Archivo de la etiqueta: Rosemary Sutcliff

Crítica literaria: Los guardianes de la luz, de Rosemary Sutcliff.


Gracias al estreno del film La legión del águila el mes de abril del año pasado y la reedición, por parte de la editorial Plataforma, de la novela El águila de la novena legión, de Rosemary Sutcliff, en la cual se basa la película, Blog Culturalia ha podido iniciar y finalizar un viaje de análisis a través del mundo de ficción histórica creado por la autora inglesa en los años 50 del siglo XX. Un viaje que repasa, a través de las peripecias de la familia Aquila, la historia de Britania desde el siglo II al V d.C. y que revive, en forma de ficción histórica, la conquista y la dominación romana de la isla.

Esta tercera entrega de la saga, titulada Los guardianes de la luz, publicada originalmente en el año 1959 (y editada en español por Plataforma editorial también en el año 2011), posee un alto grado de finalización en lo que respecta al mundo romano establecido en la isla y tiene un acentuado carácter de inicio en relación a la fase medieval de la historia de las islas británicas.

Nos hemos de situar, pues, a mediados del siglo V d.C., cuando, debido a la crítica situación política que atravesaba el Imperio romano, el todopoderoso general Aecio decide retirar las últimas tropas romanas presentes en Britania ubicadas en la costa este, en el fuerte de Rutupiae, dejando, de esta forma, a la isla indefensa ante los ataques de los pueblos germánicos (anglos, jutos y sajones), que iniciarán el saqueo y la conquista del territorio britano.

Marco Flavio Aquila, decurión de la caballería romana de origen britano optará, ante la marcha de las águilas, por la deserción y por permanecer en la isla, junto a su familia, su padre y su hermana Flavia, y hacer frente a la invasión y a la inminente destrucción sajona. Ésta no se hará esperar y traerá la desgracia a la familia Aquila. El ataque germano acabará con la villa familiar, la muerte de su padre y el rapto de su hermana por parte de los sajones.

Aquila sobrevive al ataque germano para ser esclavizado por un joven juto, que lo llevará a tierras escandinavas donde servirá como esclavo. El destino, sin embargo, permitirá a Aquila volver a tierras britanas, donde podrá escapar y ponerse en contacto con las fuerzas de Ambrosio Aureliano, el líder celto-romano que capitaneará la resistencia frente a la invasión germana.

Sutcliff nos sitúa, literariamente hablando, en el cierre del periodo de dominación romana sobre la Britania antigua y nos ubica en un nuevo comienzo, el de la historia medieval de la isla, que la autora había escuchado tantas veces narrar a su madre. Un mundo donde la leyenda, la fábula y el heroísmo estarán muy presentes, no en vano nos adentramos en la época en la que se ambientan las leyendas del Rey Arturo y sus caballeros, presentes también en esta novela, si bien de una forma bastante más “realista” a la que estamos acostumbrados.

La autora, como decía, se zambulle en este ambiente de decadencia y de crisis política del poderío romano para concebir, seguramente, algunas de las escenas más emotivas de toda la saga. La primera es la de la deserción del propio Aquila, con el faro de Rutupiae y la marcha de las galeras romanas como símbolo final de la dominación romana y como leitmotiv que reaparecerá a lo largo de la novela. Toda una escena que nos sitúa rápidamente en lo que va a ser la trama histórica y que nos muestra el terror, las emociones y la fidelidad que Flavio mantiene no solo con su patria sino también con su familia. Una brecha que prefigura de alguna forma la rotura política entre la isla británica y el poderío romano continental.

La segunda, un poco menos verídica según mi opinión, es la llegada de los grupos de saqueadores sajones a la villa familiar de los Aquila, que acaba de poner fin al mundo romano que había desarrollado Sutcliff en sus dos novelas anteriores y que nos muestra claramente la brutalidad y la irracionalidad de la nueva época que se abría paso en la isla. Una visión muy propia de los autores y del público, de la primera mitad del siglo XX, y si me apuran, también en la actualidad.

