Crítica literaria: Marciano, Go Home, de Fredric Brown

¿Qué pasaría si de pronto y sin motivo aparente millones de marcianos decidieran invadir la tierra? ¿Y si para poder llevar a cabo esta invasión no necesitarán ningún sistema de transporte físico sino tan solo una teletransportación (o mejor dicho, kwimmaran), apareciendo a su voluntad allá donde les apeteciera sin ningún respeto por las personas, sus actividades diarias o sus vidas? ¿Y por último, como puede afectar a la humanidad una invasión de este tipo?

Esta es la propuesta que el bueno de Fredric Brown presentó en el año 1955 con la publicación de Marciano vete a casa, una novela de ciencia ficción cargada de tintes trágicos, de ligeros toques de comedia y de grandes caricias catastrofistas. Un nuevo ejemplo de la originalidad de las aportaciones de los grandes y pequeños clásicos de la literatura de ciencia ficción.

La trama es clara: Una noche cualquiera Luke Devereaux, autor de novelas de ciencia-ficción, ve su soledad creativa en una cabaña en medio del desierto americano perturbada por la llegada de un pequeño marciano, inmaterial pero con una educación y unas formas que dejan mucho que desear. Las primeras páginas de la novela nos dejarán claro que el caso de Luke no es el único, sino que millones de odiosos marcianos han llegado a la tierra kwimmando con el único objetivo, o eso parece, de pasar un buen rato estudiando y riéndose de las diferentes y bárbaras costumbres humanas.
Lo que podría ser una mera comedia se transforma en breve en una tragedia mundial, ya que la actividad y el menosprecio alienígena llevarán a la sociedad humana al caos más profundo, en el que nuestro héroe deberá sobrevivir manteniendo, al menos algo de cordura.
Brown nos presenta de nuevo un protagonista de género, es decir, un escritor de novelas de ciencia-ficción. Parece que al autor americano le apetecía disponer de alter egos de él mismo en sus novelas. Quien mejor que un autor de novelas de ciencia-ficción para luchar contra una invasión tan rocambolesca y tan irreal como la de Marciano vete a casa. Los invasores, pequeños seres de tez verdosa, son propietarios de un cuerpo insustancial, pueden teletransportarse desde su planeta hasta cualquier lugar de la Tierra, pueden ver en la oscuridad y a través de los más diversos materiales y parece que la han tomado contra los terrícolas. Nunca sabremos cual es el objetivo o la razón de la visita marciana, ya que los invasores son especialmente ariscos y maleducados y parece que lo único que les interesa es reírse de los humanos. Ninguna conversación provechosa se puede mantener con ellos, mientras que la humanidad sufre la más catastrófica crisis de su historia.
Brown nos hace pasar un muy buen rato con su novela en la que no hay auténticos invasores (con objetivos malévolos) y tampoco auténticos protagonistas-héroes. Parece que su novela sufre también de la rareza y las contingencias de la historia que nos narra. Personajes vencidos en su mayor parte por una realidad que les supera, e intentos infructuosos de poner fin a la actividad dañina de unos seres extraños. Y no solo eso, ¿es real la invasión que está sufriendo la Tierra o es tan solo el deseo irracional de alguno de los protagonistas de la trama? ¿Conseguirá la humanidad vencer a tan indeseable enemigo contra el que no se puede luchar con las técnicas convencionales debido a su inmaterial esencia?
Marciano vete a casa es, como su nombre indica, un intento en clave de comedia trágica y catastrofista de relatar una invasión extraterrestre, pero saliéndose de los cauces habituales. En eso Brown se nos muestra original, desviándose de los caminos establecidos en el siglo XIX por el clásico de H. G. Wells, La guerra de los mundos, que otros muchos autores tomarían como modelo a seguir.

Una forma curiosa la de Brown de relatarnos una invasión extraterrestre, en la cual la tecnología más desarrollada y las concepciones ideológicas, políticas y religiosas humanas más audaces (y las menos audaces también) se muestran inútiles para hacer frente a la amenaza marciana, ¿o no?

Título: Marcianos, Go Home
Autor: Fredric Brown
Editorial: Bibliopolis
Fecha de publicación: junio 2003
Colección: Bibliopolis fantastica
Páginas: 256
Precio: 17,95 €

Ficha editorial: http://www.bibliopolis.org/editorial/bibliofan/marcianosgohome.htm

—————————————–

Escrito por: Jorge Pisa Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .