“Consell Familiar” en la Sala Beckett: Mayoría más que absoluta

Estamos salvados.
Por fin un remedio infalible a los conflictos familiares.
Basta con saber organizarse, establecer una normativa a medida y ejecutarla.

Despleguemos ahora tan eficaz programa.

En primer lugar, Cristina Clemente redacta un texto de desarrollo impecable por cuanto, siguiendo la pauta de una estructura clásica, articula con oficio y arte una presentación del conflicto argumental (cómo una familia burguesa encuentra el equilibrio doméstico a costa de institucionalizarse como equipo extremadamente funcional), forma un nudo tan fuerte como desasosegante (el cuestionamiento del orden establecido por parte del miembro rebelde del grupo) y resuelve (algo precipitadamente, eso sí) un desenlace no por previsible poco coherente, y en resumidas cuentas certero (el elemento externo será el que ajusticie definitivamente tan hermético clan).

Luego llega el inquieto Jordi Casanovas, que firma una dirección sabia, ágil y eficaz. En sus manos, este “Consell Familiar” vibra en todo momento dentro de la armonía escénica, convirtiendo el chispeante verbo de Clemente en espectáculo cómico de primer orden: La sutileza de la puesta en escena, el ritmo con que va creciendo la intriga y la música que enfatiza su naturaleza de comedia ribeteada de un cariz esperpéntico suman un divertimento que aparta de su lado la banalidad y potencia la inteligencia crítica.

La ejecución es directamente atribuible a un reparto de actores en gracia (contenidos, compenetrados) y graciosos (en la palabra y en la expresión gestual). Un Pere Ventura irresistible en su autoritarismo demócrata; una Lluïsa Castell pasiva agresivísima pero también zumbona y seductora; una Georgina Latre encantadora como ingenua rebelde; un divertido Pep Ambròs, nini cuyo desquicio e ímpetu juvenil se adueñan de algunos de las réplicas más resultonas de la función; y un oportuno Marc Rius como Mesías Redentor que viajando en patera de Lufthansa no solo consigue los papeles sino que llega a dejar sin los suyos a la familia de acogida.

Afrontando el final de esta crónica, ya podemos desvelar cuál es la receta anunciada: la transformación en clase política del grupo social de convivencia. Solo así se consigue la felicidad en el hogar. Y no vale votar en blanco…

Por Juan Marea

 Image

Que gane el peor.

 

“Consell Familiar” se representa hasta el 4 de enero.
http://www.salabeckett.cat/?set_language=ca

Anuncios

6 pensamientos en ““Consell Familiar” en la Sala Beckett: Mayoría más que absoluta”

  1. No creo que sea cierto que el final sea previsible, aunque aquí el autor de la crónica peca de spoiler innecesario. Es una obra muy agradable de ver, humor inteligente, cinco actores estupendos y muy buena dirección a partir de un texto que sin ser un Shakespeare ( ni pretenderlo) nos hace reflexionar y reirnos de nosotros mismos. Un 8 !

    1. Hola, Edu:
      Me parecen muy oportunas tus observaciones. En cuanto a lo del supuesto “saqueo” del desenlace, si te refieres al párrafo final de mi artículo, lo que en él explico no se trata de algo que el espectador no sepa explícitamente a los pocos minutos del inicio. En cuanto a tu referencia a Shakespeare, aprovecho la ocasión para añadir algo que se me quedó en el tintero: la falta de pretenciosidad del texto, otro de sus grandes logros, que demuestra la inteligencia de la autora. Partir de lo anecdótico para explicar lo universal. Un abrazo
      Juan

        1. Edu:
          Gracias a ti por abrir un debate. Es la mejor manera de hacer que siga creciendo el espectáculo, que en cuanto pasa al escenario se reescribe función a función con la sensibilidad de quien asiste a él. Gracias también por leernos.
          Otro abrazo

          Juan

  2. Perdón, olvidé decir que no me refería al último párrafo sino a la frase inmediatamente anterior ( la que se refiere al personaje de Marc Rius)

    1. Edu De Nuevo:
      Se trata de una licencia literaria que me tomo para describir un poco ese personaje crucial. Y me refiero a él en esos términos con una intención metafórica. Aunque quizás sea algo desafortunado, como tú has observado.
      Otro abrazo

      Juan Novísimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s