Crítica literaria: Cincuenta sombras de Grey, E. L. James, ed. Grijalbo.

El mundo editorial, ese que une a autores, editoriales y lectores, está subyugado en gran medida en la actualidad por la literatura de género, ya sea la policíaca, la histórica, la fantástica, o la romántica, por no hablar de los fenómenos literarios juveniles tipo Harry Potter o la saga Crepúsculo, a los que podríamos sumar las sagas Juego de Tronos o Los juegos del hambre, los cuales están batiendo record de ventas a lo largo y ancho del planeta.

Pues bien, parece que ahora los estantes y las mesas de novedades de las librerías tendrán que dejar espacio a otro género literario, el erótico, que parece que se puede convertir en otra máquina de hacer dinero con el papel escrito. Y la obra que ha abierto la veda no es otra que Cincuenta sombras de Grey, de E. L. James, la primera entrega de una trilogía que la editorial Grijalbo ha puesto a la venta en España entre los meses de junio y julio de este mismo año. Tres novelas que por el estruendo mediático que su publicación ha generado y por los listados de libros más vendidos, parece que va a ser uno de los fenómenos literario del año, al menos en España.

El argumento se podría describir como una moderno y urbano relato de hadas, aunque en el caso de esta trilogía, el príncipe se ha substituido por un atractivo y sombrío millonario americano, y la cenicienta está encarnada por una joven recién titulada a la que el azar (que no la suerte) le abre las puertas de la vida adulta y del placer sexual.

Cincuenta sombras de Grey, nos es narrada en primera persona por Anastasia Steele, una estudiante de literatura inglesa. Como favor a Kate, su mejor amiga, compañera de piso y redactora de la revista de la facultad, accede a hacerle una entrevista a Christian Grey, uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, un joven apuesto y triunfador que dirige uno de los holdings empresariales más poderosos del país y es el principal mecenas de la Universidad.

El encuentro entre ambos y la atracción resultante de la entrevista harán que Grey quede cautivado por la sensualidad, la frescura y el carácter de Anastasia, y se inicie una relación sentimental entre ellos. El mundo inocente y enamoradizo de Anastasia se romperá al descubrir que Christian esconde una cara oscura y sombría, unas inclinaciones sexuales dominadas por el sadismo y la sumisión. Grey intentará introducir a Anastasia en su realidad sexual y afectiva, mientras ella intentará averiguar el porqué de los gustos y la forma de ser de Christian. Todo un descenso a los infiernos en el que el sexo “duro”, el castigo y las carencias afectivas serán las protagonistas.

Cincuenta sombras de Grey, como les decía, podría considerarse una actualización “sui generis” de un clásico cuento de hadas. Algo como una fábula urbana en la que se potencian algunos de sus elementos más sórdidos. Pero no se asusten… La novela, y la trilogía por extensión si sigue el camino marcado por la primera entrega, está dirigida a un público amplio. No por otra se ha considerado una novela para las amas de casa, para aquellas mujeres que buscan emociones fuertes que las hagan salir de la monotonía de la rutina diaria. Y la novela lo consigue, además de narrar algunas escenas que disparan, sin duda, la libido de aquel o aquella que la lea. Les comento…

E. L. James, ha cocinado, si me permiten que utilice esta metáfora, una novela que incluye algunos de los elementos de las fábulas amorosas de siempre: el príncipe maravillosos y atractivo que se enamora de la joven servicial e inocente, y normalmente con pocos recursos, a la que brinda la oportunidad de vivir una vida de ensueño. Si bien James nos propone un mundo más que de cuento, de pesadilla, en lo que respecta a la afectividad y la sexualidad de sus protagonistas. La imagen del atractivo y afortunado príncipe se nos resquebrajará muy pronto cuando conozcamos, al mismo tiempo que lo hace Anastasia, las tendencias sexuales de Grey, dominadas por el sadismo, la sumisión y la violencia (controlada, claro está), y su incapacidad de mantener una relación “normal” con la chica a la que quiere. Todo ello se potencia con la inocencia sexual y las dudas de Anastasia, que no ha mantenido aún una relación amorosa con ningún chico, lo que hace más extrema la diferencia entre los dos.

