Crítica cinematográfica: Marley, de Kevin Macdonald.


La idea de acercarse tanto a la vida personal como profesional de una de las figuras más representativas del siglo XX siempre es atractiva pero también difícil ya que supone concentrar toda una vida llena de matices y ángulos en un formato limitado de carácter comercial. A pesar de ello, y en parte gracias a un metraje generoso (que sobrepasa las dos horas) podemos decir que el director logra, de manera eficaz i concienzuda, transmitir la inmensa influencia que dejó el legado de Bob Marley. Si echamos una mirada a la trayectoria fílmica de Kevin Macdonald, autor de este documental, podemos comprobar cómo se ha paseado por diferentes géneros, pero parece ser que es el documental en el que se siente más cómodo como realizador, aún siendo seguramente más conocido por el gran público por su extraordinaria y premiada visión del dictador ugandés Idi Amin en El último rey de Escocia (2006).

Promocionado expresamente como el primer, y hasta la fecha, único documental autorizado por parte de la familia del jamaicano, nos permite adentrarnos, casi desde el primer fotograma y gracias a un enorme compendio de entrevistas, comentarios, imágenes inéditas y material privado, en lo más profundo del mito en el que llegó a convertirse Robert Nesta Marley. Y es que es precisamente éste el principal objetivo del director, mostrar la evolución interna de la persona mucho más allá de la figura musical que sin duda fue, poniendo especial énfasis en sus humildes orígenes y en la fuerte influencia que ejerció el medio físico y social en el que creció y se formó, fundamentales para entender el desarrollo de una personalidad tan compleja como la suya.

El documental constituye en sí mismo un amplio repaso a su corta pero intensa vida pasando primero por sus años de niñez marcados profundamente por el rechazo paterno así como por su origen mestizo, lo que le supuso ser discriminado incluso en su propio entorno. Esto, sin duda, contribuiría en el futuro a formar su carácter activista y combativo haciendo de la cuestión racial uno de los ejes esenciales de su vida, como bien se refleja en este trabajo. Las relaciones afectivas del joven Bob, se situaron pronto fuera de la “normalidad” siendo sólo un reflejo más de la complejidad del personaje. Las mujeres de su vida pasan enseguida a un primer plano, (en especial su esposa Rita Marley) convirtiéndose tranquilamente en narradoras de sus propias vivencias compartidas con alguien destinado a hacer cosas más importantes que sus necesidades más personales. La música, evidentemente, vertebra todo el documental mostrando los orígenes y evolución de un estilo musical, el reggae, del que Bob Marley se convertiría en el principal exponente, logrando una difusión masiva alrededor de todo el mundo. Dada su importancia, resulta interesante conocer cuáles fueron los inicios de aquellos músicos alrededor de Marley, sus influencias musicales o los cambios en la formación hasta convertirse en un grupo de éxito internacional, sin dejar de lado otros detalles tan curiosos como la anécdota que tiene que ver con el nacimiento casi casual del ritmo base tan característico del reggae debido a una anomalía técnica de uno de los equipos de sonido que provocaba el retorno involuntario del rasgado de la guitarra eléctrica.

El excelente trabajo de contextualización política y social a través de las etapas de su vida nos permite además de conocer un periodo tumultuoso en la historia del país caribeño, adentrarnos justo en el ojo del huracán del surgimiento de todo un movimiento cultural en plena efervescencia. La importancia y asimilación del pensamiento rastafari es seguramente también otra de las piezas claves sobre todo en la segunda parte de este documental. La influencia que este movimiento tuvo en su crecimiento personal fue tan fuerte que llegó a fundamentar gran parte de su legado  estructurado en unos principios de los que aún hoy día es uno de los más importantes valedores: el amor universal, el respeto, la igualdad entre las razas o la libertad de los pueblos oprimidos. Ésta es la mayor preocupación y la finalidad de este trabajo, destacar por encima de todo (opciones de vida, contradicciones, opiniones y excesos) la herencia de alcance global que Bob Marley nos dejó de cómo él concebía un mundo mejor. En este sentido la opción escogida por el director de presentar este retrato biográfico de un modo metódico y objetivo, fuera de toda actitud de seguidismo o de formulación de fáciles juicios morales, es un acierto de pleno al dejar vía libre para la opinión de aquellos que no conocían en profundidad el mito, como también para complementar el conocimiento de los que se ya se encontraban inmersos en el reggae y en la figura de Bob Marley.



Marley“se estrenó en España el 29 de junio de 2012.

Título: Marley
Género: Documental
Nacionalidad: USA, Reino Unido
Año: 2012
Duración: 144 minutos
Director: Kevin Macdonald
Guión: Kevin Macdonald
Intérpretes: Bob Marley, Ziggy Marley, Jimmy Cliff, Cedella Booker, Rita Marley, Cindy Breakspeare, Lee Perry, Chris Blackwell, Lee Jaffe, Bunny Wailer, Constance Marley, Danny Sims, The Wailers, Diane Jobson, Peter Marley
———-

Escrito por: Alex Vidal Sánchez

Anuncios

Un comentario en “Crítica cinematográfica: Marley, de Kevin Macdonald.”

  1. A mí me encantó el documental Marley, es muy interesante y entretenido, no es nada aburrido, lo recomiendo mucho principalmente a los fans de este gran cantante de reggae.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.