Los guardianes de la luz se convierte en un episodio literario más que nos describe la historia de la Britania romana. La meta de Sutcliff, sin embargo, no era nada fácil, no solo por la falta de información histórica a la que pudo tener acceso la escritora, sino por la “legendarización” de todo el periodo de la mano, como he indicado anteriormente, de las leyendas artúricas y de la universalización de la figura del rey Arturo, que hemos de ubicar, más o menos, en esta época. Aún así Sutcliff opta, como ya hiciera en los dos volúmenes anteriores de la trilogía, por un ambiente mucho más histórico del que estamos acostumbrados. La autora nos relata la llegada de los sajones y su asentamiento en la isla y los esfuerzos de los britanos, los descendientes de la tradición romana, por defender su territorio. Es aquí donde aparecen personajes como Ambrosio Aureliano y Vortigern, dos caudillos britanos de época post-romana; Hengest, el cabecilla sajón que liderará la acometida germana en tierras britanas; e incluso Artos, personaje este último que prefigura al legendario rey Arturo.

Los guardianes de la luz, título que hace una clara referencia a la resistencia britana, es una novela de lucha y de supervivencia, que nos narra el choque “literario” entre dos mundos diferentes, la tradición britano-romana y la nueva realidad que representaban los invasores germanos, en la novela principalmente sajones, y que con el tiempo daría forma a la Inglaterra medieval.

Rosemary Sutcliff, la autora.

El espacio delimitado por la autora es el de un mundo en descomposición, el romano-britano, que ha de unirse para luchar contra los salvajes e inhumanos sajones. El marco es el que ya conocemos de la saga: una historia donde un joven miembro de la familia Aquila, en este caso Flavio, militar de profesión, es el protagonista, y de cómo, a través de su experiencia se materializa la transformación de la isla y de su historia. Flavio, tras la pérdida de su familia, de su lealtad (a las águilas romanas) y de su libertad a manos de los sajones, hallará la esperanza en la figura del líder britano-romano Ambrosio, donde residirá el futuro de los aterrorizados britanos. Una clara referencia a la transmutación de la identidad de la isla.

La tercera parte de la saga la podríamos considerar, también como en el caso de las dos entregas anteriores, como ejemplo de las novelas juveniles aptas, claro está, para todos los públicos. En ella estará presente la violencia, los valores, el compromiso y la esperanza, aunque se hallan ausentes las emociones amorosas, un hecho que sorprende ya que es en esta tercera novela donde por primera vez el protagonista mantiene una relación sentimental (en algunos tramos una relación de amor/odio) con una joven celta llamada Ness, hija de un caudillo britano. Aún así, el componente más afectivo de la relación está ausente, algo que podemos entender en base al público (juvenil) al que estaba dedicada la obra, y a la experiencia vital de la autora, la cual, debido a la enfermedad de carácter artrítico que sufrió desde muy joven, se vio pronto reducida a una silla de ruedas. Sutcliff no se casó nunca y no tuvo hijos, hecho que ayuda a explicar, en parte, esa ausencia de contenido sentimental y emotivo en sus obras, algo que no impidió que sus novelas triunfaran, no solo en su país sino también en el extranjero.

Los guardianes de la luz es una obra que nos permite echar un vistazo, en clave de “aventura” histórica, a un mundo convulso, donde el lector se verá reclutado por parte de las escasas y desprovistas huestes britanas y donde seguiremos los pasos de Flavio y de los nuevos referentes históricos de la isla, ya sea el líder britano Ambrosio o su gran oponente Vortigern, cuya malicia nos será mostrada ya desde muy pronto a través de su alianza con las bandas de guerreros sajones, que traerán la muerte y la destrucción al territorio britano.

La autora mantiene a lo largo de toda la novela el estilo grato, entretenido y emotivo, al que ya nos tiene acostumbrados en la saga y se nota que nos explica una historia muy querida por ella. Una historia que posee un marco en el que la decadencia está muy presente: la decadencia del poder romano o la decadencia de la romanidad, que se mostrará plenamente en la escasas descripciones que la autora realiza de las ciudades britano-romanas. En ellas se huele y se nota el declive y la falta de recursos que hacen que los centros urbanos decaigan, que vayan envejeciendo poco a poco. A esto se suma un cambio de escenario. Si en las anteriores novelas las ciudades estaban muy presentes en la trama, en esta tercera entrega siguen existiendo, si bien la acción no se desarrolla en ellas. El relato es más rústico, más agreste, ambientado sobre todo en los asentamientos celtas de carácter más rural. Una perspectiva ésta que, como dije, prefigura una visón más “medievalizante” de la historia.

Los guardianes de la luz es una novela de transición, una novela entre dos mundos, entre el romano y el medieval, una novela que abrió el camino a otras aproximaciones de Sutcliff a la épica medieval de la historia de Britania, que de una forma u otra también tendrían a la familia Aquila como protagonista. Es, en definitiva, un cierre de la autora a unos personajes y a un ambiente muy apreciados por ella. Una buena clausura para una trilogía que hizo las delicias de millones de lectores y que, gracias a Plataforma editorial, hará también, las delicias del público español gracias a su reedición en lengua castellana.

Título: Los guardianes de la luz
Autora: Rosemary Sutcliff
Año de publicación: 2011
Traducción: Ángel Jiménez
Colección: Novela Histórica
Formato: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-15115-03-8
Páginas: 371
Precio: € 19.95
———————–

Escrito por: Jorge Pisa Sánchgez

Anuncios

Crítica literaria: El águila de la Novena legión, de Rosemary Sutcliff.

En relación al estreno del film La legión del Águila, producida por Duncan Kenworthy, dirigida por Kevin Macdonald y basada en la novela El águila de la Novena legión de Rosemary Sutcliff Culturalia publicará un conjunto de entradas/posts relacionados con tal evento, entre los que destacan la crítica de la novela, la crítica de la película y un artículo referente al misterio histórico de la desaparición de la legión, asunto sobre el cual descansa toda la temática.

Hoy haremos referencia a la novela, escrita por Rosemary Sutcliff y que lleva el título de El águila de la Novena Legión, publicada en castellano por la Plataforma editorial. Lo primero que podemos decir es que podríamos ubicar la obra tanto en el género de la novela histórica como en el de la novela de misterio, ya que, y como desvelaremos más adelante, aunque la historia está tratada desde un punto de recreación histórica novelesca, toda la trama está basada en un “misterio histórico” todavía no aclarado. Pero todo a su tiempo…

Comencemos hablando, pues, de la novela de Sutcliff, seguramente la clave del arco sobre la que se sostiene todo. El águila de la Novena Legión explora un mundo poco conocido aquí, en las tierras bañadas por el cálido y tranquilo Mediterráneo, como es la historia de la Britania romana, y más concretamente, durante las primeras décadas del siglo II d.C., durante los reinados de los emperadores de origen hispano Trajano y Adriano. Una época en la que el poder romano aún estaba en continua lucha con los pueblos indígenas, entre ellos pictos y escotos, prueba de lo cual es la inmensa obra de ingeniería técnica que supuso la construcción en el año 122 del Muro de Adriano, como medida defensiva ante la amenaza constante de los bárbaros del norte. El origen de la historia se sitúa, sin embargo, un poco antes, en los días del gobierno de Trajano, en el que una legión, la IX hispana, partió de su campamento militar en dirección hacia el norte, una marcha de la cual nunca volvió.

Algunos años más tarde de tal desaparición, Marco Aquila, el hijo de uno de los centuriones de la legión sufre una grave herida al ser atacado el fuerte en el que estaba destinado por fuerzas indígenas. La herida en la pierna cierra a Marco el futuro en el ejército y le obliga a retirarse a la casa de su tío Aquila, que vive en la ciudad de Calleva (la actual Silchester). En su retiro convaleciente Marco se reencontrará con la vida de una ciudad romana de provincias alejada de su Italia natal: la vida ciudadana, los juegos gladiatoriales, la estructuración doméstica de la casa de su tío y dispondrá del tiempo necesario para decidir que hacer con su vida, una vez que su herida le ha cerrado las puertas de la milicia. En Calleva Marco conocerá a su joven vecina Cotia, con la que muy pronto intimará y se hará cargo de un esclavo Esca, un gladiador salvado de la muerte en el anfiteatro.

La visita de un legado amigo de su tío le dará a Marco la oportunidad de limpiar el nombre de la legión de su padre, ya que según, parece, corren rumores de que se ha visto el estandarte de la legión IX hispana por las peligrosas tierras del norte. La noticia y la recuperación de Marco le permitirán iniciar una aventura vital: dirigirse hacia el norte, acompañado de su ex-esclavo Esca, y buscar el águila de la legión, conocer el verdadero final de la unidad donde sirvió su padre y poder limpiar el nombre de la legión.

la-legion-del-aguila-cartelEl viaje por las tierras de Valentia y Caledonia, bajo el disfraz de un oculista griego le permitirá penetrar en el mundo indígena y descifrar los misterios que atañen a la legión de su padre. Antiguos soldados romanos desertores, tribus britanas orgullosas de su raíces y de la libertad ganada ante Roma; rituales religiosos indígenas y sobre todo una indagación que le permitirá hallar lo que busca, aunque lo que halle no sea de su agrado.