La autora, E. L. James.

La trama de la novela se centrará, pues, en la relación que establecen ambos, que nos será narrada en primera persona y en presente, desde el punto de vista de Anastasia. Sus temores a ser arrastrada al mundo sombrío y violento de Grey, a esas cincuenta sombras a las que hace referencia el título, y su reacción ante las apetencias y necesidades sexuales de Christian. Un miedo que se opone, sin embargo, a la pasión y la atracción que siente Anastasia por él. Una encrucijada sentimental y, desde luego, sexual ante la que Anastasia tendrá que decidirse: el mundo oscuro y sumiso de Grey o la rutina diaria de su vida antes de conocerle.

La novela, como no podría ser de otra forma debido a su temática, está repleta no solo de las reflexiones y las dudas de Anastasia, sino también de escenas de sexo “duro” y dominación, si bien descritas desde el orden y la compostura que un best-seller requiere. No se vayan a pensar que Cincuenta sombras de Grey es una novela pornográfica, ni mucho menos, pero si les aseguro que los latidos de su corazón y su tensión sanguínea se alterarán con la lectura del libro, gracias a la capacidad imaginativa (o eso espero!!) y descriptiva de James. Si bien, algo destacable es la brevedad de la mayoría de las escenas “más subidas de tono” de la novela, algo que a mí, personalmente, me sorprendió.

Otro de los elementos interesantes de la novela es el carácter perfeccionista, obsesivo y controlador que la autora concede a Christian Grey, uno de los elementos que, por cierto, más irritarán y fastidiarán a Anastasia, pero que al mismo tiempo permitirán algunos de los diálogos y reflexiones más interesantes de la novela, algo en lo que sí que se esmera James, hasta el punto de que en algún momento pueden llegar a ser algo repetitivos, como lo son las continuas dudas que todos tenemos en relación a aquellos problemas que nos preocupan a diario. Algo a destacar también son los “personajes internos” que ayudan a Anastasia a tomar sus más difíciles decisiones. Todo un acierto…

Cincuenta sombras de Grey es una novela de pocos personajes, dos principales Christian y Anastasia, y algunos pocos más de secundarios, y como les decía, se centra mucho en la relación que mantienen ambos, ya sea tanto en vivo como a distancia, a través de todos los chismes “de control” con los que Grey regalará a su novia-sumisa. Son interesantes las conversaciones que ambos mantienen a través de correo electrónico, y que nos muestran como las nuevas tecnologías también permean la literatura escrita en papel.

Pero en fin, Cincuenta sombras de Grey no es más que un acicate, una propuesta atrevida y erótica (que no pornográfica, al menos para mi gusto) para un público amplio (de amas de casa y de no amas de casa) que nos permitirá estimular un tanto las acaloradas, y por qué no, sensuales noches de veranos, en las que la excitación visual y la imaginación más calenturienta invaden nuestros sentidos, estímulos éstos que son transmitidos a nuestro cerebro y nos fuerzan a pensar, a imaginar y por qué no, a hacer, “cosas” que no acostumbramos a hacer. Y por qué no, a leer Cincuenta sombras de Grey.

Título: Cincuenta sombras de Grey (Trilogía Cincuenta sombras 1)
Autora:
E.L. James
Editorial: GRIJALBO
Colección: Ficción
Fecha publicación: junio de 2012
Formato: Tapa blanda con solapa / 151 X 230 mm
Número de páginas: 544
ISBN: 9788425348839
Temática: Novela romántica y femenina
Precio: 17,90 €

Más información:

http://www.cincuentasombrasdegrey.net/
Facebook: https://www.facebook.com/50sombras
Twitter: @50sombras  https://twitter.com/#!/50sombras
Pinterest: http://pinterest.com/50sombras/
Youtube: http://www.youtube.com/user/50sombras/
Compra en Amazon: Trilogía Cincuenta sombras: Cincuenta sombras de Grey

Escrito por Jorge Pisa Sánchez

Anuncios

19 pensamientos en “Crítica literaria: Cincuenta sombras de Grey, E. L. James, ed. Grijalbo.”

