Crítica literaria: La devoción del sospechoso X, de Keigo Higashino

Desde hace unos años la cultura japonesa se está haciendo, poco a poco, un hueco en Occidente, convirtiéndose en un fenómeno común para cada uno de nosotros; así, primero fue el manga, más tarde se multiplicaron los restaurantes ofreciendo su delicioso sushi, luego nos aterraron con su cine y ahora es el turno de disfrutar de la literatura nipona (que es mucho más que Murakami). Y qué mejor forma que hacerlo con un libro que llega avalado por sus más de dos millones de copias vendidas: La devoción del sospechoso X, una historia policíaca que en 2006 ganó el premio Naoki a la mejor novela y que encumbró a su autor, Keigo Higashino, como uno de los escritores de moda en Japón.

En el Tokio actual, en un ambiente frío y melancólico, Yasuko Hanaoka intenta rehacer su existencia y la de su hija tras separarse del tremendo marido que no hacía otra cosa que aprovecharse de ella. Sin embargo, el hombre consigue localizarla cuando sus días volvían a tener sentido y, en su enfrentamiento, Hanaoka sólo encuentra una solución: matarlo, un acto instintivo que podría arruinar la vida de ambas mujeres. Así, y cuando todo parece perdido, su vecino, el señor Ishigami, se ofrecerá a ayudarlas. Con todo, las sospechas de la policía sobre la joven y la aparición de Yukawa, viejo amigo de Ishigami, dificultarán el éxito del plan.

El escritor Keigo Higashino

Keigo Higashino plantea, con una prosa de estilo directo y sin excesos ni artificios, una novela negra nada convencional, ya que se aleja de los thrillers más trepidantes para montar un soberbio ejercicio de lógica (“La lógica nos ayudará”, afirma Ishigami), un enigmático puzle, de precisión milimétrica y con las matemáticas de fondo, en el que cada pieza tiene su función específica. Además el lector descubre muy pronto el crimen alrededor del cual girará la trama y su autor, así que la sorpresa no vendrá dada por saber quién es el asesino en cuestión; de este modo, y lejos de perder el interés del lector, Higashino encuentra en él un cómplice que seguirá con atención el desarrollo de la investigación policial, con el principal aliciente de saber si la coartada ideada cuidadosamente por Ishigami triunfará o no, reservándonos un espléndido giro argumental en los últimos capítulos.

Asimismo, otra de las particularidades de esta historia es que también puede considerarse una original variante de las novelas de temática sentimental: nadie debe obviar que el motor de este asunto es el amor –más bien devoción– que profesa Ishigami por Hanaoka, un afecto enfermizo e incondicional que hará que el matemático arriesgue su monótona vida con la única intención de salvaguardar la suerte de madre e hija.

Sin duda el secreto de La devoción del sospechoso X radica, principalmente, en la meticulosa confección de dos de sus personajes: Manabu Yukawa y Tetsuya Ishigami, antiguos compañeros de universidad, el primero es un científico especializado en física que, en ocasiones, se ofrece a ayudar a la policía en sus investigaciones (también conocido como el Profesor Galileo), mientras que el segundo es un maestro de instituto obsesionado con las matemáticas. Ambos son dos mentes privilegiadas, cada uno en su campo, que el destino hará que, tras años sin saber nada el uno del otro, se vuelvan a encontrar, una situación que recuerda una de las premisas necesarias en todas las historias de superhéroes: un personaje de extraordinarias aptitudes necesita enfrentarse a un rival de su mismo nivel. Y en esta ocasión la magnífica mente  de Ishigami pensará una estratagema sin fisuras aparentes, hasta que la excepcional astucia de Yukawa vaya desentrañando la verdad, obteniendo como resultado final un intenso duelo intelectual que hará las delicias del lector más exigente.

La devoción del sospechoso X es la mejor carta de presentación para descubrir a un autor de enorme talento, Keigo Higashino, un escritor que ya ha publicado un total de trece novelas policíacas en su país que, además, han pasado a ser un excelente material para la industria cinematográfica nipona (sus textos han significado un filón para realizar varias películas y series de televisión). Dicho en otras palabras: con esta historia Higashino nos seducirá sin remedio y hará que esperemos con ansiedad la publicación de su siguiente novela.

Título: La devoción del sospechoso X / La devoció del sospitós X
Título original: Yôgisha X no Kenshin
Autor: Keigo Higashino
Traducción: Francisco Barberán / Marc Barrobés
Editorial: Ediciones B
Colección: La Trama
Fecha de publicación: Septiembre de 2011
Páginas: 325
ISBN: 9788466647366
Precio: 19 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez Colomé