Archivo de la etiqueta: Julio Cortázar

La noche boca arriba, de Julio Cortázar

La noche boca arriba_Julio Cortazar_2Encara que sóc conscient que s’han publicat diverses crítiques sobre aquest relat, porto moltíssims anys, en concret des de 1997, volent escriure’n. En aquella època, quan un servidor tot just començava a aprendre a escriure literàriament, vaig tenir la sort de descobrir en Cortázar i la seva obra per imposició, atès que uns dels meus més cèlebres mestres, l’il·lustre escriptor Isidre Grau, ens en va encarregar la lectura i posterior crítica compartida amb la resta de companys i ell mateix.

Sempre he predicat que és el millor relat de tots els temps. Els motius els plasmaré negre sobre blanc a continuació. Gràcies a aquest conte, vaig descobrir la literatura com a lector, com un lector que estava a punt de convertir-se en escriptor. Però vaig comprendre els mecanismes narratius d’un autor amb la finalitat d’aconseguir el seu objectiu. Va ser un dels moments més divins de la meva vida creativa amb les paraules.

Com a qualsevol obra literària, el títol no pot ser gratuït. I aquí, evidentment, tampoc no ho és. La paraula “nit” apareix un munt de vegades al conte i l’expressió “boca arriba” l’he comptada fins a 6, i ho fa in crescendo a mesura que ens anem apropant al clímax i, de retruc, a la resolució del conflicte. També cal parar esment a la cita del preàmbul, la qual forma part del propi text. Però en tenir aquest to històric bel·ligerant, un pot arribar a pensar que ha estat obtingut d’una enciclopèdia o tractat indígena. Aquest relat consta d’un doble plantejament: el del suposat present, on un noi pateix un accident de moto, i el del suposat somni, en què un moteca es fet pres per uns asteques. Aquí ja hi tenim, doncs, el primer engany literari d’en Cortázar: parla d’una tribu, els moteques, en honor als motoristes, és a dir el tipus de ciutadà urbà que és el propi protagonista de la història. Durant aquest primer terç del relat, l’autor ja ens ofereix pistes sobre la seva farsa narrativa, com per exemple el llarg vestíbul de l’hotel, el rellotge de la joieria, el Sol, la natura en general i els ocells en particular, les bromes dels espectadors de l’accident, el dolor i la sang, el senyor amb guardapols que li ofereix un glop, l’estranya camisa de dormir, la làpida negra, el metge i quelcom que brilla.

Durant la resta del nus, i amb el somni en primera instància, podem observar-hi com hi ha coses que no ens acaben de quadrar, per al bé del lector i per l’excel·lent treball de l’escriptor: somiar amb olors, el pantà i els aiguamolls i la fetor a guerra. Com a colofó a la part final del nus, el veí de la nostra víctima (el qual aporta una objectivitat quaternària ideal perquè el narrador ens vagi traient i tornant a ficar a la història suposadament real i central), la set per haver corregut tant i el brou d’or són els elements diàfans de que les coses no van per on haurien d’anar.

Al preclímax del relat, s’hi ajunta tot: l’accident, el somni, el present, el passat i el viatge profètic del suposat moteca a un futur més real i creïble impossible. També és necessari comentar el treball dels tempos de la narració, atès que l’accident va de present a futur, però en canvi el somni va de present a passat, quan en realitat és un somni en futur estant al present i recordant fets del passat més immediat.

En resum, una obra mestra totalment atemporal que als relataires ja ens hauria agradat escriure, ja fos al passat, present o futur

Crítica teatral: Entremeses de Cervantes, en el Teatre Romea

Hablar de Cervantes es como hablar de la lengua española y no solo de una de las novelas más famosas en el ámbito hispano, El Quijote, sino también de la poesía y del teatro. Y es este último el que está de noticia con el estreno, el pasado jueves 21 de mayo, de Entremeses de Miguel de Cervantes en el Romea.