  1. Hasta hoy es EL MEJOR comentario Y reseña que he leído.( mas de 20 seguro) Comparto tu opinión cien por ciento y agregaría al mismo, todo lo referente a los traumas infantiles de Grey que para mi (estudie psicología) fue un deleite…..y lo que permite finalmente entender el por que de su conducta adulta. Lo que hace interesante la lectura de los tres libros no es solo el tinte erótico de la relación sino el descubrimiento por parte de ambos de un AMOR apasionado, avasallante y absolutamente delicioso…..QUIEN NO QUERRÍA SER AMADA Y AMAR ASÍ?

    1. Me gusta leer y me encantaría saber escribir. Siento ser tan crítica, pero imagino que lo que ha enganchado a tantísima gente es la historia entre erótica e inquietante, sobre todo por la gran manipulación psicológica. ( A mi me horrorizaría ser “amada asi”), me considero una persona que al menos se lo que no quiero).
      Pero mi crítica es a la forma de escribir, simple y sin recursos literarios. En los primeros capítulos , si no conté más de veinte “fruncir el ceño” o ” Encoger de hombros”, fueron pocas. Creo que es un insulto para las personas que quieren hacerse un hueco en el ya maltrecho mundo literario. Me parece una escritora pésima. Las personas que le gusta verdaderamente leer me entenderán.

      1. Sí, te entiendo perfectamente.
        Yo no quiero ser amada así, y creo que ningun ser humano con amor propio y sentido común lo querría.
        Y no hay que ser psicóloga para ver que Grey tiene traumas fortísimos, queda patente en la primera mirada al personaje.

  2. mmm, no comparto la opinión, encontré la novela muy decepcionante, creo que pudo ser muy buena, pero se convirtió en el guión de una mala telenovela, por cierto, eso de los “personajes internos” de Anastacia, es lo peor de toda la novela, si es que se le puede llamar así, ya que la autora, es todo menos una buena escritora, es pobre literiamente, es más, yo no la llamaría literarura. Es una mala copia de Crepúsculo, que ya bastante mala es de por si. Lo que si acepto, es que a pesar de todas las carencias que he mencionado, la trama te atrapa, a pesar de lo mala que es, quizá por el recurso de cuento de hadas.

  3. Para mí, una de las peores novelas que he leído hasta ahora. La he leído hasta el final, porque quería descubrir el secreto de estos libros, pero me he quedado igual, no me ha dicho absolutamente nada. Los personajes muy pobres y llenos de tópicos…. y en cuanto al estilo, igual de pobre. No se la recomiendo a nadie.

  4. hola
    me a encantado tu reseña, muy asertiva y estoy completamente de acuerdo contigo,
    me gusta mucho la trilogía tiene de todo, romanticismo (aunque grey no lo acepte c:), secretos, entre otros y por supuesto pasión. En mi opinión la mayoría de las novelas son así, nos saca de la rutina y eso es lo que buscamos cuando leemos un libro.

  5. Es el peor libro que he leído en toda mi vida… Poco coherente, repetitivo, lleno de vacíos y de diálogos de una tal “diosa interna” que es un verdadero petardo.

  6. Yo he escrito a nivel privado todos los cuentos infantiles que mi hija conoce. Ella no creció con caperucita o blancanieves,( aunque evidentemente sabe quién son ). Ahora estoy con una historia sobre un superviviente de las torres gemelas. Pero se , que irá a parar al cajón donde guardo mis pinitos literarios. Desafortunadamente reconozco no tener el talento suficiente como para publicar lo que escribo. Lo que sí que se , es que lo hago infinitamente mejor que E.L. James. No es que sea presuntuosa, es que no se puede escribir peor. ( Le echaremos la culpa a la traducción)

  7. Oh ¿en serio? La autora es igual de pésima que Stephanie Mayer sino es que hasta peor. La autora escribe como una quinceañera, en serio he leído fanfics de Sasuke y Sakura de la serie Naruto y les puedo asegurar que están mejor escritos que 50 sombras de Gray. Ahora la personalidad de los protagonistas es terriblemente plana, y sosa no sientes simpatía por ellos ni siquiera te dan una pizca de empatía y ni te preocupas por ellos y los personajes secundarios están alrededor de una historia en la que nada ocurre. Lo que me sorprende es que esta pseudo escritora sea considerad la J.K Rowling del género erótico cuando en realidad no sabe escribir y ni sabe crear personajes.

