Crítica teatro: Llévame hasta el cielo, en el Teatre Apolo

El Teatro Apolo de Barcelona mantiene firme su programación durante los meses de verano, que incluyó el estreno, el pasado 9 de junio, de Llévame hasta el cielo, una comedia escrita por Nacho A. Llorente, dirigida por Juan Carlos Rubio e interpretada por Lolita Flores y Luis Mottola.

Toda la acción se desarrolla en el interior de un (gran) ascensor, en el que coinciden Ángela (Lolita Flores) y Marcelo (Luis Mottola). Tras un tropiezo inicial, ambos quedarán encerrados en el ascensor, hecho azaroso este que nos permitirá conocer los motivos que han llevado a Marcelo al edificio y quién es la verdadera Ángela.

Así, pues, estamos ante una comedia, con toques tragicómicos, basada en la interacción entre ambos personajes. Ángela es una mujer aparentemente con recursos y extrovertida que parece conocer muy bien a Marcelo. Este se muestra nervioso y algo inquieto, un estado de ánimo que se intensificará por el encierro y por las continuas intromisiones de Ángela.

Llévame hasta el cielo es una propuesta que se basa en la comedia clásica, a la que la obra hace continuas referencias explícitas, ya sea al cine de Hollywood o al italiano, e implícitas, con un contexto que nos recuerda el film Qué bello es vivir (Frank Capra, 1946). Un humor que se acentuará con el cambio de roles que propone la representación, en el que las contradicciones entre ambos personajes se intensificarán.

De la propuesta la que sale más bien parada es Lolita, que sabe proveer a su personaje de la energía y el trasfondo que requiere. Mottola parece no estar tan a gusto en su papel, sobre todo en la primera parte de la representación, donde está un poco fuera de tono.

Por lo que respecta al escenario, la obra nos sitúa en un amplio, mejor dicho, amplísimo ascensor, de esos con hilo musical de Gran Hotel, que permite deambular ampliamente a los dos personajes en una situación cómica aunque tensa. Un escenario correcto que no acabó de funcionar todo lo bien que debiera el día que asistimos a la representación.

Llévame hasta el cielo es una correcta comedia sin demasiadas pretensiones, que lo que sí pretende es alejarnos de nuestras propias tribulaciones cotidianas y estivales, y hacernos ver, en clave de comedia, que la vida es complicada, sí, que todos y todas nos enfrentamos a lo largo de la vida a acontecimientos que marcan nuestra vida, pero que todos y todas podemos hacer frente a ellos, ya sea con una pequeña ayuda celestial o poniendo en valor nuestros propios recursos. Aunque si lo piensan bien, ambas formas son un poco lo mismo. ¿No creen?

“Llévame hasta el cielo” se representa en el Teatre Apolo de Barcelona del 9 de junio al 11 de julio de 2021.

Dramaturgia: Nacho A. Llorente
Dirección: Juan Carlos Rubio
Reparto: Lolita Flores y Luis MottoIa
Producción: Lerele Produccion

Horarios y precios:
Web Teatre Apolo Barcelona
Duración: 100 minutos
Idioma: Castellano
NOTA CULTURALIA: 6,5