Archivo de la etiqueta: redes sociales

Crítica teatral: Navegants, en el Teatre Gaudí.

31577_457135434348805_988256385_nEl Teatre Gaudí reestrenó el pasado 4 de diciembre Navegants, obra escrita por Toni Cabré y ganadora el año 2000 del premio crítica Serra d’Or de Teatre, un sugestivo análisis teatral, dirigido en esta ocasión por Marc Molina, sobre los cambios que la implantación de internet ha provocado en nuestras vidas.

Cabré realiza una reflexión en la que pesa el recelo hacia el nuevo contexto social facilitado por la tecnología y la desconfianza hacia un medio en el que la mentira virtual y el anonimato se pueden imponer a la realidad. Adviértase que he escrito “realiza” cuando sería mejor utilizar “realizó”, ya que hemos de pensar que la obra fue escrita en el año 1998, cuando el uso de internet comenzaba a difundirse en España.

Un chico y una chica se conocen en el ciberespacio. Sus almas y sus deseos han conectado desde el principio. Deciden quedar y conocerse, si bien optan por mantener sus falsas identidades sintetizadas en internet y continuar con sus personajes ficticios en la vida real. Aunque los dos aceptan la ficción, la imposibilidad por parte de ambos de descifrar que es verdad y que es mentira en el otro se irá imponiendo en su relación dirigiéndola hacia un final insólito.

Navegants es una reflexión teatral sobre la revolución que ha supuesto internet en los hábitos y costumbres de la sociedad occidental y en ella se pueden otear las impresiones iniciales que el medio generó en el autor, comprometido en sus obras con la reflexión social, como ya quedó patente con el estreno el año pasado, también en el Gaudí, de Teoria de catàstrofes.

La obra, sin embargo, peca de un exceso de desconfianza sobre internet, comprensible hace 14 años y entendible cuando nos asaltan en los informativos noticias sobre los peligros y amenazas que nos acechan en la red, muchas veces, por desgracia, relacionadas con los abusos a menores o con estafas económicas.

432339_448441685218180_1690764852_nCabré hace hincapié en la obra en lo ficticio del espacio virtual, condición que permite a sus dos únicos protagonistas no solo crearse falsas identidades basadas, claro está, en el anonimato difuso favorecido por la web, sino también hacerlas reales en el mundo físico en el que verdaderamente habitan. Si bien la imposición de lo virtual sobre lo auténtico comportará que la relación iniciada entre ellos carezca de los ingredientes básicos para su correcto funcionamiento, y que no son otros que la sinceridad y la confianza entre los miembros de la pareja.

Así pues, la falta de autenticidad convertirá a la relación mantenida entre ambos en un auténtico infierno en el que realidad y ficción compartirán espacio, hecho que se evidencia en la metáfora de los cocteles utilizada por Cabré, omnipresentes en la obra y que no son otra cosa que la suma de los ingredientes, en parte desconocidos, que se mezclan.

El autor nos muestra “el lado oscuro” de internet, el que aparece en las noticias de sucesos, el que nos amenaza desde la inmensidad de la red. No da cancha, sin embargo, a su lado positivo, aquél que utilizamos a diario y que ha acabado solucionándonos un gran número de problemas cotidianos; nos ha proporcionado horas y horas de entretenimiento o, incluso, nos ha permitido encontrar a aquella persona que tanto ansiábamos conocer y que éramos incapaces de hallar en nuestra dimensión física.

La obra nos mete el miedo en el cuerpo sin posibilidad de zafarnos de sus voluntad narrativa. De ahí proviene su único lastre, una visión en exceso pesimista del tema, si bien una opinión que es posible que se haya modificado con el tiempo.

Al mismo tiempo Navegants nos permite reflexionar sobre el uso que damos a la tecnología. En realidad internet no es más que un utensilio, y como en el caso de un simple y afilado cuchillo, la “ética” de la red virtual (si es que la tiene) no depende tanto de la naturaleza de la herramienta como de las acciones que realizamos con ella, o lo que es lo mismo, de la voluntad humana que se acomoda delante de un monitor y un teclado.

ROMUALD GALLOFRÉ_0324-2Navegants nos plantea una propuesta que aunque algo derrotista posee más de un acierto. El primero es la interpretación entusiasta de sus dos protagonistas. Roser de Castro da vida a una joven volcánica y a veces despiadada necesitada de algo de picardía y excitación en su aburrida vida diaria. Por su parte Andreu Sana interpreta a un joven necesitado de amor que accede a participar en el peligroso juego que le propone ella forzado por sus carencias afectivas.

El escenario experimenta, por su parte, un tratamiento virtual, casi falsario, en el que si bien existe lo físico, sus rastros se desvanecen en una atmósfera tendente a lo irreal en la que todo puede aparecer y desaparecer según las necesidades de la obra.

El texto, por otra parte, es intenso, tanto como la actitud de sus dos protagonistas, y dirige el ritmo de la acción hacia un lado u otro (candidez/malicia; amor/crueldad) dependiendo del momento de la representación, y consigue hacer crecer la tensión y la expectación a medida que nos acercamos al desenlace, eso sí, algo fantástico, de la obra.

Navegants es un fiel retrato de los retos y de los miedos que puede generar la vastedad débilmente iluminada de internet y un análisis del comportamiento humano que es capaz de acomodarse a cualquier circunstancia y de adaptar, asimismo, cualquier medio a sus más humanas e insondables necesidades físicas y emotivas. Una oportunidad para descubrir donde reside el mal, si es que lo hace en algún sitio.

Navegants” se representa en el Teatre Gaudí del 4 de diciembre de 2012 al 30 de enero de 2013.

