Crítica literaria: Los buenos suicidas, de Toni Hill

Hace unos meses nos hacíamos eco del primer caso de Héctor Salgado, un inspector de los Mossos d’Esquadra que, de la mano del escritor Toni Hill (Barcelona, 1966), debutaba con El verano de los juguetes muertos, una novela policíaca que se convirtió en una de las grandes sorpresas literarias de 2011. El final de esa historia dejaba al lector sumido en una total incertidumbre, por eso Hill no ha querido que sus seguidores desesperen y, apenas un año después, publica Los buenos suicidas, el nuevo caso de Salgado y compañía que promete tanto misterio como el que había en su primera investigación, una historia que consagra al escritor barcelonés entre los mejores especialistas del género y confirma que el éxito de su predecesora no fue flor de un día, una novela plagada de intrigas y sorpresas que el lector devorará con avidez y que, una vez más, le dejará completamente desconcertado y deseando saber cómo se las ingeniará el autor para continuar la historia.

En la Noche de Reyes de 2011, una mujer decide poner fin a su vida en la estación de metro de Urquinaona. El caso es asignado al inspector Héctor Salgado, quien seis meses después de la desaparición de Ruth, su ex esposa, no pasa por su mejor momento: las noches de insomnio se eternizan al mismo tiempo que consume un cigarrillo tras otro, única válvula de escape para no caer en la más absoluta desesperación. No obstante encontrará refugio en el trabajo y en esa muerte que, quizás, no esté tan clara como los hechos indican: el móvil de la suicida está vacío, limpio de datos, y tan solo un mensaje en él, una desagradable foto acompañada de tres palabras: “No te olvides”. En paralelo, la agente Leire Castro, de baja por su inminente maternidad, empezará a trabajar en la desaparición de Ruth, una investigación que el tiempo ha aparcado en el cajón de los casos sin resolver.

Así, por sus casi cuatrocientas páginas desfilan un buen número de sospechosos, ya que las pistas dirigirán al inspector hasta los Laboratorios Alemany, una empresa dedicada a los cosméticos cuyos trabajadores guardan secretos compartidos y mantienen sospechosos pactos a la vez que desconfían unos de otros. Esta riqueza de personajes permite a Hill analizar diversos aspectos de la conducta humana y la forma en que cada uno encara los problemas, desde el temor y los remordimientos de unos a la entereza y la capacidad de liderazgo de otros, y todos ellos con una obsesión común: ocultar la verdad.

El escritor Toni Hill

Es inevitable que quien lea Los buenos suicidas la compare con El verano de los juguetes muertos. En este sentido, si le gustó la primera puede estar tranquilo, ya que las dos mantienen algunos puntos en común: en ambas novelas encontramos dos casos por resolver, unos crímenes cuyas investigaciones avanzan en paralelo sin entorpecer la lectura; además, los dos libros mantienen expectante al lector en todo momento, el final de cada capítulo es una provocación, un estímulo constante que impide dejar de leer, y todo gracias a la destreza de Hill a la hora de confeccionar minuciosas intrigas, su perfeccionismo hace que cuide hasta el detalle más pequeño mientras prescinde de cualquier dato accesorio, una habilidad que le permite hilvanar el caso actual con otro sucedido meses atrás de forma natural.

Sin embargo, entre las dos novelas existen algunas diferencias. Ahora Toni Hill da un paso adelante en su fórmula e introduce algunas variantes en la estructura de la historia que enriquecen el resultado. El cambio más significativo tiene que ver con el tiempo que dura la investigación del caso: si la primera se desarrollaba en tan solo cinco días, esta transcurre en un par de semanas, una solución para conceder más peso, mayor entidad, a los personajes, tener más tiempo le posibilita ahondar en la personalidad y las debilidades de sus protagonistas (los seis meses transcurridos han hecho mella en Salgado, ahora está desorientado, desconocer el paradero de su ex esposa le hace vivir atormentado día tras día, y a ello hay que sumarle la escasa complicidad que mantiene con su hijo, prácticamente un desconocido a quien debe cuidar sin saber muy bien cómo), además de consolidar las características que ya se apuntaban en la primera parte (Leire ya demostraba ser una agente inquieta, incapaz de quedarse en casa descansando, y ahora no duda ni un instante en hacerse cargo del caso de Ruth). Asimismo, Hill nos hace cómplices de las intimidades de los sospechosos, aquellas historias que aparecen en segundo plano y que nada tienen que ver con el caso de forma estricta, pero que quizás expliquen algunos de sus comportamientos.

Los buenos suicidas se presentó el pasado 7 de julio en la librería “Negra y criminal” –imposible escoger un lugar más apropiado que este–; allí, el anfitrión, Paco Camarasa, pura sabiduría noir, afirmó con vehemencia que esta segunda parte es mucho mejor que la primera, una sentencia que yo mismo comparto, así que, si me permiten el consejo, háganle caso: si se divirtieron con El verano de los juguetes muertos deben leer Los buenos suicidas sin más dilación, porque no hay duda que esta es la mejor propuesta para quienes disfrutan con las intrigas criminales de nuestros días.

 

Título: Los buenos suicidas / Els bons suicides
Autor: Toni Hill
Editorial: Debolsillo
Colección: Best Seller
Páginas: 384 páginas
Fecha de publicación: Junio 2012
ISBN: 9788499896786
Precio: 12,95 €

____________________
Escrito por: Robert Martínez Colomé

Anuncios

3 pensamientos en “Crítica literaria: Los buenos suicidas, de Toni Hill”

  1. ¡Totalmente de acuerdo! Toni Hill se ha convertido en uno de mis autores favoritos y con esta segunda obra se ha afianzado como el mejor escritor de novela negra en español.

  2. Hay que añadir que no es nada fácil el género y que hacerlo ya es valiente, y que el resultado sea además bueno ya es mucho decir. Enhorabuena. Y es que tenemos una buena plantilla de escritores españoles. Yo diría que quizás ahora más que nunca tenemos mucha opción nacional. No sé si será la crisis… Y aunque sé que no tiene mucho que ver, me han pasado algunos fragmentos de un libro que se llama un cuento de economia empresa, banca y política. Yo lo catalogaría como un libro de reflexión económica-filosófica muy majo.
    Mucha suerte con el libro.

  3. Buenas,

    OJO CONTIENE SPOILER:

    Acabo de terminar la trilogía y creo que hay algo que no queda explicado, en el segundo libro, no se llega a saber qué hacen los empleados de la farmacéutica con los cuerpos de los dos inmigrantes que matan cuando están en la convivencia. Dicen que es algo terrible pero que yo sepa no lo explican. ¿Me he perdido algo o estoy en lo cierto?

    Gracias de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s