que toma la historia, por el protagonismo que en ella tiene la historia de España (aunque en esos momentos aún no se pudiera hablar de España) y por la gloria y el lirismo que pueden llegar a poseer las batallas perdidas (y la de Viriato fue una de ellas) la novela se convierte en una buena opción si uno quiere dedicarse un rato a gozar de un relato “de aventuras históricas” aunque el global de la obra no sea el mejor que se pudiera haber conseguido. Una buena ocasión, en resumen, para conocer un poco más al protagonista de uno de los episodios más famosos de la historia de Hispania (la resistencia de los lusitanos de Viriato) y, por que no, al protagonista de uno de los éxitos televisivos de la temporada, ahora que, si no me equivoco, se están rodando los nuevos capítulos de la segunda temporada.

Título: Viriato. Iberia contra Roma.
Autor: Joao Aguiar
Editorial: Edhasa
Fecha de publicación: noviembre 2010
Colección: Narrativas históricas
Páginas: 336
Formato: 640 g 15 x 23 cm
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta y punto de lectura
Precio: 22 €

Ficha editorial de la obra: http://www.novilis.es/VIRIATO.pdf
———————————————————————————————-
Escrito por: Jorge Pisa Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s