  8. E. L. James, ejecutiva británica de cadenas de televisión, es la autora de la trilogía que ha vendido más de diez millones de ejemplares, y que según la revista Time es una de las cien personas más influyentes del mundo (por su éxito logrado). Bueno, hasta ahí parece la carta de presentación de una gran escritora que ha conmocionado al orbe con su obra monumental (por lo pronto démosle este calificativo por la extensión de la historia: 1.788 páginas). Con un poco de curiosidad me conseguí los tres tomos, con reticencia demoré el inicio de su lectura, acucioso con otras de mayor interés, hasta que por fin tomé la decisión de leer el primer tomo de la famosa trilogía: Cincuenta sombras de Grey. Y todo empezó como lo presumí: una novela absolutamente frívola construida sobre un endeble andamiaje que no resiste ningún tipo de análisis. A medida que avanzaba cada vez me desilusionaba más, o no propiamente era desilusión, porque presentía con qué tipo de esperpento me iba a encontrar, así hubiera escuchado alabanzas a diestro y siniestro. El héroe de la comedia, porque no puedo catalogarla como una obra seria, es un personaje al que podría considerarse como un James Bond elevado a la enésima potencia, porque además de todas las cualidades inimaginables en un héroe seductor, es el hombre más hermoso del planeta, con elegancia hasta para sentarse en el retrete y levantarse de la cama, rico, sabio, dueño de un avión personal con cielos abiertos, embobador de mujeres, escritor elocuente, omnisciente, dominador, altanero, intocable, prepotente, escudriñador del presente, pasado y futuro, que hasta adivina cuando su esclava de turno, la “señorita” Anastasia Steele, tiene la menstruación, que sabe pilotar aeroplanos, y carros supersónicos…, ni se diga, tocar el piano mejor que Mozart, invencible, que a su lado los artilugios de MacGyver son juegos infantiles y…, qué más contar, ah, que esclaviza a sus amantes, las azota, y que sexualmente es inagotable como si él solito tuviera la resistencia de cien sementales juntos copulando el mismo día. Anteriormente había tenido quince mujeres sometidas mediante un “contrato” suscrito por el Amo: señor Christian Grey y la sumisa de turno. En resumidas cuentas: un personaje chocante… y todos los epítetos sinónimos disponibles en el idioma. La triste heroína es una mujer sin carácter y sumisa hasta la humillación (no me explico como dicen que es un libro que ha fascinado a todas las mujeres del mundo), que se arrastra a sus pies y se deja por él mismo sanar su trasero después de los castigos.

    El sadomasoquismo está a flor de piel; la novela del Marqués de Sade: La filosofía en el tocador, es un cuento para niños, y la repetición de la repetidera se da una y otra vez, inagotable, mortificante hasta el hartazgo, predecible porque cada cuatro páginas el lector intuye lo que la pareja va a hacer hasta en los lugares más impensados, porque él solito tiene la resistencia de cien sementales juntos copulando el mismo día (ya se me pegó la repetidera) y ella actúa con la misma intensidad con que actuara con sus amantes, según la historia, Lucrecia Borgia.

    El héroe es dueño de un emporio industrial con miles de trabajadores (las empleadas son todas rubias, atractivas y muy arregladas) que él solito maneja a su antojo, es decir, un ejecutivo de 25 horas al día. Sin embargo lo inaudito es que dispone de todo el tiempo para responder a la conversación insulsa que a cualquier hora del día o la noche su “señorita” Steele le propone mediante un flamante Black Berry, que él mismo le regalara además de un coche fabuloso y cuántas cosas más de fantasía. El correo electrónico es pues uno de los recursos de la novelista para la estructura de su obra.

    No la considero novela erótica porque no exalta artísticamente la belleza del amor físico, ya que si bien tiene algún aparte de acertada configuración erótica, este es el único recurso descriptivo que se traza indefectiblemente a lo largo y ancho del extenuante primer tomo. El erotismo para que sea eficaz y motive, deberá aparecer con cierta renuente actitud narrativa que sorprenda y “emocione” a quien lee, no a cada paso y en los mismos términos porque lo que hace es cansar y desalentar al pobre lector.