El Águila de la Novena Legión es una novela ambientada en los dominios provinciales bajo el poder romano. Una novela que nos habla de la expansión no tan solo del poderío de Roma sino también de sus formas de vida y sus costumbres por todos los confines del imperio. Nos habla también del ejército romano y de los hombres que formaron la máquina militar más famosa del pasado antiguo. Pero también nos habla de los mitos y de los misterios (más de los primeros que de los segundos) que rodearon siempre al hombre de la Antigüedad.

Hemos de saber que en esos tiempos todo aquello considerado importante, e incluso aquello que no lo era, estaba relacionado con la divinidad y lo divino, y como no, también la legión y su estandarte. A través de la historia de Roma conocemos el componente religioso que poseían los estandartes de las legiones, que eran considerados por los soldados como algo divino, y los grandes esfuerzos que los emperadores romanos podían llegar a hacer para recuperar los estandartes de legiones derrotadas por el enemigo, como fue el caso de Augusto y su interés y destreza por recuperar los estandartes de las legiones de Craso y Marco Antonio perdidos al ser derrotados por los partos durante los últimos años de la República romana.

De este respeto mayestático se nutre la novela de Sutcliff y nos permite conocer un poco mejor a la persona que existió detrás de cualquier legionario. Marco es un personaje martirizado por dos razones: la pérdida de la IX hispana, y con ella de la vida de su padre; y sobre su futuro, ya que la herida que ha sufrido no le permite continuar con su carrera militar. Todo ello son obstáculos que no le posibilitan mirar hacia delante y encarrilar su existencia. El rumor sobre el avistamiento del estandarte que una vez enarbolará su padre y la posibilidad de recuperarlo provee a Marco de un objetivo alcanzable, al que sin duda se sumará sin apenas pensarlo.

En su aventura en territorio enemigo dispondrá de la ayuda de su esclavo, o mejor dicho, ex esclavo britano, autentico bastón de apoyo en esta aventura. Una hazaña que nos permite no tan solo conocer el mundo indígena sino también el mundo de frontera, aquel que compartía elementos propios tanto de los romanos como de los britanos conviviendo en equilibrio, muestra de lo cual es la tapadera de oculista griego que utilizará Marco en su empresa. Un mundo de frontera donde veremos el alcance de la romanización, sus logros y sus fracasos.

aguila legion
El núcleo principal de la historia la conforma la empresa de Marco y Esca en territorio indígena. Aún así, es una novela narrada desde el punto de vista romano, donde se interioriza más en los personajes romanos, a excepción del esclavo Esca. En Marco descubriremos al legionario orgulloso de su pasado militar y desvalido fuera de la milicia; en su tío Aquila hallamos al italiano asentado en la provincia donde ha pasado la mayor parte de su vida en destinaciones militares y donde conoció su auténtico amor. Cotia nos permite vislumbrar a la población indígena atraída y al mismo tiempo subyugada por la cultura romana en la que vive. Esca por último nos presenta al esclavo que ha perdido su libertad pero no su orgullo de ser britano y su hombría. Una obra, en fin, con pocos personajes que nos permite revivir la vida en una provincia en los tiempos de la dominación romana…

La novela es interesante, aunque como decía, nos relata un hecho en base a una premisa que, posiblemente, nunca ocurrió, o mejor dicho no ocurrió así. Hasta mediados del siglo XX se poseían pocos datos sobre el destino de la IX hispana, legión que desaparece de los registros históricos en el año 108, cuando poseemos la última noticia fidedigna y datada de su pervivencia, una inscripción que nos informa de la reforma de una de las puertas de entrada del campamento militar de York, en el que la legión estaba asentada. A partir de aquí, todo son sombras y dudas acerca de qué es lo le pasó a la legión. Aunque diversos historiadores defienden que la IX hispana fue trasladada a Oriente donde fue destruida en un enfrentamiento contra los partos en el año 161 d.C., no todos los especialistas están de acuerdo con ello, por lo que el misterio de su final aún sigue oscureciendo la historia britana. Este hecho, la desaparición de la IX hispana de las fuentes históricas, es el que hizo nacer la leyenda de que o bien la legión había desertado o había sido destruida en el norte de Britania.

