Estreno cinematográfico: Extraterrestre, de Nacho Vigalondo

 

El próximo 23 de marzo se estrena Extraterrestre, la historia de una pareja que, al despertar, descubre aterrorizada que un gigantesco OVNI flota amenazador sobre su ciudad, una comedia delirante que fue presentada en el pasado Festival de San Sebastián, dirigida por Nacho Vigalondo y protagonizada por Michelle Jenner, Julián Villagrán y Carlos Areces.

Fotograma de la película

Tras una noche de borrachera Julio se despierta en la cama de Julia, una desconocida que no recuerda haberlo invitado a su apartamento en ningún momento. Superados los primeros instantes de desconcierto, ella pretende que se largue del piso, pero ambos descubren con terror que un OVNI sobrevuela la ciudad, la excusa perfecta para que el muchacho pueda quedarse junto a ella. Sin embargo, la llegada del marido de Julia complicará aún más, si cabe, la esperpéntica situación.

Extraterrestre es la segunda película de Nacho Vigalondo (Los Cronocrímenes), un film que narra una invasión extraterrestre desde el punto de vista de un grupo de gente “normal”, unos personajes alejados de los héroes épicos habituales en este tipo de producciones. Para los papeles protagonistas Vigalondo ha contado con Michelle Jenner (No tengas miedo) y Julián Villagrán (Bajo las estrellas), a quienes acompañan Carlos Areces (Balada triste de trompeta) y los humoristas Raúl Cimas y Miguel Noguera.

Extraterrestre se estrenará en nuestros cines el 23 de marzo de 2012.

Título: Extraterrestre
Género: Comedia, Ciencia Ficción
Nacionalidad: España
Año: 2011
Director: Nacho Vigalondo
Guión: Nacho Vigalondo
Intérpretes: Michelle Jenner, Julián Villagrán, Carlos Areces, Raúl Cimas, Miguel Noguera

Crítica literaria: La venganza del asesino par, de Reyes Calderón, ed. Planeta.

Reyes Calderón retoma este año en La venganza del asesino par las aventuras policiales de uno de sus personajes más representativos, la jueza Lola MacHor, que se tendrá que enfrentar a sus miedos del pasado para poner fin a una nueva serie de asesinatos relacionados con el doctor Wilson, criminal obsesionado con la con la realización del crimen perfecto.

Calderón nos vuelve a introducir con su nueva publicación, en el mundo ficticio de la jueza MacHor y el inspector de la Interpol Juan Iturri, para seguir la huella de una nueva ola de asesinatos. Lo extraño del caso es que la fuente de información con la que cuentan la jueza y el inspector son las cartas que les envía Santiago, la personalidad psicópata del antiguo psiquiatra Marc Ros i Roví, desde su internamiento en el psiquiátrico federal, criminal atrapado e internado gracias al esfuerzo conjunto de MacHor e Iturri.

El tiempo, sin embargo, ha pasado desde su captura. La jueza ha dado un paso importante en su carrera judicial al ser nombrada magistrada del Tribunal Supremo. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de su vida familiar. Si bien Jaime, su marido, se ha puesto al frente del CSIC, parece que la relación entre ambos se ha debilitado en los últimos tiempos, un problema que traerá a la jueza de cabeza. La situación toca fondo cuando Jaime, que lleva meses viviendo solo en un hotel, informa a Lola de que no podrá asistir a su ceremonia de nombramiento como jueza del Tribunal Supremo, ya que tiene que partir, sin demora, para los EE.UU., donde el trabajo le reclama.

En medio de todo este embrollo personal, Iturri, el inspector de la Interpol y colega de Lola, se pone en contacto con ella para informarle de que Santiago, la personalidad del doctor Wilson artífice de una larga serie de asesinatos, ha comenzado a escribirle cartas en las que habla de una nueva serie de asesinatos que se están realizando a nivel mundial, demasiado descriptivos para que todo sea una simple coincidencia. Tras la insistencia de Iturri, la jueza McHor y el inspector marcharán hacia Estados Unidos. El objetivo de Lola es únicamente el de recuperar a Jaime, aunque la insistencia del inspector y la necesidad de su marido, metido en un lío relacionado con la investigación de un nuevo fármaco, le obligarán a implicarse en el caso muy a pesar suyo.