    La estructura de la novela es elemental, sin mayores recursos, repitiendo igualmente a cada paso los mismos gestos, las mismas actitudes y los mismos tics de los protagonistas, trayendo a colación una y otra vez las repetitivas mínimas herramientas descriptivas. Por consiguiente es una novela mal escrita que hace insufrible las 539 páginas del primer tomo: Cincuenta sombras de Grey.

    Yo he sido un lector disciplinado que me he dado buenas “pelas” de lecturas, pero los siguientes dos tomos: Cincuenta sombras más oscuras (594 páginas) y Cincuenta sombras liberadas (655 páginas), ¡jmm…! no sé si seré capaz de soportarlos, sabiendo de antemano lo insufrible de su lectura, porque 1.788 páginas de mala literatura ni Borges las soportaría. Razón tiene la señora E. L. James cuando al final del tercer tomo dice: Eso es todo… por ahora. (¿Piensa seguir?, Dios mío…) GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS por leer este libro.

    JUNIO DE 2013

    1. Completamente de acuerdo, me leiste el pensamiento, tu te echaste todo el primer tomo, yo a pesar de que me gusta terminar los libros que empiezo, no pude soportarlo mas y lo deje a tres cuartas partes.

    2. Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario, sin embargo debo reconocer que la fórmula del cuento de hadas y príncipes azules millonarios que rescatan princesas es un éxito de mercadotecnia infalible.
      Circula una expresión – Las mujeres se casan esperando que el hombre cambie, y los hombres se casan con la esperanza de que la mujer nunca cambie – éste libro es el vivo ejemplo de ese dicho, las intenciones de “cambiar o sacar de sus sombras” a Grey de parte de Anastasia son evidentes y relativos a muchas mujeres que estoy seguro se sienten identificadas con el personaje de Anastasia
      Por otra parte la autora únicamente roza la superficie del estilo de vida BSDM y lo trata como el resultado de una vida cruel alocada, cuando en realidad se trata de una filia y de las menos extrañas que vemos hoy día.
      Por otra parte el sensacionalismo que se le dió a este libro te hace creer que se trata de una estilo literario que te volará la tapa de los sesos de tanto erotismo, sinceramente este tipo de recurso erótico es mucho mejor empleado por otros autores (Gary Jennings – Azteca como ejemplo) y que tienen una historia muchismo más interesante y entretenida.

      En síntesis es una historia plana, que mejora un poco en el tercer tomo, con una increíble falta de imaginación para los relatos sexuales, y con el éxito comercial fugaz propio de las obras mediocres.
      Es una serie para lectores poco exigentes y fácilmente impresionables (podría catalogarse como léase y tírese).

    3. Muy de acuerdo con Rafael, él debió escribir el artículo en vez de Jorge Sánchez. Lo que me duele son los 8$ que me costó la versión digital del primer tomo. Está de más decir que no pienso leer los tomos 2 y 3, como sea que se llamen.

  9. Es una completa basura que explota el morbo, el sexo y el “quiero y no puedo” de la gente, por eso ha vendido tanto. No se le puede llamar literatura, es monotona, predecible, irreal y reiterativa, lei tres cuartas partas, no pude soportarla mas, pesima y mo se la recomiendo a nadie

  10. Lluvia, lo que me parece insólito es que sean precisamente las mujeres las adoradoras de esta esperpéntica novela tan llena de majaderías. Gracias por compartir mi crítica y por tu sentado aporte.

  11. De acuerdo con tu comentario, me tarde casi seis meses en terminar la trilogía y eso porque me los prestaron y tenia que devolverlos, al final del primer libro me dio una flojera horrible, el segundo me dió risa y el tercero ganas de vomitar, un libro totalmente superficial, los personajes y dialogos de risa, huecos, asco, asco, asco, parece que lo escribió una chavita de 14 años, lo mas decepcionante es que sea un boom literario, una amiga hasta me dejó de hablar por no compartir su sentir pues a ella le súper encantó, puag!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s