Sutcliff, pues, modeló la trama de su novela en el misterio de la IX hispana, en el enigma sobre su final. Una novela que desde su publicación en el año 1954 se ha traducido a 21 idiomas, entre ellos el español gracias a la edición de Plataforma editorial, y sobre la que se han rodado diversas película ambientadas en la Antigüedad, como lo fueron La última legión (2007), Centurión (2010), y La legión del Águila (2011), que se estrenó el pasado 8 de febrero en las salas española. Un indicio de que el destino de la IX legión hispana sigue interesando al público actual, y una oportunidad para conocer algo más la historia de Roma y embarcarnos en una aventura que nos permitirá desentrañar junto a sus intérpretes principales, el romano Marco Aquila y el britano Esca, el aún desconocido destino de la legión IX hispana.

Título: El águila de la novena legion
Autora: Rosemary Sutcliff
Editorial: Plataforma
Colección: Histórica
Fecha de publicación: marzo de 2011
ISBN: 978-84-96981-25-6
Páginas: 300
Precio: € 19.95
————————————————————–
Escrito por: Jorge Pisa Sánchez

Novela: El águila de la novena legión, de Rosemary Sutcliff. Editorial Plataforma.


Aquí os reseñamos una obra interesantísima de Rosemary Sutcliff, El Águila de la Novena Legión, la novela en la que se ha basado la película La legión del Águila, de Kevin Macdonald que se estrenará en España el próximo 8 de abril de 2010. Una historia que nos dirige a la Britania romana del siglo II d.C. y al desenlace de un gran misterio que rodea la desaparición de una legión.

En el año 117 d. C. la Novena Legión Hispánica se internó en las nieblas de Caledonia y entró en la leyenda, pues nadie tuvo nunca más noticia de ella ni de los hombres que la integraban. Veinte años después, Marco, hijo de unos centuriones de la desdichada legión, recala en Britania con su unidad de auxiliares galos. Gravemente herido durante un levantamiento de la población britana de origen celta, debe abandonar el servicio, pero se le presenta la oportunidad de correr la mayor aventura de su vida porque al norte del Muro de Adriano, entre las tribus todavía por conquistar, corre el rumor de que ha reaparecido un poderoso amuleto de guerra: el Águila de una legión romana. Sólo puede ser el Águila de la Novena y Marco se internará en las brumas del norte para arrebatar el trofeo a los bárbaros, devolver el honor a la legión de su padre y resolver el enigma de su misteriosa desaparición.

El águila de la novena legión es la primera parte de la trilogía que ha vendido 1.000.000 de ejemplares y ha sido traducida a 16 idiomas.

Rosemary Sutcliff (West Clanden 1920 – Surrey 1992) fue hija de un oficial naval inglés. Tuvo una infancia muy viajera siguiendo los diferentes destinos de su padre. Aquejada desde muy pequeña de artritis, se vio muy pronto obligada a utilizar una silla de ruedas, lo que propició que fuese una gran lectora y una entusiasta estudiosa del mundo del arte. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial centró su actividad en la escritura, especializándose en novelas históricas que reconstruyen con minuciosidad y gran calidad literaria buena parte de la historia de la Britania romana y las leyendas que surgieron de la Edad Oscura.

La autora está considerada como una de las mejores escritoras de novelas para niños y adultos o, como ella prefería decir, para edades comprendidas entre los 8 y los 88 años. Escribió más de 50 libros que se han traducido a más de 20 idiomas. Aparte de ficción histórica y fantasía, también escribió guiones para radio y televisión. Nació en 1920 y falleció en 1992.

Entre sus numerosos títulos mencionaremos Aquila, el último romano; Sword at Sunset; The Mark of the Horse Lord; Song for a Dark Queen; Naves negras ante Troya; The Hound of Ulster; Beowulf; adaptaciones de las leyendas irlandesas, y su autobiografía, Blue Remembered Hills. Hizo viajar a sus lectores a la Grecia antigua, a la Inglaterra artúrica, a la Edad Media, a la época de Isabel I de Inglaterra y de los Tudor, a la Guerra Civil Inglesa y al comienzo del siglo XIX en Medina. La primera historia que escribió fue Wild Sunrise, acerca de un jefe britano que se rebelaba ante la invasión romana. Exploró a fondo el dominio romano en El águila de la Novena Legión, escrita en 1954, de la que se han vendido más de un millón de ejemplares.

Tírulo: El Águila de la Novena Legión
Autora: Rosemary Sutcliff
Editorial: Plataforma
Colección: Histórica
Fecha de publicación: noviembre 2008
ISBN: 978-84-96981-25-6
Páginas: 300
Precio: € 19.95