Archivo de la etiqueta: Joan Miquel Pérez

“Merda d’artista” al Teatre Poliorama: No estireu la cadena!

L’impuls de defecar és, a banda d’una necessitat fisiològica, una tendència defensiva individual cada cop més generalitzada: Ens caguem en tot. I ho solem fer tan convençuts que moltes vegades ni tan sols ens preocupem de netejar-nos bé el cul.

Heus ací el trajecte d’un artista visual que anava d’alternatiu i que no pogué escapar de les seves tenebres. En Piero Manzoni vivia amb tant d’entossudiment la seva concepció de l’art com a instrument per sacsejar consciències que va decidir signar la seva darrera obra (revalorada, és clar, de manera pòstuma) envasant al buit la seva pròpia femta tot aplicant el principi següent: Si l’art és una merda, la merda ha de ser art.

 

I ara empudeguen l’escenari del Poliorama els responsables d’aquella joia d’encisadora bijuteria que va ser “Pegados” amb el detall dels darrers dies d’intensitat intestinal d’en Manzoni, embolcallats de la lluentor de l’or. Si al seu anterior espectacle van brillar amb la frescor d’una distingida senzillesa, “Merda d’artista” és un luxós entreteniment d’escenografia enginyosa, vestuari exquisit i cinc actors entusiastes i excepcionalment compenetrats: Tres femelles magnífiques (sublim Gemma Martínez com a marxant càustica i múltiplement intoxicada; elegant Xènia Reguant interpretant el submís i desenganyat descans del guerrer; i deliciosa Nanina Rosebud amb els dits secs, molt secs, d’una caputxeta vermella periodista) més dos mascles que saben rondar-les amb gràcia (un vigorós Frank Capdet com a fracassat pintor abstracte i, finalment, el turmentat Piero, a qui dóna presència un Ferran González sensible però un pèl afectat).

Tots cinc (amb la col•laboració sorprenent i eficaç d’en Joan Miquel Pérez com a pianista sarcàstic molt eixerit) formen un equip indestructible quan desfilen plegats a l’escenari alternant comicitat ocurrent i dinamisme coreogràfic. És llavors quan “Merda d’artista” demostra orgullosa que ja tenim Musical a Barcelona per a la propera temporada. Perquè la versatilitat dels intèrprets actuant, cantant i ballant juntament amb la màgia que reparteixen per tota la platea és d’espectacle de primer nivell.

Només grinyola la proposta en aquell aspecte que, paradoxalment, pretén ser el seu leitmotiv: la banalitat. La del Món de l’Art, que fa mites vivents de cretins mediocres. La dels compradors de les seves obres per esnobisme patològic. Però també la de la dramatúrgia, que estira la lleu trama argumental fins a extrems gairebé ridículs, forçant situacions divertides amb la intenció de donar volada a una història merament anecdòtica perquè no arriba a desenvolupar els seus aspectes dramàtics. Els autors (els propis González i Pérez) equilibren aquestes limitacions amb un joc metateatral constant molt eficaç i sobretot amb uns números musicals que en algunes ocasions són gairebé excel•lents (el que executa molt originalment González amb el vàter còmplice; el que dóna títol a l’obra, d’un optimisme encomanadís; l’hilarant que explica la Història de l’Art, proper al “Prehistoric Man” de l’”On the town” de Gene Kelly i Stanley Donen; l’irresistible joc de seducció d’una carismàtica Martínez a una acovardida Reguant o el fabulós tango on la no tan ximpleta periodista Rosebud confessa que se sent com una meuca al seu “nou client”); d’altres, encisadors (el treball en equip a l’hora de preparar la “Gran Obra”; el de Reguant i Rosebud mentre esperen impacients un mateix amant, que recorda molt a “Nine” de Maury Yeston; la celebrada proclamació als quatre vents de la colossalitat de l’art per Capdet) i algun altre impressionant per la seva sinceritat (el crit punyent de Manzoni-González atrapat en el seu patiment per la mort de l’etern rival).

Acabo amb ferum de la bona: La merda compartida pot ser un elixir miraculós. Per al gaudi de l’esperit i per a l’elevació de l’ànim. I aquí tenim companyia de la bona.

Per Juan Marea
“Merda d’artista” es representa al Teatre Poliorama fins al 27 de juliol.
http://www.teatrepoliorama.com/ca/merda-dartista-el-musical/

MIERDA-DE-ARTISTA2Artistes que fan  esplèndida pudor

 

Crítica teatral: Pegados, en el teatro Club Capitol.

La nueva temporada aterriza en los teatros del grupo Balañà con el inicio del mes de septiembre. Y ha comenzado con uno de los platos fuertes a nivel musical. Bueno, más que un plato principal podríamos decir que el estreno de Pegados, un musical diferente es un plato consistente y original.
Después de finalizar sus representaciones en Barcelona la temporada pasada en el Almeria Teatre y de iniciar una exitosa gira por el territorio español, Pegados regresa a la cartelera barcelonesa esta vez de la mano de Grup Balañà y de la Sala 2 del Club Capitol. Un musical avalado por diversos premios Max y Butaca que vuelve a sorprender por su originalidad, su frescura y su temática sinuosa.