“Con ocasión de su XX aniversario, La Abadía se reencuentra con los Entremeses –La cueva de Salamanca, El viejo celoso y El retablo de las maravillas-, interpretados por un grupo de actores que incluye a varios miembros del reparto original. Con la escenografía del recién fallecido pintor José Hernández, las luces de Juan Gómez Cornejo, la música de Luis Delgado y la dirección de José Luis Gómez, el encanto popular y la fuerza de la palabra de Cervantes vuelven a cobrar vida en estas tres célebres historias cómicas, situadas en un ámbito rural”.

Así, pues, los miembros del Teatro de la Abadía rememoran sus inicios, tras veinte años de actividad teatral, con la revisitación de tres de los entremeses cervantinos, que nos trasladan al ámbito rural y castellano de la época del Siglo de Oro español a través de la fantasía y el costumbrismo popular, que son los ingredientes básicos de estas pequeñas piezas, que originalmente servían como descanso de una obra más larga. Cervantes sabe infundir a sus entremeses de todos aquellos elementos que los espectadores de la época esperaban hallar en estos entreactos, esto es, infidelidades, ardides, bellaquería y como no la manifestación de la estupidez humana, abundantísima en nuestro país a lo largo de los siglos.

La obra, dirigida por José Luis Gómez, nos muestra los inicios de su larga trayectoria en El teatro de la abadía, que incluye obras como Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, de Valle-Inclán o Castillos en el aire, de Fermín Cabal, ambas del año 1995. La propuesta actual recupera parte del reparto original, lo que hace que el sello Abadía esté asegurado.

Entremeses de Cervante_Roema_1Aunque, no todo brilla de la misma forma. Si bien las interpretaciones de los actores están a un buen nivel, pues a su conocimiento de la obra se suma el rodaje profesional alcanzado con el paso de los años, la proyección escénica no es todo lo funcional que debiera. De esta forma a una escenografía minimalista, por no decir inexistente, se le suma la presencia de una gran encina en la parte central del escenario, que aunque mantenida con la voluntad de ser fiel al trabajo escenográfico realizado por el fallecido pintor José Hernández, dificulta no tan solo el propio fluir de la acción sino también el entendimiento de esta por parte del público, ya que las numerosas puertas y paredes necesarias en la representación de la obra las habrá de imaginar el espectador, a veces con indicaciones algo alborotadas. Un esfuerzo, este, costoso para el público. A lo que se suma la sucesión de tres historias diferentes una detrás de otra, algo que puede llegar a fatigar tras 1 hora y 50 minutos de representación.

A pesar de este desacierto, los actores de la compañía calan perfectamente sus personajes y la forma de interpretarlos, por lo que hallaremos a jóvenes casadas ansiando cuerpos jóvenes y mañosos en su lecho; viejos celosos de la actividad, las compañías y “las vecinas” de sus jóvenes esposas; buscones teatrales y toda una suerte de personajes campestres que revolotean excitados a su alrededor. Todo ello, que nos será narrado con un gran sentido cómico y burlesco, nos muestra las hazañas de unos personajes que empequeñecen por su villanía y nos presenta un retrato del ambiente popular de las ciudades y los campos de la Castilla de los siglos XVI y XVII.

Los Entremeses de Cervantes se conforman, además, como una especie de arqueología teatral por dos razones: nos permites recuperar varias piezas teatrales del Siglo de Oro español y al mismo tiempo nos ayuda a recordar el trabajo teatral de una compañía a punto de cumplir 20 años sobre los escenarios.

Entremeses de Cervantes” se representa en el Teatre Romea hasta el próximo 7 de junio.

Autor: Miguel de Cervantes
Dirección: José Luis Gómez
Reparto: Julio Cortázar, Miguel Cubero, Palmira Ferrer, Javier Lara, Luis Moreno, Inma Nieto, José Luis Torrijo, Elisabet Gelabert, Eduardo Aguirre de Cárcer y Diana Bernedo
Escenografía a partir del diseño original de: José Hernández
Vestuario: María Luisa Engel
Iluminación: Juan Gómez Cornejo
Música: Luis Delgado

Horarios: de miércoles a viernes a las 20:30 horas; sábados a las 18:00 y a las 21:00 horas y domingos a las 18:00 horas
Precio: de 18 a 28 €
Idioma: castellano
Duración: 1 hora y 50 minutos

NOTA CULTURALIA: 6,5
——

Jorge Pisa