Autor: Toni Cabré
Dirección: Marc Molina
Reparto: Roser de Castro y Andreu Sans
Escenografía: Marina Pineda
Vestuario y caracterización: Xel Mogas
Iluminación: MICS BCN y Marc Molina
Producción: FACTEA Creacions y Produccions Teatrals

Horarios: martes y miércoles a las 20:30 horas.
Precio: 18 €
Idioma: catalán

Escrito por Jorge Pisa Sánchez

Estreno teatral: Black Out-Doppelgänger, en la Sala l’Estruch de Sabadell

El coreógrafo Jordi Cortés se vuelve a sumergir en las limitaciones y posibilidades del cuerpo humano con el estreno de BLACK OUT – DOPPELGÄNGER en L’Estruch de Sabadell, un espectáculo que  contará con la ayuda de la tecnología 2.0 y se podrá ver en streaming live, cosa que hará que se multipliquen los espectadores que lo verán.

Para el coreógrafo Jordi Cortés las infinitas posibilidades y limitaciones del cuerpo humano configuran un material precioso para transformarlo en danza, en teatro, en un viaje hacia el interior del alma humana. En Black Out-Doppelgänger, Cortés redunda en su búsqueda de lo que pueden decir los cuerpos cuando viven una dificultad y se interroga sobre el poder de la imagen y sobre su contrario, que es la sombra. El espectáculo se ha creado en residencia en L’Estruch de Sabadell y también se estrena aquí el próximo sábado 11 de diciembre en una única función.

Cortés
es un gran coreógrafo y, junto a todo el equipo de la compañía, conducen la nave de Alta Realitat hacia espacios creativos que pocos se atreven a pisar. Con su anterior montaje, titulado V.I.T.R.I.O.L., Cortés tuvo el atrevimiento de incorporar en su elenco a personas discapacitadas. Ahora, las luces y sombras de Black Out… tampoco existirían sin ellas.

“Mezclar diferentes elementos para llegar a la esencia”, es lo que pretende Cortés. V.I.T.R.I.O.L. proponía un espectáculo singular entorno a la belleza y reflexionaba sobre el cuerpo humano y la imperfección, la fealdad, el dolor… Black Out-Doppelgänger sigue la estela del anterior, pero busca la sombra del cuerpo, trabaja sobre la luz que desprendemos los humanos, se cuestiona la dualidad y las imágenes de los interiores y exteriores que todos nos fabricamos y se adentra en la idealización. Cortés construye sus espectáculos sobre la marcha, sabiendo cuál es el objetivo de la pieza, pero haciendo que el camino dé las respuestas definitivas.

En V.I.T.R.I.O.L., la integridad de la carne era vista como un objeto hecho de músculos, vísceras, nervios, estímulos, cerebro y consciencia propia. En BLACK OUT, el objeto pasa del mundo interior que conoce en un mundo exterior que desconoce y que interpreta ya sea como a luz o como en la sombra, como una imagen o un objeto. Si antes era la proximidad entre los objetos diferentes la que permitía interactuar, esta vez el objeto de estudio de los textos será justo la distancia entre ellos.

Una de las bases de este proyecto innovador es la interacción del público. Mediante las tecnologías 2.0 la interacción llegará hasta las casas de los usuarios. Juntando el live streaming con las redes sociales se consigue llevar el teatro dentro de las casas de los usuarios y no sólo esto, también la interacción con la obra.

Se está realizando una campaña de captación y comunicación con el fin de poder conseguir el máximo de espectadores conectados en el momento de la representación. De forma que los usuarios serán una parte activa de espectáculo y a su vez, por efecto viral, los contactos de estos usuarios tanto en Facebook como en Twitter, que pasarán a formar parte del colectivo inmenso de la representación, convirtiendo el espacio donde se representa el espectáculo en el teatro con más aforo del mundo.

Cortés trabaja como intérprete y coreógrafo en España, Gran Bretaña, Holanda, Eslovenia, Portugal, Nueva Zelanda, en producciones que han viajado por diferentes partes de Europa, América y Oceanía. Funda las compañías Lanónima Imperial y Heightened Reality Londres. Colabora, además, con compañías como Iztok Kovack, Nigel Charnock, Wendy Houston o DV8 Physical Theatre, donde estuvo cinco temporadas durante su estancia en Londres. Participa en diversos proyectos de creación con Theatre Complicite, Bunker, Jerwood Foundation, Theater Paneke y Atalaya Teatro, entre otros.

MÁS INFORMACIÓN:
http://www.facebook.com/ALTAREALITAT.PAGINA.OFICIAL
http://twitter.com/altarealitat

La conexión se hará con streaming live a través del enlace: www.altarealitat.com/blackout

ALTA REALITAT, www.altarealitat.com, es una empresa cultural de espectáculos, con un objetivo muy definido: apostar por formas de creación innovadoras, por textos contemporáneos y los nuevos autores, por la fusión de disciplinas artísticas; siempre dentro de una firme vocación multicultural y humanista.

Black Out-Doppelgänger” se representará en la Sala L’Estruch de Sabadell el próximo 11 de diciembre de 2010. Se podrá seguir a través live streaming y de las redes sociales como Facebook y Twitter.

Dirección y coreografía: Jordi Cortés
Intérpretes: Mercedes Recacha, Maxime Iannarelli, Raül Perales y María José Moya “La Jose”
Texto: Miguel Orbaneja Gil de Biedma
Ayudante de dirección: Glòria José
Música y espacio sonoro: Jesus Díaz – Gabriel Fletcher
Diseño Espacio y Luces: Llorenç Parra
Vídeo Creación: Denise Castro
Fotografía: Yoana M2
DVD: Adrià Egea
Producción y Management: ALTA REALITAT

Horario: Sábado 11 de diciembre a las 21:30 horas.
Precio: 10 €.