Calderón nos presenta una trama de investigación policial, un argumento de novela negra que, aunque ambientado en parte en EE.UU. y con una trama de carácter mundial, posee un marcado ingrediente hispano, centrado específicamente en el dibujo del carácter de sus protagonistas, y en su comportamiento. Una jueza del Tribunal Supremo, escogida por necesidad (por porcentajes de igualdad de género y la presión de la prensa) con dificultades familiares; un inspector de policía con problemas con el alcohol, enamorado perdidamente de Lola, y que aprovechará la ausencia de su marido para conquistar el corazón de la jueza; Jaime, la pareja de Lola, que como director de una de las instituciones de investigación científica más importantes del país, se está viendo superado por los problemas y las presiones de las grandes empresas farmacéuticas; y Joe Lombardo, un eficiente agente del FBI y contrapunto oficioso al “equipo” español.

Con todo este cóctel de por medio, Lola, su marido Jaime, Iturri y Lombardo iniciarán la investigación sobre las muertes de las que les informa Santiago, relacionadas con algunos de los hombres y mujeres más ricos del mundo. El quid de la trama será, pues, dilucidar si estas muertes son meros accidentes, o existe una mano negra detrás de ellos relacionada, de una forma u otra, con Santiago.

Reyes Calderón Cuadrado

La obra de Calderón transita por la cotidianeidad de unos protagonistas muy humanos (y me atrevería a decir que muy hispanos) que han de hacer frente a una realidad y a una mente criminal que se muestra muy superior a ellos. La heroicidad y los comportamientos lícitos se ven arrinconados por unos personajes que arrastran problemas y obsesiones que serán los verdaderos protagonistas de gran parte de las páginas del libro, dejando de tanto en tanto, y sobre todo en la parte final de la novela, que nos podamos centrar en la trama meramente policial. De ahí que el libro de Calderón sea mucho más que una novela negra, y nos acerque en gran medida a los entresijos de la vida de los personajes que han de investigar el caso, donde el huimor también tendrá cabida.

Calderón acierta, también, a la hora de mantener el misterio hasta muy avanzada la obra, casi hasta el final de la novela, hecho que mantiene la tensión y las dudas del lector hasta el último minuto. Si bien, la resolución del caso, que adquiere con cada capítulo un carácter más sanguinario, no llega a la altura del resto de la trama. Un hecho, que puede dejar a más de un lector con una sensación de decepción.

Uno de los puntos fuertes de la novela lo compone la perspectiva desde la cual la autora compone el texto. Ésta no se centrará en una figura única, sino que irá saltando de uno a otro de los cuatro protagonistas a lo largo de la trama: Dolores MacHor, Jaime Garache, Juan Iturri y Joe Lombardo, encargado éste último de poner fin al texto como si se dispusiera a cerrar y archivar un expediente. Una fórmula novelística que provee al lector de una referencia diversa y global de la trama, llevada a cabo con una gran maestría y composición por Calderón.

La venganza del asesino par es, así, la continuación de la historia de unos personajes creados por Calderón hace ya siete años años, y que nos proporciona un cierre, un “the end” a una trama policiaca que nos llevará a seguir las peripecias del grupo de investigadores encabezados por la jueza MacHor con el objetivo de vencer y acabar de forma definitiva con la carrera delictiva de una de las mentes más retorcida e implacables de la narrativa policiaca española.

Título: La venganza del asesino par
Autora: Reyes Calderón
Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos
Fecha de publicación: 2 de febrero de 2012
448 páginas
Idioma: Español
Formato: 15 x 22,9 cm.
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
Precio: 20,50 €
———————-

Escrito por: Jorge Pisa Sánchez