El argumento de la obra es, seguramente, conocido por todos, y si no es así haremos un breve aunque significativo resumen: El musical se inicia con el encuentro en una discoteca de dos jóvenes que deciden acabar su disfrute nocturno con una sesión de sexo en los lavabos del local. Lo que no se esperan ambos es que una vez finalizado “el acto” se queden pegados, tal como indica la propaganda del propio musical “un hecho normal pero no por ello común, o al menos entre humanos…”. La pareja “enganchada” es seguidamente llevada al hospital donde les atenderá una peculiar enfermera a la espera de la llegada del doctor, que no acaba de aparecer porque es, al mismo tiempo, el pianista y único músico del espectáculo.

Pues ya se pueden imaginar lo “estrambótico” (en el buen sentido de la palabra) del musical, que nos presenta una situación comprometida que, si no me equivoco, no estamos acostumbrados a ver sobre los escenarios. Pegados es un musical joven, fresco y sin ningún miramiento. La situación está totalmente abierta al humor. La espera por parte de los dos protagonistas “se hará interminable” no solo por el tiempo que ha de pasar sino por la situación y lo incómodo de la posición. Aún así, el “episodio” permitirá que los dos jóvenes se conozcan algo más y vayan descubriendo en el otro cosas que en un principio no habrían sospechado. ¡Elo, pues aquí!, la situación dantesca inicial se va transformando, poco a poco, en una historia de amor muy adecuada a cualquier musical que se precie.

Pegados es, leído lo leído, una comedia original y descarada pues nos presenta una trama insólita y jovial a la par que interesante. Aunque a los protagonistas se les haga eterna la espera el público se lo pasará en grande con el cúmulo de situaciones que tendrán que “superar” los personajes del musical: posiciones extrañas y forzadas, las atenciones y el cuidado de una “extraña” enfermera, la búsqueda de actividades que les sirvan para pasar el rato, la visita de las madres respectivas y sobre todo la aparición del amor. Todo ello sazonado con triviales aunque pegadizos temas musicales que, aunque a veces puedan caer en lo grosero, lo hacen de una forma inocente e ingenua.

Evidentemente los protagonistas principales destacan en el musical: Ferran González y Xènia Reguant son las dos estrellas del espectáculo. Y los dos hacen un trabajo ejemplar. Todo un reto sabiendo cuál es la temática de la obra y el esfuerzo físico y mental que la actuación conlleva. Si él es un chico apocado, no demasiado popular y con poca experiencia con las mujeres; ella es una chica defensivamente agresiva y necesitada, también, de mucho amor. González y Reguant nos demostrarán sus habilidades para el canto en situaciones y composiciones que, se lo aseguro, no serán nada fáciles. Los personajes secundarios están interpretados por Isa Mateu y Joan Miquel Pérez en el doble papel de pianista y médico. Ambos potencian el carácter humorístico del espectáculo, en cuya labor destaca sin duda alguna Mateu, que encarna a una enfermera/actriz que aporta los momentos más frenéticos y cómicos al musical. Dos personajes secundarios que no harán más que rasgar la cuarta pared teatral y destruir el tempus escénico, dando a la obra un toque meta-humorístico que la recorrerá de inicio a fin, todo un acierto!!.

En el apartado musical los temas interpretados son, como el resto del espectáculo, frescos, jóvenes y descarados, e irán evolucionando al compás de la obra de la comicidad al romanticismo. Unos temas que recuerdan el estilo Broadway adaptado a un contexto mucho más hispano. A destacar algunos de los guiños y referencias musicales externas como los hechos a las bandas sonoras de Forrest Gump (Alan Silvestri) o La sirenita (Alan Menken), dos momentos mágicos para los amantes de las BSO y muy adecuados para la ocasión.

Pegados, un musical diferente es eso, no engaña, es un espectáculo musical que nos presenta una situación que bien podría ser real (y comprometida) y que hará las delicias de aquellos que asistan a alguna de sus representaciones. Una apuesta valiente que ha merecido no solo un gran éxito sobre los escenarios catalanes y del resto del país sino que ha obtenido algunos de los galardones más importantes en el apartado musical. Se lo perderá???

Pegados” se representa en el Teatre Club Capitol del 7 de septiembre del 2011 al 26 de febrero del 2012.

REESTRENO: Pegados” se representa en el Club Capitol del 3 de octubre al 3 de noviembre de 2013.

Dirección: Víctor Conde
Texto: Ferran González
Música y letras: Ferran González y Alícia Serrat
Reparto: Xènia Reguant, Ferran González, Gemma Martínez y Joan Miquel Pérez
Arreglos y dirección musical: Joan Miquel Pérez
Producción: The Kaktus Music Corporation
Escenografía y vestuario: Enric Naudi y Elena Vitarelli
Iluminación: Marc Llobet
Diseño de sonido: Carles Aulí
Coreografía: Óscar Reyes

Horarios: jueves y viernes a las 20:30 horas; sábados a las 18:00 y a las 20:30 horas y domingos a las 17:30 horas.
Precio: 20 €

Horario: de miércoles a viernes a las 20:30 horas; sábados a las 18:30 y a las 20:30 horas y domingos a las 18:30 horas.
Precio: miércoles y jueves 19 €; viernes, sábado y domingo 24 €.
Idioma: castellano.
Duración del espectáculo: 90 minutos.

MÁS INFORMACIÓN: Web musical: http://www.pegadoselmusical.com/